https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reunión Guzmán-banqueros: Buscará persuadirlos para que sigan comprándole bonos al Tesoro

 

Guzmán cita a los banqueros por la crisis de la deuda

Sin forzar el uso de la “maquinita”; quiere asegurarse la renovación de $590.000 millones que vencen este mes

El ministro de Economía, Martín Guzmán, citó a los banqueros locales a una reunión la semana próxima, pudo confirmar la nacion de consultas múltiples, para despejar dudas sobre la “sustentabilidad” de los vencimientos de la deuda en pesos y convencerlos para que le sigan comprando bonos.

Guzmán busca asegurar que el Gobierno pueda financiarse en los términos previstos en el acuerdo con el FMI, tras haberse resignado anteayer a pagar tasas hasta tres puntos más caras para mantener ese crédito, pese a haber emitido títulos que vencen este mismo año.

Con este objetivo, Guzmán tratará de convencer a los inversores institucionales privados locales de que no solo le renueven la deuda que ya tienen en sus carteras y está por vencer, sino que se allanen a aumentar su exposición a ella y a plazos más largos.

Adeba y ABA

Los encuentros, pactados para el martes y el miércoles con Adeba y ABA, respectivamente (cámaras en que se agrupan los banqueros de capital nacional y extranjero), no casualmente se harán una semana antes de la megalicitación a la que el Gobierno convocará para tratar de refinanciar por el mercado unos $590.000 millones que vencen.

Si bien el 45% de ese total está en manos de organismos públicos, lo que facilita la renovación, la duda está planteada sobre el 55% restante, en especial tras el desencuentro entre oferta y demanda privada que quedó a la vista en la minilicitación de esta semana.

“El apetito inversor real no fue muy alto, e incluso se rechazaron más de la mitad de las posturas de compra para la letra de descuento (LEDE) que vence en agosto, que salió al 53,36% ante la negativa del Tesoro de convalidar tasas más altas”, hicieron notar en el Grupo SBS.

Lecer

Además, el 68% del valor efectivo adjudicado se volcó hacia las letras ajustables por CER (Lecer), con muy alto aporte de entes públicos.

La apuesta oficial mínima es que esa deuda sea renovada y, de ser posible, incrementada para que el Tesoro no deba abusar del financiamiento monetario del Banco Central, ventanilla de la que ya tomó $232.000 millones, tras haber aplicado la misma maniobra contable del año pasado para computar doblemente los DEG que aportara al país el FMI para reabrir esa opción “crediticia”.

Tan cerca, tan lejos

Es que con la inercia inflacionaria en un escalón más alto y los precios libres del dólar disparándose el temor es que una mayor emisión (podría sumar por vía de la maquinita unos $140.000 millones más) impulse más esos desequilibrios.

El encuentro se desarrollará en un contexto caracterizado por la reticencia que comenzaron a mostrar algunos bancos y compañías de seguros a seguir comprando bonos con capital ajustable por inflación, al surgir rumores sobre una posible reestructuración de ese costoso pasivo (que crece en $17.000 millones por día por el mecanismo de indexación) desde fines de 2023 en adelante, cuando asuma la próxima administración.

Con la posición cambiaria hiperlimitada, la deuda en pesos indexados tienta a los bancos porque es una vía para preservar su capital de la inflación.

Pero en la mayoría de los casos ya han más que duplicado su exposición a la deuda del Tesoro (representaba 10% promedio de su activo a fin de 2019 y ya explica hoy más del 17% en promedio, aunque se eleva al 30% en las entidades más grandes) y no quieren quedar expuestos al riesgo de una probable reestructuración de esos bonos. Algo así, explican, neutralizaría desde el vamos el efecto paraguas que buscaron al comprarlos.

En Economía reconocieron la convocatoria, aunque relativizaron su importancia. “Nos reunimos con mucha gente todo el tiempo. ¿Ahora también eso es una noticia?”, respondieron, notoriamente incómodos.

Fuente: La Nación