https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Esta es la pregunta clave: ¿Cuánto del empeoramiento de la economía está descontado ya por los mercados?

 Sólidas alzas al cierre del mercado de valores europeo, para terminar julio como uno de los meses más alcistas en las bolsas desde 2020. ¿Quién lo iba a decir?

La jornada comenzaba con un cierre mixto en los mercados asiáticos, y con el índice de Hong Kong cayendo más del 2% por el mal comportamiento del sector tecnológico. Caídas también acciones de China continental también retrocedían después de que los líderes chinos señalaran el jueves que es poco probable que Beijing intente impulsar la economía y minimizaron el objetivo del producto interno bruto del país de alrededor del 5,5%.

Las bolsas europeas cotizaban en preapertura con moderados avances que se confirmarían en apertura. El Eurostoxx 50 abría con alzas del 0,7%. “Hoy esperamos que continúe el buen tono en los mercados de valores europeos, con los inversores animados por los resultados y, sobre todo, por las expectativas sobre sus negocios que dieron a conocer ayer tras el cierre de Wall Street tanto Apple como Amazon.

(…) Pase lo que pase hoy, los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses van a cerrar el mes de julio con importantes avances, tras varios meses consecutivos de caídas. El Ibex-35 se ha desmarcado de esta tendencia, lastrado por el “castigo” impositivo que se le pretende imponer a sectores que como el bancario o el energético tienen un peso relativo muy elevado en el índice. Si el comportamiento de las bolsas y de los bonos en julio es el típico rally que se produce en medio de un mercado bajista o si es el comienzo de la recuperación de estos mercados lo veremos en las próximas semanas. De todas formas, y en nuestra opinión, para que se consolide esta tendencia será necesario que “la inflación” comience a remitir, algo que facilitaría el complicado trabajo que tienen por delante los bancos centrales”, afirmaban los analistas de Link Securities en apertura, en un claro resumen de cómo está la situación de los mercados ahora mismo.

Más suben Ibex 35
BBVA4,44€0,276,44%
Inmob. Colonial6,50€0,274,33%
Fluidra17,96€0,714,12%
Acerinox9,49€0,374,08%
Merlin Prop.10,44€0,403,98%
Más bajan Ibex 35
PharmaMar60,20€-3,40-5,35%
Sacyr2,24€-0,09-3,87%
Grifols-A14,18€-0,40-2,71%
Laboratorios Ro...51,40€-1,20-2,28%
Banco Sabadell0,63€-0,01-1,94%

Tras la primera hora de negociación se publicaban los importantes datos de crecimiento del PIB alemán del segundo trimestre con un comportamiento plano frente una subida del 0,1% esperada, y del PIB italiano con una subida del 1,0% frente 0,3% esperado y 0,1% anterior. Por ahora, las economías europeas están sorteando la recesión técnica, situación en la que está actualmente la economía estadounidense. Aunque no creemos que por mucho tiempo.

Y es que, como decía la directora de análisis y estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre, “el escenario macroeconómico sigue empeorando ante unos bancos centrales que aceleran las subidas de tipos para frenar la inflación, aún a costa del daño que pueda sufrir el ciclo, con crecientes riesgos de recesión”. Añade:

Inflación. A pesar de la reciente caída de materias primas y moderación de expectativas de inflación a medio plazo, los niveles de precios siguen marcando máximos y hacen complicado encontrar un techo en los próximos meses, especialmente teniendo en cuenta los riesgos adicionales por la crisis del gas en Europa, un precio del crudo soportado por una oferta limitada y un euro en mínimos de más de dos décadas.

Bancos centrales. La persistencia de elevados niveles de inflación obliga a los bancos centrales a acelerar las subidas de tipos, si bien el distinto origen de la inflación en EEUU (más de demanda) y Europa (más de oferta y de inflación importada) lleva a distintas aproximaciones en su normalización monetaria, más intensa en el caso de la Fed que del BCE.

Ahora bien, igual que la elevada inflación obliga a subir los tipos más rápido, también es previsible que las rebajas de tipos lleguen más pronto de lo inicialmente esperado, en el caso de EEUU incluso tan pronto como el 1S23, con el objetivo de suavizar el impacto negativo sobre el ciclo.

Por lo que respecta al BCE, se ha visto obligado también a acelerar su las subidas de tipos, anunciando una primera subida de +50 pb (tipo de depósito en 0%), ante la necesidad de normalizar tipos ante una inflación desbocada y con presiones adicionales al alza. Sin embargo, a la vez que acelera, frena, y anuncia nuevas compras con su plan anti-fragmentación (TPI), donde no obstante quedan grandes dudas pendientes. El primer candidato a usarlo sería Italia, que vuelve a protagonizar un episodio de inestabilidad política que devuelve su prima de riesgo a máximos del año.

El BCE se enfrenta a la dificultad de aplicar una política monetaria única en un contexto de muy distintos niveles de inflación en las economías europeas, y de crecientes riesgos de recesión, muy superiores a los de EEUU ante su elevada dependencia energética de Rusia, lo que reduce la ventana de oportunidad del BCE para subir tipos. El mayor riesgo de recesión recae en Alemania, no sólo por su elevada dependencia energética, sino también por la evolución de China, donde se intensifican los riesgos sobre el crecimiento ante el mantenimiento de su política de tolerancia cero al Covid o la crisis de su sector inmobiliario.


Bolsas. En el comentado escenario de estanflación, las bolsas registran importantes recortes en el acumulado del año. Aunque las valoraciones resultan atractivas en comparativa con su media histórica, podríamos no haber visto aún el suelo de las bolsas, en la medida en que queda aún pendiente la revisión a la baja de los beneficios empresariales, donde deberíamos ver cierto ajuste en un escenario central de recesión suave.

A efectos de inversión, hay que tener en cuenta, no obstante, el elevado pesimismo que existe ya entre los gestores en torno al crecimiento futuro y los resultados empresariales, con elevados niveles de liquidez, que puede hacer que cualquier noticia positiva genere alzas importantes en las cotizaciones, aunque el punto de inflexión sostenido en los mercados vendrá de la mano a su vez de una inflexión en los niveles de inflación. En este contexto, y aunque con cautela de cara a la revisión a la baja de BPAs, consideramos apropiado tomar posiciones en valores excesivamente castigados asumiendo una recesión suave y teniendo en cuenta que las bolsas suelen adelantar al ciclo económico.