https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Rumbo al 2023 La UCR ya inició su camino para dirimir la candidatura presidencial

 El radicalismo, al igual que otras fuerzas políticas, intensifica su agenda de actividades adelantando el clima electoral a través de sus distintas corrientes internas, peleando por acomodar lo mejor en su vidriera frente a la sociedad.


Así las cosas, avanzan candidaturas y los sectores que se organizan detrás de esos candidatos lanzados, aunque más no sea informalmente, dado que ni el cronograma legal ni los tiempos que corren ofrecen una plataforma ideal para tales decisiones.

Pese a todo y como el movimiento se demuestra andando, ya se lanzó en La Plata y con intenciones de expandir a otros distritos la línea Avancemos que tiene como finalidad la de apoyar la candidatura del diputado nacional y neurocientífico, Facundo Manes. Lo de Avancemos es una suerte de alusión al término “adelante”, tan caro a la cultura radical y a su marcha partidaria y que hasta ha sido utilizado en la última interna por la actual conducción del comité provincia, a cargo de Maximiliano Abad, cuando disputo su interna en el año 2021.

Como siempre ocurre en toda presentación en sociedad, esta corriente -liderada por el ex candidato a diputado nacional, Pablo Juliano- se mostró abierta a la convocatoria y a la participación de todos los que quieran sumarse detrás de la candidatura presidencial de Manes, aunque al momento los números expresados por las encuestas indicarían una derrota en una eventual interna dentro de Juntos.

Este proceso de postulación tiene como contrincante exclusivo al titular del comité nacional y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Ninguno se baja por el momento y ambos sólo piensan en recorrer y armar cada uno de los distritos.

El paso siguiente al lanzamiento de una línea en época electoral es conseguir adhesiones, y también fuertes candidaturas a la gobernación bonaerense para competir contra un oficialismo que apuesta todas sus fichas al vapuleado actual mandatario Axel Kicillof. Al respecto se van abriendo algunas opciones que se irán ventilando en breve.

ENCUESTAS O ASAMBLEAS

Tampoco se sabe si la idea es que haya una forma de definir una única candidatura presidencial del radicalismo, para lo cual no está previsto una PASO, aunque sí puede haber desde un pool de encuestas hasta asambleas u otros órganos de decisión.

Desde ambos sectores comentan que no quieren ir con un voto radical dividido frente a la fortaleza tradicional de los aliados en cambiemos, es decir el Pro. Entre estos últimos va naciendo y creciendo un rumor sobre un lanzamiento con fuerza del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta como único candidato de ese espacio.

Esto tiene que ver también con la interna radical, dado que Larreta ya tiene a todos contenidos en su nido, incluyendo a los radicales de la corriente Evolución, que comandan Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti.

Desde este sector radical ya instruyeron a sus seguidores en provincia de Buenos Aires a que se alejen de otras opciones y apuesten a la sinergia con candidatos “amarillos” en sus distritos. Una muestra de esto es el apoyo de Lousteau a Julio Garro, recibiendo a cambio un cargo para su protegido Pablo Nicoletti, asumiendo en una secretaría del gabinete municipal.    

TRES VERTIENTES RADICALES

Con este panorama es posible entonces que se reproduzca un esquema de tres grandes vertientes radicales de cara a las próximas primarias, dos encabezadas por radicales y una que posiblemente tenga a Larreta como líder visible.

También es cierto que ni Morales ni Manes armarán un espacio totalmente cerrado y que constantemente hablan con otros sectores, incluso del Pro. De Morales se conocen sus diálogos con Patricia Bullrich y sus seguidores, si bien ahí hay un tema por discutir que es la viabilidad de incluir o no al ultraliberal Javier Milei, del cual Patricia es admiradora ferviente. Morales, al respecto se remite al gran pronunciamiento de la convención nacional que descartó de plano tal posibilidad.

Manes, por su parte, avanzó más en el armado de la diversidad, aunque más por los dirigentes que por la masividad de sus respectivas estructuras. Es el caso de Emilio Monzó y su sector del peronismo no kirchnerista y Margarita Stolbizer, quien desde un resucitado GEN intenta exponer una mirada atractiva para cierta clase media espantada por la corrupción kirchnerista.

El neurocientífico quiere ir aún más en esa dirección y por eso habla con otros sectores tanto partidarios como extrapartidarios, aunque eso no cause mucha gracia dentro de la UCR. De la boca de muchos seguidores ha salido el comentario de la necesidad de buscar esos dirigentes para encabezar listas seccionales y, por qué no, de insertar candidatos a intendentes de esa condición. Sería una apuesta proactiva hacia el amplio mundo alternativo de la dirigencia política tradicional, perfil en el cual él se siente parte. Aunque también constituiría una amenaza para buena parte de un partido que no ve con buenos ojos acercarse a otros sectores alejados del pensamiento radical. Pero, sobre todo, existe una profunda necesidad de trabajar sobre el alza de su candidatura, que al momento pareciera no generar demasiadas expectativas según la mayoría de las encuestas.

Mientras todo el proceso de apoyo a precandidaturas va germinando, también se registra una mirada de preocupación de parte de los distintos dirigentes radicales hacia la actualidad política y económica donde la incertidumbre puede derivar hacia alguna alteración en el calendario electoral como podría ser algún adelanto de comicios presidenciales o un eventual desdoblamiento en provincia, con lo cual las decisiones también tendrán que acelerarse. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)