https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Turbulencias en el precio de las materias primas: ¿algo puntual o síntomas de una recesión?

 El temor a una recesión se deja sentir también en el mercado de materias primas. Según explican desde Goldman Sachs, la estabilidad a la que ha llegado el petróleo en torno a los 100 dólares por barril y a sus dos últimas caídas se debe a una menor demanda, asustada por una posible recesión. Algo que la entidad considera “exagerado”.

En el caso del petróleo, en opinión de Norbert Rücker, Head Economics and Next Generation Research de Julius Baer, es probable que el ciclo del sentimiento haya cambiado antes de lo previsto y podría seguir presionando los precios en el futuro. “Vemos los fundamentos sin cambios. Con el petróleo ruso que sigue fluyendo, el negocio del esquisto en expansión y la demanda estancada, los precios del petróleo deberían acabar cayendo a un solo dígito. Cualquier deterioro económico inesperado no haría sino acelerar el movimiento a la baja”, indica Rücker.

Además, los expertos de Banca March, añaden otro factor importante que explica su ajuste: “La OPEP+, que incluye a Rusia y representan algo menos de la mitad de la oferta global de petróleo, continuará ampliándose en agosto en 648.000 bpd, restaurando tras dos años la oferta reducida por la crisis del COVID-19 aunque el cártel no dio más visibilidad a los movimientos tras el verano”.

En opinión de BlackRock, estamos iniciando una época de mayores precios de las materias primas. “Consideramos que se avecina una era de precios de las materias primas estructuralmente más elevados.



capitalbolsa