https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La reacción del Régimen chino ante el asesinato de Shinzo Abe: “Una figura controversial y divisiva que arruinó la región”

 Fuente: La Derecha Diario.

Los medios estatales chinos publicaron la noticia del asesinato del ex primer ministro y líder derechista japonés Shinzo Abe con un tono repudiable y desagradable, acusándolo erróneamente de ser una figura divisiva en la política japonesa.

Los principales medios de comunicación estatales (XinhuaPeople’s Daily y el China Daily en inglés) publicaron artículos neutrales que simplemente relataban los hechos del incidente. Sin embargo, el Global Times, de propiedad estatal, se mantuvo fiel a su imagen de pasquín nacionalista y publicó un comentario controvertido anticipando que “las fuerzas derechistas japonesas pueden usar este incidente para impulsar la tendencia de transformación conservadora en Asia”. 

El artículo lamenta que “los partidarios de Abe continuarán promoviendo un Indo-Pacífico libre y abierto y otras de sus políticas liberales, trayendo más riesgos de seguridad a la geopolítica de Noreste de Asia” e incluye una imagen gráfica de un Abe ensangrentado tirado en el pavimento inmediatamente después del ataque.

No contento con ello, publicaron más tarde otra nota titulada: “Abe es recordado en China como una figura controvertida que arruinó su propia contribución a las relaciones bilaterales“, tratándolo de traidor y de ser divisivo en la política de su país.

Esto es claramente falso. Abe fue un ferviente anti-comunista que peleó por años por reducir la influencia china en la región, una política que hábilmente mantuvo en simultáneo con una fuerte postura nacionalista en contra de las políticas pos-Segunda Guerra que prohíben a Japón de tener un Ejército propio y los obligan a tener bases militares de Estados Unidos en todo el país.

Abe era reivindicativo de la Japón Imperial, y se negó a reconocer los crímenes de guerra que cometió el Imperio contra los chinos en Manchuria previo y durante la Segunda Guerra. También mantuvo una postura inquebrantable frente a los pedidos del progresismo de eliminar la historia imperial de la currícula escolar, y derribar estatuas de los héroes de guerra.

El Global Times escribe: “Si bien para el público chino, Abe era una figura política controvertida: había mejorado las relaciones de Japón con China, lo que está marcado por dos viajes para romper el hielo durante su segundo mandato en 2013 y 2018. Pero sus comentarios y acciones, incluidas las frecuentes visitas al famoso Yasukuni, el santuario negacionista de la historia de la invasión de Japón, llevaron a su mala reputación entre el público chino y toda la región“. 

El periódico estatal chino también recordó que el ex primer ministro japonés apoyó la causa taiwanesa: “Abe afirmó falsamente que una emergencia de Taiwán es una emergencia japonesa, una grave violación y provocación contra el principio de una sola China“.

Por último, el repudiable artículo sugiere que Abe pudo haber sido asesinado por la “enorme disparidad económica que generaron sus políticas“. Hacia el final del artículo, se lee: “Aunque Abe ha sido el primer ministro con más años de servicio en Japón, no todos los japoneses lo quieren, y siempre han existido opiniones públicas en contra suya, incluida la insatisfacción con la brecha cada vez mayor entre ricos y pobres causada por sus Abenomics, y disgusto con los ajustes económicos“.



tierrapura