https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Sin apetito por el riesgo los rebotes se quedan sin fuerza

 


Primera sesión del mes de junio y al cierre europeo no se va a cumplir la pauta estacional positiva del primer día del mes.

Las caídas vuelven a generalizarse y es que la retahíla de datos macro que se siguen conociendo inciden en los dos aspectos negativos, el aumento de la inflación y la disminución del crecimiento.

Los datos de ayer de inflación de la eurozona volvían a provocar tensiones en los bonos, que volvían a aumentar las rentabilidades, además apoyadas nuevamente por comentarios duros de miembros de la FED, y desde el propio Gobierno reconociendo Janet Yellen, expresidenta de la FED y actual secretaria del Tesoro de Biden, los errores cometidos en la estimación de la inflación.

Así que, llegados a los primeros niveles de resistencia importantes, no se han llegado a producir por ahora siquiera ataques consistentes a los mismos y veremos si algún nivel secundario superado puede actuar de soporte para no truncar de raíz las opciones del rebote, que por ahora se queda en esta clasificación de rebote técnico por la elevada sobreventa que se había acumulado y las lecturas extremas en los indicadores de sentimiento. 

Junio se dejó un 8,60% en 2008

El fondo que subyace en la situación actual, a parte del deterioro fundamental que apunta a una entrada en recesión, la podemos encontrar en los dos gráficos con los que ilustramos nuestra pauta de hoy, los dos provenientes de informes de grandes bancos de inversión como son Goldman Sachs y Bank of America y poniendo en relación la exposición a bolsa de sus clientes minoristas y privados respectivamente.  

En el primero de Goldman Sachs nos muestra como en fecha actual los clientes “retail”, minoristas, han liquidado el importe de todas las compras que habrían realizado desde la crisis de la pandemia, en los últimos dos años, es decir que ya estarían en media en zona de pérdidas en las posiciones que se mantengan. 

Si a ello el unimos el segundo gráfico de Bank of America que nos muestra el porcentaje de la cartera que se tiene en acciones sus clientes privados sobre el total de activos gestionados, que desde el máximo alcanzado del 66% se acaba de situar en el 62%, aun por encima de la media que suele ronda el 55%, vemos que están también en pleno proceso de retirada.

Es decir, en ambos casos se muestra que no sólo no hay un apetito por el riesgo sino una acelerada reducción del mismo y por tanto sin esta falta de apoyo del principal actor del mercado en estos últimos años, recordemos que el cliente privado y el minorita son más del 40% del mercado de acciones superando a cualquier institucional, no es posible que pueda cuajar el rebote. 

Es más, es posible que se haya utilizado el mismo para reducir aún más las posiciones y por tanto si no observamos un giro radical en las próximas sesiones volveremos a apuntarnos a los retrocesos.  

No hay catalizadores positivos ahora mismo, hoy ya la FED inicia su primer día de reducción de balance que se espera que sea de una media de 1.300 millones de dólares diarios que se drenaran de los mercados.

Veremos qué sucede con los datos de empleo en EE.UU. de este viernes como próxima referencia que puede agitar la situación en uno u otro sentido. 


Josep Codina