https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se derrumba toda la curva de bonos CER

 Mercado internacional

Wall Street experimentó un arranque de rueda mayormente en rojo que intentó modificar en los primeros minutos, sin embargo, no solo no alcanzó, sino que con el correr de las horas gran parte de los activos cedieron aún más en sus precios. De forma generalizada, los tres principales índices perdieron apenas un poco menos del 1%.

A pesar de los descensos, las cotizaciones recorren una semana más tranquila en comparación a la elevada volatilidad que caracteriza al año 2022, de exageradas variaciones intradiarias y con las que probablemente se vuelva a interactuar. En este marco, la cierta cautela y calma presente se vincula a un mercado que mantiene el foco en los datos oficiales de inflación de EE. UU., que llegarán el viernes, que es uno de los puntos más importantes a mirar en el mes y a lo largo del año. Esto, debido a que el mercado espera por una economía que comience a comprimir las cifras inflacionarias o marcar un techo sin que la FED deba acometer con una política monetaria más agresiva que erosione demasiado a la economía referente, es decir, con la pretensión de que desacelere de forma moderada la economía real sin entrar en recesión.

En este sentido, China despeja restricciones por el COVID-19 y suma a estímulos económicos de sus autoridades para reactivar el mercado que comienzan a presionar la inflación global, incluyendo alzas en el petróleo a consecuencia del aumento en la demanda.

De esta forma, todos los principales sectores estadounidenses cotizaron con bajas que se profundizaron en el ETF JETS correspondiente al rubro aerocomercial y también en el ámbito financiero. Asimismo, el de Real Estate fue otro de los que tuvo peor desempeño, siendo todos estos muy afectados en caso de una recesión. Continúa la excepción en el sector energético, precisamente el petrolero sigue resultando ganador en los rendimientos diarios, mensuales y en lo que va del año. Como punto del día, el gas expuso una profunda baja luego de ser constante con ascensos habituales entre máximos y fuertes precios.

Mercado local
Si bien los ADR y el resto de acciones argentinas cotizantes en Wall Street se presentaron con descensos, el foco del ámbito local estuvo puesto en los bonos. En particular, muchas de las acciones trasladaron las caídas anteriormente mencionadas que se acoplaron al resto de las acciones protagonistas del panel principal, también en variaciones negativas. De esta forma, dejaron a un índice Merval que cedió el 1,09% y volvió a ubicarse por debajo del límite de los noventa mil, precisamente en 89.946 puntos.

Bonos CER
La renta fija sorprendió con desplome total en los bonos que ajustan su capital por CER. Luego de que a mitad de mayo las tasas se hayan envuelto en una dinámica de recuperación rápida y a lo largo de toda la curva, hoy en medio de un contexto que se volvió incierto el salto vuelve a ser muy agresivo, generando que las cotizaciones se reduzcan hasta el 5% en los tramos cortos y del actual mandato presidencial. En tramos medios, la pérdida de capital subió hasta el 10%, mientras que los más largos llegaron a perder aún más de acuerdo a una mayor sensibilidad, con el CUAP entre ellos y una pérdida del 11,71% de su precio de mercado.

Las inquietudes y rumores adversos perjudicaron las expectativas del flujo y abordaron a los bonos indexados por CER, teniendo en cuenta la gran cantidad de este tipo de activo que el Gobierno debe refinanciar constantemente. Entre motivos, una incertidumbre y disminución de confianza que se masificó en una mayor intención de venta junto a la retirada significativa de fondos generó una pérdida de capital en los títulos que no solo afectaron a los tramos de posterior mandato presidencial.

En mayor perspectiva y extensión de tiempo, uno de los ejemplos se puede apreciar en un marcado incremento de tasa que se vio en el TX23, que pasó de 8% negativo a inicio de mayo a 10% +CER en apenas un mes.

A partir de una baja en la demanda de bonos CER y una salida de montos en dichos activos, las preguntas e inquietudes del mercado se disparan sobre el flujo libre de pesos resultante.

Bonos en dólares
Por otra parte, toda la curva de los bonos en dólares retomó la tendencia bajista y se acoplaron no solo a las inquietudes de la coyuntura argentina, sino al día de gran incertidumbre local, con descensos que marcaron y cerraron nuevos mínimos históricos para los referentes de vencimiento al 2030. En el caso de AL30d, la pérdida fue de 3,71% y se ubicó en los 24,81, mientras que su par de legislación exterior GD30d marcó 2,86 negativo hacia 28,86. Asimismo, el spread entre legislación volvió a incrementarse hacia el 16% con predilección del global 2030 ley extranjera ante una mayor protección jurídica en casos adversos. En cuanto a los rendimientos exigidos de ambos, el AL30 ascendió a casi el 37%, mientras que el GD30 lo hizo en torno al 32%.

Para finalizar, el índice riesgo país que elabora JP Morgan volvió a ascender y se posicionó en los elevados y preocupantes 1.965 puntos básicos.



Javier Rava

Director

RAVA