https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Criptoinvierno y la nueva Amazon

 

Especial de Nicolás Litvinoff para el Diario La Nación

Eso de que todos perdemos con las crisis económicas y los derrumbes en los precios de los activos no es cierto. Por un lado, están los participantes poderosos del mercado que saben explotar la debilidad ajena. Por el otro, están quienes llegan a la meta indemnes porque se habían preparado para capear posibles tormentas, a diferencia de muchos incautos que se largaron a nadar desnudos y quedaron expuestos cuando –como diría Warren Buffett– la marea bajó.

Si analizamos el valor de mercado de los criptoactivos, vemos que ha sufrido una caída brutal desde fines de 2021: en noviembre del año pasado tocó un máximo global histórico de 3 trillones de dólares, según la medición anglosajona (3 billones, según el sistema internacional que utilizamos en Argentina), mientras que ahora lo podemos ver en torno de los 900 billones (900.000 millones de dólares para nosotros). El recorte llega nada menos que al 70%.

Contrariamente a lo que podría pensarse y retomando la reflexión con que abrimos esta columna, no todos los participantes se congelaron con este criptoinvierno intempestivo.

Hay un puñado de proyectos que van desde exchanges centralizados hasta protocolos DeFi, pasando por stablecoins, que lejos de verse golpeados por la crisis se volvieron más fuertes.

¿Quiénes son y cómo lo lograron? ¿Acaso podrían convertirse en el Amazon del mercado cripto? Recordemos que la empresa fundada por Jeff Bezos vio derrumbarse 96% la cotización de sus acciones durante el estallido de la burbuja puntocom entre 1999 y 2001. Difícilmente alguien podía predecir entonces que hoy Amazon sería una de las compañías más valiosas del mundo.

Quiénes son y cómo lo lograron

Sobrevivir a caídas de la magnitud mencionada no es nada sencillo. Hoy encontramos por todos lados casos dramáticos desde un punto de vista económico o financiero. Entre los peores se encuentran el proyecto Terra (Luna/UST), la plataforma de préstamo Celsius y el fondo de cobertura Three Arrows. La suma de sus pérdidas supera los 50 billones de dólares (50.000 millones de dólares para nosotros) y los inversores damnificados se cuentan de a miles.

¿Cuáles fueron las razones para que el criptomercado se los haya llevado puestos? Podríamos brindar soluciones complejas y hablar de derivados financieros, stablecoins algorítmicas y otros instrumentos ajenos a los conocimientos de la mayoría, pero la verdadera causa es mucho más simple y más vieja que la escarapela: la codicia y el entusiasmo desmedido, que provocaron un análisis de riesgo defectuoso que los llevaron a apalancar sus posiciones (tomar deuda para apostar más dinero) creyendo que la suba de precios del criptomercado iba a durar por siempre.

En la otra vereda, los participantes experimentados realizaron una aproximación cautelosa y realista, basados ​​en su experiencia en una industria donde este tipo de caídas furiosas suele ocurrir con más frecuencia que en otros mercados . Ahora se encuentran en una posición de privilegio no solo para pasar el criptoinvierno, sino también para mover sus piezas y aprovechar los precios de ganga que estos derrumbes habilitan incluso en activos con mucho valor.

Comencemos con los exchanges Binance y FTX , que están protagonizando un hecho curioso al asumir un rol como prestadores de última instancia en una industria autorregulada que no tiene bancos centrales ni gobiernos que salgan a brindar apoyo financiero en momentos de crisis.

Se rumorea en el mercado que ambos intercambios fueron comprando varias millas de millones de dólares en Bitcoin en los últimos días buscando estabilizar su valor cuando se encontró en caída libre (caída libre). Además FTX anunció un convenio con la plataforma de préstamo BlockFi (competencia de Celsius) que incluye una inyección de 250 millones de dólares, lo que equivale a un rescate financiero para una empresa competidora de Celsius que marchaba directo al precipicio.

El CEO de Binance, Changpeng Zhao (conocido como “CZ”) anunció recientemente que Binance está dispuesto a apoyar económicamente proyectos con valor intrínseco que se encuentran en problemas a raíz del escenario global .

Otra empresa que parece haber eludido el criptoinvierno (al menos por ahora) es la plataforma de préstamo Nexo. No conforme con haber presentado una oferta para quedarse con los activos de Celsius, ha contratado recientemente al banco Citigroup para que la asesore sobre potenciales adquisiciones en medio del descalabro cripto.

Pero no son solo los intercambios centralizados los posibles ganadores de este río revuelto. También el DEX (exchange descentralizado) Uniswap está teniendo su momento de gloria al generar comisiones diarias por encima de los 8 millones de dólares (superiores incluso a las de la red de Ethereum) gracias al aumento en el volumen operativo.

Por el lado de las stablecoins, sin dudas USDC (emitida por la empresa estadounidense Circle) es la más beneficiada por las turbulencias: su token se convirtió en el refugio elegido por la mayoría de los inversores, tal como lo demuestra el crecimiento de su capitalización de mercado, que pasó de 42 billones de dólares -según el sistema anglosajón (miles de millones para nosotros)- a principios de año a los 56 billones (miles de millones) actuales.

En el mismo período, el valor de mercado de USDT (competencia directa de USDC en el mercado de stablecoins emitido por la empresa Tether, con domicilio en las islas Caimán) pasó de 78 billones a 67 billones al momento de escribir esta nota.

A modo de conclusión: ¿Estamos ante la nueva Amazonía?

La comparación con Amazon no es caprichosa: el camino que llevó a la firma de Bezos a convertirse en uno de las 5 empresas más valiosas del mundo no se puede dibujar como una línea recta ascendente. La compañía supo transitar momentos dramáticos como el que describimos más arriba durante el estallido de la burbuja del Nasdaq. El resto es historia conocida: Amazon se levantó y, con un crecimiento arrollador, superó el valor de mercado de un trillón de dólares (un billón para nosotros) que hoy, en medio de la caída casi generalizada, puede seguir ostentando.

Así como a las explosiones de burbujas les sigue una profunda desilusión de los inversores que los lleva a desprenderse de casi todas sus posiciones (en 2001 de las puntocom, hoy de criptomonedas), es justamente en los momentos de oscuridad y pánico donde se gestan los nuevos líderes del mañana, tanto a nivel de proyectos tecnológicos y emprendimientos económicos con buenos productos que satisfagan las nuevas demandas como del mundo de la inversión financiera.

En consecuencia, debemos estar atentos a los nuevos desarrollos, que brindarán posibilidades únicas. Mientras tanto, el consejo en medio de una caída libre es siempre actuar con mucha cautela.