https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El swap con China puede fortalecer las reservas y ayudar a que haya menos importaciones financiadas con dólares

 

El swap, o intercambio de monedas

Tal como sucede con la misteriosa base militar china en el sur del país, que opera bajo estricto secreto, el swap, o intercambio de monedas con la República Popular China se maneja con un manto de hermetismo por parte del Banco Central de la República argentina (BCRa). Consultada la entidad para conocer algunos detalles de la transacción, la respuesta fue que es confidencial.

la única información a la que se tiene acceso sobre la última operación es un breve comunicado, de agosto de 2020, que dice: “El Banco Central de la República argentina suscribió sus acuerdos de swap de monedas con el Banco de la República Popular China (PBC). los nuevos acuerdos tendrán una vigencia de 3 años. El primer acuerdo entre ambos bancos centrales fue establecido en el año 2009. En 2014 fue firmado un segundo acuerdo, que fue renovado en 2017 y complementado a fines de 2018 con un acuerdo suplementario. Estos acuerdos contribuyen a promover el fortalecimiento de las condiciones financieras para dar soporte al comercio y la inversión entre ambos países, promover una mayor estabilidad financiera y afianzar la relación entre ambos bancos centrales”.

Fue decisión de las autoridades en ese momento no incluir el monto en el comunicado, aunque hace unos días el titular del banco Central, Miguel Pesce, aseguró que el monto es de US$20.000 millones, El swap se está ultilizando, por lo que se activa una tasa, que no es comunicada de manera oficial.

Intercambio

la República Popular China quiere pisar cada vez más fuerte a nivel global. Sin embargo, hay algo que hace que todavía quede rezagada con respecto a Estados Unidos: el uso del dólar como moneda de cambio en varios países por afuera del país del norte. El objetivo de China es que el yuan comience a ser tomado como una moneda más internacional.

la historia del canje de monedas con China comenzó cuando Martín Redrado estaba al frente del Banco Central (de 2004 a 2010). Durante su gestión, tuvo una relación cercana con Zhou Xiaochuan, su par en el gigante asiático. En febrero de 2009, en medio de una crisis financiera internacional, la presidenta del Banco Central de Malasia, para celebrar los 50 años de la entidad de ese país, realizó un encuentro con los referentes de diversos países. allí se volvieron a encontrar Redrado y Zhou, quienes almorzaron juntos. En ese momento, Redrado se enteró de que la entidad china había comenzado a hacer swaps con distintos países de asia, con el fin de incrementar el comercio.

En esa mesa surgió la idea de implementar el swap con américa latina. la argentina entonces participó en 2009 de dos misiones técnicas, una en este país y otra en Beijing, y en una reunión del Banco Interamericano de Desarrollo en Medellín, en marzo de 2009, se firmó acuerdo.

Los montos

Ese primer acuerdo fue por 66.000 millones de yuanes. En ese momento el yuan estaba en 6,6 por dólar, por lo que fueron US$10.000 millones de dólares. Hubo otros, entre ellos, en diciembre de 2018 se llegó a un acuerdo suplementario de 60.000 millones de yuanes que, junto a otro acuerdo de 2017 alcanzó los 130.000 millones de yuanes.

¿Cuál fue el fin del swap? Financiar el comercio entre ambos países. ¿Cómo funciona el swap? Era originalmente una operación a un año, aunque el último, de 2020, es por tres años. Si la argentina necesita, por ejemplo, 1000 millones de yuanes, debe poner sobre la mesa el equivalente en pesos. Se abre una cuenta del Banco de la República Popular China en el Banco Central de la argentina y viceversa. No hay un movimiento físico sino que el dinero queda en las cuentas.

Cuando termina el swap se revierte la operación, se devuelve la moneda y se recuperan los pesos que se pusieron en garantía.

Cómo se usa el dinero

Para utilizar el dinero, ya sea para comprar maquinaria o insumos de China, tiene que haber un requerimiento específico. Por ejemplo, el Banco Central de la República argentina tiene que informar que tiene un pedido para comprar cables de China por una cierta cantidad de yuanes, y el Banco Central de China tiene que autorizar la utilización del dinero de esa manera.

lo que ocurre en la práctica es que el importador de la argentina le paga con pesos al Banco Central local y el Banco de China le paga con yuanes al exportador chino. al final de la operación, o del tiempo establecido para el swap, si quedaron más yuanes que pesos o viceversa hay que compensar en el mercado cambiario.

la tasa de interés que tenía el swap durante la era Redrado era la siguiente: se tomaba la tasa Sibor, que está en un 2,5%, más 6, es decir, un total aproximado del 8,5% que debía pagar el Banco Central por año, si es que usaba esa linea. Hoy el Banco Central no informa cuál es la tasa, y tampoco para qué se está usando el swap. algo que preocupa a los analistas.

También se usaba para mostrar que la argentina tenía acceso a dólares en un momento de tensión cambiaria. Otra oportunidad en la que se usó el swap fue cuando el ex presidente Mauricio Macri junto a alfonso Prat Gay decidieron unificar el tipo de cambio, en diciembre de 2015. El tipo de cambio oficial estaba en 9,5 pesos por dólar y se terminó unificando en $15. Para esta operación, se pidieron US$3000 millones para mostrar que había respaldo suficiente.

Fortalecimiento de reservas

Entonces, el swap se puede usar para el fortalecimiento de reservas o para importar y exportar sin pasar por el dólar. Esto último es lo que le interesa a China como manera de mostrar la expansión de su moneda, aunque los importadores aseguran que no registran ninguna facilidad para sus operaciones con ese país a pesar de que hay yuanes disponibles

¿Cómo se activa el swap? Tiene que haber un requerimiento del Banco Central argentino o del Banco Central Chino si es que quiere importar productos de la argentina. Ni la argentina tiene un acceso directo al swap, ni China tiene acceso directo al swap. Es similar a una línea de crédito, pero cada vez que se usa hay que pedirle permiso al banco. Se puede usar para el comercio exterior, previa autorización de ambos bancos centrales o para el fortalecimiento de las reservas.

Pero no todo es tan sencillo. a la hora de devolver los yuanes, hay que tener en cuenta que la Balanza comercial con China es deficitaria. En los primeros 7 meses del año, las exportaciones a China sumaron US$3.568 millones y las importaciones, US$10.150 millones. El déficit comercial fue de US$6.582 millones de dólares. Estos números van a pesar en las reservas a la hora de devolver el monto utilizado del swap, más el interés.

Fuente: La Nación