https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Insuficiencia renal aguda: una enfermedad más común que la diabetes y la hipertensión en mayores de 50 años

 logoUBA-paloseco PNG.png                                  logoclinicas1000 PNG.png



Tema central del Congreso Internacional de Medicina Interna




Es una afección más prevalente de lo que se cree, suele complicar las internaciones y no cuenta con muchos avances en su tratamiento, por lo que resulta fundamental su prevención. 


“Hablar de la insuficiencia renal aguda es muy importante, ya que es un factor de mortalidad para el paciente internado tanto el de la sala general como el de terapia intensiva. Se trata de una afección que provoca aumento en la morbilidad y en la mortalidad de la persona internada. Este cuadro es más prevalente en las personas de más de 50 años con hipertensión, diabetes o una enfermedad renal previa”, explica Marcelo De Rosa, jefe de la División de Nefrología del Hospital de Clínicas “José de San Martín”


La insuficiencia renal aguda es un cuadro que se caracteriza por la disminución del funcionamiento renal y suele darse de forma abrupta, en cuestión de días y, en algunos casos, de horas. “Teniendo en cuenta que esta tarea facilita la eliminación de las toxinas y  líquidos corporales de forma diaria, es de vital importancia tratarla a tiempo”, advierte el especialista. El origen de su desarrollo se debe a múltiples mecanismos que van desde la disminución de la perfusión renal, pasando por diferentes mecanismos de daño del tejido renal, hasta la obstrucción al flujo urinario una vez que la orina haya sido formada.


Los síntomas más frecuentes son la retención de líquidos, la aparición de hipertensión arterial y hacer cada vez menos orina, lo que termina en el aumento de valores del potasio, urea y creatinina en sangre, entre otros. “Las consecuencias de esta acumulación de desechos tóxicos y de líquidos son múltiples. Las más frecuentes incluyen la retención de líquido, que produce hipertensión arterial e insuficiencia cardíaca; el aumento del potasio produce arritmias cardíacas y debilidad muscular; el aumento de la urea puede llevar a manifestaciones neurológicas como encefalopatía o pericarditis y sangrados. La insuficiencia renal aguda también puede precipitar otros cuadros, como la insuficiencia cardíaca sepsis y otro tipo de infecciones”, precisa De Rosa.


En cuanto a tratamientos disponibles, el experto aclara que “si bien se ha avanzado mucho en el conocimiento de la patogenia de la insuficiencia renal aguda en el diagnóstico precoz y en el tratamiento preventivo para su desarrollo, no se han obtenido tantos avances en el tratamiento de la insuficiencia renal aguda una vez instalada”. En este sentido, señala que existe un tratamiento farmacológico basado en el uso de diuréticos, medicamentos que reducen el potasio plasmático, asociado a la prescripción de una dieta específica para insuficiencia renal aguda.


Por ello, resulta de vital importancia prevenir esta afección. Ahora bien, ¿Cuándo hay que consultar? “Es muy importante conocer la condición renal de un paciente dentro del examen clínico periódico que se hace con el médico de cabecera. Lo que tiene que hacer el paciente es preguntarle a este último: ¿Cómo están mis riñones? ¿Cómo están funcionando? ¿Tengo que preocuparme de algo de mis riñones? Y si es así, ya es un factor predisponente ante cualquier evento médico o tóxico desarrollar un cuadro de insuficiencia renal aguda. Pero lo más importante es conocer la condición basal antes de que los eventos sucedan”, indica el profesional.


Siguiendo esta línea, profundiza en que la prevención para desarrollar un cuadro de insuficiencia renal aguda consiste en una buena evaluación previa, con el conocimiento del médico de cabecera y la consulta nefrológica: “Se identifican los factores de riesgo para el desarrollo de un cuadro renal agudo. Esto es que un paciente y su médico de cabecera conozcan su condición renal previo a cualquier situación médica que potencialmente pueda deteriorar la función renal. Por ejemplo, si un cardiólogo le va a indicar un cateterismo y posteriormente una cirugía cardíaca a un paciente tiene que conocer su condición renal previamente. Si tiene una alteración hay que enviarlo a nefrología, donde lo van a evaluar para indicarle las maniobras de prevención para el caso. Por supuesto que las condiciones son muchas y los tóxicos que pueden recibir los pacientes también son muchos”.


La insuficiencia renal aguda será uno de los tres temas centrales del 18° Congreso Internacional de Medicina Interna organizado por el Hospital de Clínicas, que se desarrollará del 19 al 21 de septiembre.