https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Inmunidad natural ofrece más protección contra el Omicron que tres dosis de vacunas, según estudio del New England Journal of Medicine

 Por Jonathan Miltimore – fee.org.es

Las noticias dicen que el gobierno de Biden está sopesando actualmente un plan que permitiría a todos los adultos recibir un segundo refuerzo de la Covid-19, citando las preocupaciones del principal asesor médico de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci, sobre el aumento de las hospitalizaciones “alimentado por las subvariantes omicrón BA.4 y BA.5, extremadamente contagiosas”.

En la actualidad, las segundas vacunas de refuerzo sólo se ofrecen a los mayores de 50 años.

Mientras tanto, ya se está debatiendo una posible quinta vacuna. Durante una reciente aparición en televisión, el presentador de CNN, Don Lemon, preguntó al analista médico de CNN, Jonathan Reiner, si este escenario es probable.

LEMON: “Esa era mi siguiente pregunta, estoy delatando mi edad porque ya me han puesto cuatro vacunas, me han puesto dos refuerzos, así que tengo más de 50 años”.

REINER: “Yo también”.

LEMON: “Entonces, ¿vamos a ponernos una quinta vacuna? ¿Vamos a tener que ponernos una quinta vacuna?”

REINER: “Sí, probablemente”.

Los debates ponen de manifiesto ciertas realidades de la inmunización de Covid.

“La inmunidad disminuye”, dijo Fauci durante una sesión informativa en la Casa Blanca el martes, “ya sea la inmunidad tras la infección o la inmunidad tras la vacuna”.

Si bien es cierto que la inmunización disminuye, una nueva investigación científica de The New England Journal of Medicine sugiere que la inmunidad natural dura más que la adquirida con las vacunas.

En el estudio, un análisis de casos y controles basado en datos de Qatar recogidos entre el 23 de diciembre de 2021 y el 21 de febrero de 2022, participaron millones de personas, entre ellas 1.306.862 que recibieron al menos dos dosis de la vacuna de Pfizer (BNT162b2) y 893.671 personas que recibieron al menos dos dosis de la vacuna de Moderna (mRNA-1273), así como individuos no vacunados.

Los resultados del estudio son mixtos para las vacunas.

La mejor noticia es que “cualquier forma de inmunidad previa, ya sea inducida por una infección previa o por la vacunación, se asocia con una protección fuerte y duradera contra la hospitalización y la muerte relacionadas con el Covid-19”. (En otras palabras, tanto las vacunas como la inmunidad natural reducen el riesgo de hospitalización o muerte por Covid).

Otra buena noticia es que tanto la vacuna de Moderna como la de Pfizer “mejoraron la protección entre las personas que habían tenido una infección previa”.

“La combinación de la vacunación completa previa y la infección previa fue de máxima protección”, dijeron los investigadores en un resumen de los resultados del estudio publicado el mes pasado por la sala de prensa de Weill Cornell Medicine. “Los individuos con previa infección y tres dosis de cualquiera de las dos vacunas de ARNm estaban, en general, casi un 80% protegidos de la infección sintomática durante la oleada omicrónica”.

Pero el estudio también descubrió que dos dosis de vacunas ofrecían una protección “insignificante” contra la infección de Omicron.

“Un hallazgo clave fue que los antecedentes de vacunación con las dos dosis estándar de la vacuna de ARNm de Pfizer o de Moderna, pero sin antecedentes de infección previa, no aportaron una protección significativa contra la infección sintomática de omicron”, señalaron los investigadores.

En cuanto a la vacuna de Pfizer, tres inyecciones ofrecieron una protección considerablemente mayor. Pero la protección seguía siendo inferior a la inmunidad natural, que ofrecía una protección más fuerte y sostenida contra la infección que la vacunación. (Los investigadores observaron que “las personas con una infección anterior estaban moderadamente protegidas contra el omicron, con una escasa disminución de la protección incluso un año después de su infección anterior”).

Los hallazgos no son diferentes a los de Israel publicados el año pasado, que encontraron que la inmunidad natural ofrecía una protección más sólida contra la variante Delta que las vacunas.

“La protección inmunitaria natural que se desarrolla tras una infección por el SARS-CoV-2 ofrece una protección considerablemente mayor contra la variante Delta del coronavirus pandémico que dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech“, informó Science en agosto del 2021 en un artículo en el que se analizaban los resultados de Israel.

Más de una docena de otros estudios también encontraron que la inmunidad natural ofrecía una poderosa protección contra el Covid, igual o más fuerte que la vacunación.

Incluso sin estos hallazgos, los mandatos para la vacunación fueron dudosos desde el principio. La moralidad de violar la autonomía corporal a través de la coacción gubernamental es un asunto serio y peligroso. Sin embargo, a la luz de estos hallazgos, los mandatos para vacunación también parecen carecer de sentido.

Aunque muchas instituciones consideran ahora la infección por Covid como una forma de inmunización -incluyendo a la NCAA, que en enero cambió su política para dar cabida a los atletas que habían tenido Covid-, muchas no lo han hecho. Miles de soldados han sido dados de baja por su estado de vacunación. El personal de la salud sigue teniendo que enfrentarse a los mandatos de vacunación en muchos lugares.

Es hora de que todas las instituciones -especialmente los gobiernos- reconozcan que las opciones de vacunación deben seguir siendo individuales. La idea de que la libertad sobre el propio cuerpo es la libertad más básica y esencial es la que abrazan no sólo los libertarios como Ron Paul, sino también líderes internacionales como Natalia Kanem, médico que dirige el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

“La autonomía corporal es la base de todos los derechos”, afirma Kanem sin rodeos.

Todos los esfuerzos para obligar a la gente a vacunarse (o de lo contrario) son coercitivos, y por lo tanto erróneos. Pero cuando el gobierno, en particular, viola la autonomía corporal por un supuesto bien mayor, traiciona su propia razón de ser.

“El único propósito adecuado de un gobierno es proteger los derechos del hombre”, señaló la filósofa Ayn Rand.

A medida que salen a la luz más estudios como la investigación publicada por The New England Journal of Medicine, queda cada vez más claro que los mandatos de vacunación no sólo eran inmorales. Eran insensatos.

Afortunadamente, muchos están empezando a darse cuenta de ello.



tierrapura