https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Massa, el estratega de Alberto Fernández: su plan para relanzar la gestión y sellar grieta interna

 Durante la gira oficial analizan los pasos a seguir para fortalecer al Frente de Todos. El planteo del diputado y la charla sobre el Gabinete


El presidente Alberto Fernández llegó a Estados Unidos para participar de la Cumbre de las Américas junto al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien le planteó al jefe de Estado la idea de "repensar el Gobierno" para dar por terminada la interna que aqueja al Frente de Todos y, en definitiva, a la gestión, y cerrar filas para el desafío electoral del año próximo.

Fuentes del oficialismo que participan de la gira oficial confirmaron a iProfesional que ambos conversaron sobre este tema durante el vuelo que trasladó a la comitiva presidencial al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, donde se lleva a cabo la IX Cumbre de las Américas en la que Fernández hablará el próximo viernes.

No obstante, la charla empezó el sábado anterior, luego de que el mandatario le pidiera la renuncia a Matías Kulfas como ministro de Desarrollo Productivo por el "off the record" que salió de esa cartera con acusaciones de corrupción a los funcionarios kirchneristas de la Secretaría de Energía que la vicepresidenta Cristina Kirchner le criticó pública y enérgicamente.

Según pudo reconstruir este medio, ese día Fernández le ofreció a Massa el Ministerio de Desarrollo Productivo, pero el tercer socio del Frente de Todos declinó la propuesta. Uno de los argumentos que esgrimió fue que la solución a los problemas que enfrenta el jefe de Estado en la interna con el kirchnerismo "no es un tema de nombres, es un tema de repensar el Gobierno".

Alberto Fernández y Massa conversaron sobre la necesidad de "repensar al Gobierno" durante el viaje a EE.UU

Alberto Fernández, Massa y una conversación clave para el futuro del Gobierno

El planteo del presidente de la Cámara de Diputados no quedó allí. Fernández le pidió el lunes que lo acompañara a Estados Unidos y Massa aceptó porque, precisamente, era una oportunidad para conversar sobre la situación política del Frente de Todos. "En el vuelo hablaron mucho y esta idea de repensar el Gobierno estuvo presente", indicaron las fuentes consultadas.

Cerca de Massa no quisieron dar detalles muy finos sobre su idea, para respetar la conversación en marcha y la postura que finalmente defina el Presidente. Según supo iProfesional, el planteo general tiene que ver con dar una señal concreta de relanzamiento de la gestión y no quedarse con el cambio de ministros como único curso de acción frente a los cortocircuitos internos del Frente de Todos.

Cuando la interna atravesaba su momento más álgido, con cruces públicos entre dirigentes y funcionarios "albertistas" y "cristinistas", Massa proponía armar una mesa política nacional donde estuvieran representados todos los sectores del Frente de Todos. Pero esta idea quedó por ahora desactivada.

"La mesa política era antes. Ahora hay que pensar desde la gestión, hechos concretos para un relanzamiento que no se base en cambios de nombres o parches", contó una de las fuentes consultadas por iProfesional. En este sentido, se prevé que el Presidente y el diputado analicen las medidas y las formas que podrían adoptarse tres su regreso al país.

Massa le planteó a Fernández no quedarse en el cambio de ministros y buscar un relanzamiento

Claves políticas del viaje: ¿por qué Fernández invitó a Massa?

Alberto Fernández tiene decidido profundizar su acercamiento con Cristina Kirchner para evitar una ruptura y solidificar al Frente de Todos de cara a 2023. La salida de un hombre de su extrema confianza como Kulfas fue una de las señales en ese sentido, luego del reencuentro que mantuvo con su vicepresidenta durante el acto en Tecnópolis por los 100 años de YPF.

En ese contexto, Massa juega un rol clave. El presidente de Diputados mantiene un diálogo fluido con su par del Senado y con la tropa que lidera el diputado Máximo Kirchner, tanto como con Fernández. Por eso su participación en el debate interno es fundamental para el jefe de Estado.

El mandatario necesita tenerlo como aliado frente a los cuestionamientos internos y el diputado, a su vez, necesita que el Frente de Todos llegue con buena salud a 2023 para tener chances como posible candidato presidencial, algo que no tiene definido todavía pero que siempre es una opción por sus antecedentes en compulsas electorales.

La invitación a Massa para que lo acompañe a Estados Unidos tiene que ver en parte con esa necesidad mutua. No es ningún secreto que el líder del Frente Renovador tiene contactos bien aceitados con el establishment político norteamericano, algo que podría ayudar al Presidente a limar asperezas con la administración de Joe Biden luego de las idas y vueltas sobre su concurrencia a la Cumbre de las Américas.

El Presidente y Massa mantienen una relación fundamental para sostener la unidad del frente oficialista

Alberto Fernández había cuestionado la decisión de Estados Unidos de dejar afuera de la cumbre a Venezuela, Cuba y Nicaragua. Amagó con bajarse y hasta con armar una contracumbre junto a su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Si bien desactivó esa idea luego de un llamado de Biden, que lo invitó a la Casa Blanca para una reunión bilateral, la crítica se escuchó.

Massa, por su parte, representa un matiz para esa posición que expresó Fernández como cabeza del Gobierno. Lo demostró antes de emprender viaje, cuando en oportunidad del brindis por el Día del Periodista en la Cámara de Diputados señaló: "Hay que tener la amplitud de invitar a todos países, pero mi opinión es pública y conocida: soy de los que defienden a países que tienen gobiernos y sociedades democráticas".

La agenda internacional de Alberto Fernández

La IX Cumbre de las Américas tiene cinco ejes temáticos: democracia y gobernabilidad, desarrollo verde sostenible, salud y resiliencia, transformación digital y energía. El primer tema es el que más tensiones genera porque la visión de Estados Unidos sobre países de la región como Cuba y Venezuela fue la que molestó a varios mandatarios, entre ellos Fernández y López Obrador, el gran ausente del evento.

Por esa razón hay expectativa en torno al discurso que pronunciará Alberto Fernández, en su condición de presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). El mandatario buscará ser la voz de los países de la región y la crítica a la exclusión que decidió Estados Unidos formaría parte de su intervención.

Fernández tiene por delante una reunión con Biden que será clave para su gobierno

El tono de su mensaje será importante porque el jefe de Estado tiene una abultada agenda internacional por delante, en la que se destaca un segundo viaje a Estados Unidos para reunirse con Biden mano a mano en la Casa Blanca el 25 de julio, un logro que es celebrado por el asesor Gustavo Béliz, el embajador Jorge Argüello y el canciller Santiago Cafiero.

La reunión que Fernández y su equipo agendaron con el presidente de Estados Unidos no es un detalle menor para el Gobierno. No se les escapa que se trata de un gesto político que los norteamericanos no le confieren a todo el mundo. De hecho, en ocho años de mandato Cristina Kirchner nunca tuvo la posibilidad de una bilateral en el Salón Oval.

Previamente, Alberto Fernández tendrá otra escala internacional de alto nivel. El 27 de junio participará en Alemania de la reunión del G7, el grupo que reúne a las principales potencias económicas del hemisferio (Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos) más Japón.



iprofesional