https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Una familia indígena neozelandesa estuvo en arresto domiciliario durante 11 meses por no inocularse la vacuna COVID

 Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org 

(Nueva Zelanda ha presumido durante mucho tiempo de que su relación con su población indígena es una de las más ilustradas. Ya no es así. La brutal imposición de un arresto domiciliario a los residentes de la isla de Nukunonu, en el Pacífico, porque no han aceptado ser vacunados ha revelado que el gobierno neozelandés está dispuesto a ignorar los derechos básicos de los ciudadanos.  

Una carta enviada a finales del año pasado por la Oficina del Consejo de Nukunonu a la familia no vacunada reveló que se ejerció una presión extrema sobre ellos para que cumplieran. En la que establecen plazos y se decía que estaban “tristes” porque la familia no había cumplido. Decía: “Permanecerá en arresto domiciliario con su esposa… y su hijo… durante otros seis meses hasta que reconsidere su decisión. Su hija… también estará en arresto domiciliario a partir de esta noche a las 22 horas”. 

La familia lleva 11 meses bajo arresto domiciliario. A los residentes de otra isla, Atafu, se les permitió salir hace varias semanas, pero no se les permite asistir a reuniones o encuentros. No hay casos de Covid-19 en ninguno de los dos islotes. 

Mahelino Patelesio, el padre de la familia Nukunonu bajo arresto domiciliario, describe la situación como “más que ridícula”. “Evidentemente, me preocupa mucho el bienestar de mi familia, por lo que estamos adoptando esta postura decidida”, afirmó. Asegura que algunos lugareños consideraron que no podían negarse a vacunarse debido a la presión de la comunidad para cooperar.  

Patelasio cree que la agresión del gobierno “tiene un profundo eco en la actitud del gobierno de Nueva Zelanda hacia la población de Tokelau”. Para él, revela el desprecio del gobierno neozelandés hacia la población indígena. Además, el gobierno se está poniendo cínicamente al margen del asunto al utilizar apoderados en la isla. Ross Ardern, padre de la primera ministra neozelandesa Jacinda Adern, es el administrador de la zona. No ha intervenido. 

“Es más fácil controlarnos a través de un “gobierno” local títere y de apoderados instalados en el liderazgo, porque ahora tienes ovejas incuestionables que dirigen a una comunidad de ovejas temerosas en el olvido”, dice Patelesio. 

 Encarcelar a los habitantes de Tokelau que no cumplen los edictos de las vacunas, lo que supone tratarlos como delincuentes, es exactamente lo que se pretendía evitar con la Declaración de Derechos de 1990, que forma parte de la Constitución neozelandesa no codificada. La conclusión ineludible es que el gobierno neozelandés está infringiendo sus propias leyes.

La parte II de la ley, que abarca los derechos civiles y políticos, dice que los ciudadanos neozelandeses tienen derecho a no ser sometidos a experimentos médicos o científicos sin consentimiento (sección 10). Las vacunas Covid-19 son experimentales. Sólo han recibido una aprobación provisional en todo el mundo, ya que se necesitan al menos entre ocho y diez años para obtener una aprobación completa. Para saber cuáles son los efectos a medio o largo plazo, hay que esperar. 

Esto significa que cualquiera que reciba estas inoculaciones está, normalmente sin saberlo, participando en un ensayo de medicamentos. Presionar a la familia Nukunonu encarcelando es arrebatarle el derecho al consentimiento informado sobre un medicamento cuyos efectos a medio plazo aún no se conocen. 

El artículo 11 del proyecto de ley es aún más explícito. Dice que los ciudadanos tienen derecho a negarse a someterse a cualquier tratamiento médico, salvo en caso de internamiento involuntario. De nuevo, la implicación es clara. Al encarcelar a la familia Nukunonu por ejercer su derecho a negarse, el gobierno neozelandés y sus representantes están cometiendo un delito en virtud de los propios estatutos del país.

Patelesio afirma que la prolongada detención está haciendo mella en la familia. “No necesito ser psicólogo para percibir el efecto perjudicial. Nuestro hijo y nuestra hija no pueden socializar. Es evidente que ahora no se sienten vinculados a esta comunidad”. 

Añade que su esposa Ana, que solía socializar activamente, también se ha visto afectada negativamente. “Afortunadamente, esta situación nos ha unido más que nunca, espiritualmente”.  

Patelasio cree que es evidente que encarcelarlos por no cumplir con el edicto de tomar un medicamento experimental es una violación de la libertad de elección básica de la familia. “Para enfocar la libertad de movimiento, trato de consolar a mi familia aquí en el hecho de que estamos relativamente mejor en Nukunonu incluso en estas circunstancias restringidas, porque muchas familias en el extranjero – eso incluye a nuestros tres mayores y sus familias – luchan diariamente para tener lo básico”, dijo.  

“Irónicamente, tienen mayor libertad de movimiento. Es un pensamiento poco satisfactorio. Creo que saben que, a la hora de la verdad, no me quedaré de brazos cruzados”. 

Se contactó con la Oficina del Consejo de Nukunonu para que hiciera comentarios, pero no respondió.