https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La coyuntura local inyecta una extrema incertidumbre en el mercado

 Mercado local

Llegamos al fin de una semana completa de nuevos acontecimientos en nuestra economía. Desde el primer momento, las fluctuaciones que se vivieron en el mercado local fueron el termómetro de los inversores. Comenzamos la semana bursátil tras la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán y el ingreso de Silvina Batakis sin un tipo de cambio (contado con liquidación) de referencia debido al feriado en Estados Unidos. De todas formas, y con anticipos desde el fin de semana, esto no pareció frenar a los inversores a tomar decisiones rápidas y cubrir su capital en activos dolarizados o en la propia divisa, generando mucha aumento de la volatilidad y volumen operado que, de darse una rueda un día feriado y en otro contexto la operatoria suele ser mínima.

De esta manera, sobre el inicio de la semana pudimos ver que con mucha incertidumbre el público inversor priorizó el resguardo en el dólar billete y aumentaron las adquisiciones de los Cedear, destacándose entre los más elegimos dos gigantes tecnológicas como Apple y Amazon, además de la empresa mundialmente conocida Coca-Cola, con aumentos superiores a 10%.

Por otro lado, con el correr de la semana, otro foco principal que siguieron los analistas fue la renta fija. Tanto las fluctuaciones de los bonos soberanos en dólares como los bonos en pesos llamaron la atención. El público bonista, sobre el comienzo de la semana, no tardó en demostrar su disconformidad por el cambio de Ministro de Economía, lo que devino en una fuerte intención de venta masiva de los bonos soberanos en dólares, bajando los precios de los más operados (AL3D y GD30D) a niveles de mínimos históricos.

En este contexto, otro punto importante a tener en cuenta es el riesgo país que tras este gran declive de los bonos soberanos en dólares llevó su valor a un aumento 298 puntos semanal cerrando en los 2.672 puntos básicos y llegó a tocar el valor máximo histórico para este 2022. De esta forma, dicho índice refleja el agravamiento y dificultad de los problemas de la coyuntura local, con un riesgo país superior a 2600 puntos, una inflación anual esperada superior a un 70% y con graves inconvenientes fiscales y cambiarios que encienden las alarmas de los inversores.

Con relación a los tipos de cambio, el dólar MEP finalizó la semana en $289,29 y el CCL $296,61, teniendo en cuenta el bono de referencia GD30. De todas formas, el mayor ascenso lo tuvo el CCL medido con en cedears, puntualmente el cedears de KO cerró con un tipo de cambio de $301. Durante el transcurso de la semana, el aumento fue notorio y continuó demostrando el interés en resguardarse de la depreciación de pesos accediendo a los dólares financieros.

En referencia con lo anterior, quien sumó mucho volumen operado fue el dólar futuro. Este instrumento les brinda la posibilidad a los inversores de estar resguardados ante una devaluación del dólar oficial. El volumen operado los primeros días de mucha incertidumbre fue notoriamente alto, disminuyendo moderadamente en el transcurso de la seman. De esta manera, la tasa implícita en este instrumento en este momento podría considerarse alta en torno al 90%, solo el transcurso de los días nos confirmará las elevadas expectativas devaluatorias.

Teniendo en cuenta estos escenarios, la renta variable el primer día generó bajas en sus cotizaciones pero luego se generaron aumentos generalizados. De todas maneras, el índice de referencia Merval medido en dólares se único en 351 puntos cercano a los mínimos históricos (260). Esto demuestra la gran baja de los precios de las acciones locales en dólares en los últimos tiempos. Entre los más operado podemos destacar a YPF en 3,16 dolares y GGAL 6,67 dólares.

Mercado internacional
En relación con el mercado de Estados Unidos, continúa latente el temor a una recesión económica. Desde el inicio de la semana se esperaron los primeros datos claves de su economía, principalmente la tasa de desempleo y para la semana entrante la inflación, ambos con relación al mes anterior. Dichos datos son relevantes debido a que el primer semestre transitado no fue positivo para Wall Street, mientras que en la economía real la Reserva Federal busca continuamente tomar cartas en el asunto para poder revertir esta situación. De todas formas, por el momento no se pueden apreciar cambios contundentes ya que la tasa de desempleo por tercer mes consecutivo fue de 3.6%.

En este contexto, los principales índices de referencia luego de muchas jornadas castigados finalizan con aumentos generalizados. Quien se llevó el mayor beneficio de la semana fue el índice de referencia tecnológica QQQ con un aumento superior a un 4% semanal seguido por el SPY, también con gran ponderación tecnológica, con un aumento superior a 1%. En menor medida se acopló a estos aumentan el índice de referencia industrial y sumó un leve aumento superior a 0,5% en su ETF DIA.

Por otro lado, entre los commodities el sector petrolero no tuvo una jornada optimista. Comenzó la semana con bajas abruptas que sobre el final de la misma pudo recuperarse. De todas formas, este recupero no fue suficiente para revertir su cotización dentro de los principales índices y finalizó la semana con una caída superior a 1%. Cabe recordar que este sector es uno de los pocos que el primer semestre de año fue en ascenso y mantuvo un aumento superior a 20% anual entre sus ETF de referencia XOP y XLE.

En relación con lo anterior, el oro perdió de nuevo terreno esta semana y descendió 3% considerando su ETF de referencia GLD. Algunas de las consecuencias de este declive, se puede destacar la apreciación que está teniendo el dólar estadounidense contra el resto de divisas de primera línea con un gran aumento en su cotización esta semana. De esta forma el UUP roza los máximos e incorpora un aumento semanal superior a un 1%.

Para cerrar, es importante recordar que al cierre de la semana que viene comenzará la época más fuerte de balances en Estados Unidos, punto que puede inyectar aún más volatilidad al mercado.







Ayelen Romero

Ejecutiva de cuentas


RAVA