https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Acá y allá, ¡sube todo!

 Con todos los mercados pendientes de la decisión de la Reserva Federal sobre la tasa de referencia y la posterior y muy esperada conferencia de prensa de Powell, presidente de la FED, Wall Street se impuso fuerte desde la primera hora de rueda y se sube de vuelta a las buenas expectativas que se vienen aplicando en las cotizaciones.


En esta línea, y como principal factor del día, los integrantes de la Reserva Federal dieron a conocer una suba de tasa de 75 puntos básicos, al rango de 225 y 250 puntos, con el objetivo fundamental de combatir la inflación. De esta manera, la suba fue sin sorpresas tal como se esperaba entre los inversores, lo cual es positivo debido a que ofrece estabilidad a los mercados después de tanta incertidumbre y cambios abruptos que incorporaron fuerte volatilidad desde enero.

Asimismo, el Comité recordó la presión inflacionaria de la guerra de Rusia contra Ucrania, pero recalcó que monitorea la economía real, preparados para ajustar su política monetaria con el objetivo de cumplir su compromiso de reducir la inflación. Este motivo es suficiente para que Wall Street siga atentamente las decisiones que puedan afectar directamente al mercado, ya que si bien las alzas en las cotizaciones renuevan las expectativas de un deseado fin de la tendencia bajista, no es conveniente adelantarse en extremo ya que EE. UU. transita por un periodo sensible y con un mercado que, en el caso de que veamos un escenario de fuerte recesión, Wall Street guarda lugar para descontarlo de los precios.

Entre los puntos de la conferencia de prensa, Powell no descarta otro aumento considerable e inusual para septiembre en las tasas de interés, pero la decisión será tomada de acuerdo a los datos económicos y sin una señal clara como hasta ahora, sino reunión a reunión. Para finalizar, si bien cree que por el momento Estados Unidos no está en recesión y con un mercado laboral fuerte, referencia que los aumentos en las tasas aún no se han sentido, pero enfatiza en que es necesario una desaceleración económica para estabilizar la demanda para reducir la inflación.

Por otro lado, los resultados trimestrales siguen llegando con las principales big tech de cabecera. Entre las grandes y reconocidas empresas que presentaron ayer, Google y Microsoft se ubicaron por debajo de las cifras estimadas, pero con buenas proyecciones a futuro, tal es el caso de MSFT, cabe recordar el anuncio de hace meses sobre que su modelo de negocio se vio afectado por la pérdida de valor de la moneda de sus ventas en el exterior contra el dólar; sin embargo, la firmeza y crecimiento de sus negocios fue bien recibido. Para hoy, posterior al cierre, se espera el de Meta Platforms entre los principales, seguido por Qualcomm y Ford, mientras que mañana será el turno de Apple y Amazon.

Mercado local

El ámbito local no fue para nada la excepción, experimentó alzas en todos los frentes a la par de los mercados referentes y con retornos añorados tanto en las acciones como en los bonos en dólares.

En vista de las acciones argentinas en el exterior, los ADR arrancaron con moderadas alzas a excepción de los bancos que no venían bien. Pero no tardaron demasiado en acoplarse al optimismo generalizado y todo el listado se impulsó con fuerza a retornos que van del 4% al 8% en dólares en promedio, mientras que las acciones listadas directamente en el exterior como MercadoLibre, Globant, Vista Oil o Despegar brillaron por su efectividad, aún mejor que los ADR; sobre todo VIST con el 17,93% a favor.

La euforia se trasladó directamente a los pesos, con un panel líder totalmente completo de principio a fin plagado de cotizaciones en verde con un volumen operativo muy significativo en referencia a ruedas anteriores. Esto hizo que el índice Merval llegase a cerrar en los 125.361 puntos, con el 5,27% positivo.

Por otro lado, los bonos soberanos se sumaron a la experiencia vivida por la renta variable y con una acelerada y descontrolada suba hacia el final, como así también desconcertante, se impusieron con fervientes subas que entusiasmaron a los bonistas a lo largo de toda la curva, tanto en la legislación local como exterior. Si bien la dinámica se ofrece entre cotizaciones deterioradas y con una coyuntura local inestable y con proyecciones inciertas, no se desestima para nada la fuerte suba que llevó a los bonos referentes AL30 y GD30 a exponer ascensos de 7.58% y 6,96% respectivamente y en dólares.

Entre noticias y rumores, parte del mercado apuntó a un posible arribo de Sergio Massa a hacerse cargo de todas las áreas vinculadas al área económica, lo que pudo haber sido el detonante que haya producido la oleada de expectativa positiva en el ámbito local. Por otro lado, la Ministra de Economía, Batakis, coincidió con administradores de fondos que el BCRA debe subir las tasas. Asimismo, al escribir este comentario, se espera la recepción del resultado de la licitación de la deuda en pesos por la suma de 483.000 millones de pesos.






Javier Rava

Director