https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las tres de razones de Schroders por las que la inflación no va a bajar pronto

 Los últimos datos de inflación conocidos están haciendo saltar todas las alarmas, tanto para los bancos centrales, como para los consumidores. De hecho, la inflación en el grupo de países del G7 está en sus niveles más altos registrados en casi cuatro décadas, situándose por encima de los objetivos de los bancos centrales en prácticamente todas las grandes economías desarrolladas y emergentes.

En este escenario, en Schroders (LON:SDR) observan hasta 3 razones por las que no va a desaparecer próximamente la inflación, a la par que elevan sus previsiones para la inflación mundial para este año hasta el 6,4%.

A continuación, David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders, detalla estas razones.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Las raíces del actual brote de inflación mundial se remontan al inicio de la pandemia de Covid-19, cuando se produjo un gran desequilibrio entre la oferta y la demanda de bienes.

La economía mundial se contrajo bruscamente en el primer semestre de 2020 al imponerse los bloqueos, pero lo que siguió fue una recesión inusual, ya que la mayoría de los hogares se protegieron del impacto económico. Muchos pudieron seguir trabajando desde casa con el sueldo íntegro, mientras que las finanzas de muchos otros hogares fueron protegidas por los planes gubernamentales, con el resultado de que, en conjunto, el ahorro neto aumentó considerablemente.

Con los consumidores repletos de efectivo y la mayor parte de la economía mundial cerrada, especialmente el sector de los servicios, la demanda reprimida se dirigió al sector de los bienes. Por ejemplo, las ventas al por menor en EE.UU. aumentaron un 20% en sólo un año y siguen avanzando a medida que la recuperación económica se acelera.

Incluso en tiempos económicos normales, la oferta de bienes tendría dificultades para seguir el ritmo de un aumento tan grande de la demanda.

Las tensiones en la producción se vieron agravadas por los cierres de Covid y la interrupción de los canales de transporte. La escasez de productos provocó el deterioro de los plazos de entrega de los proveedores y el desequilibrio entre la oferta y la demanda se tradujo en un aumento de los precios.

Más recientemente, las repercusiones de los trágicos acontecimientos en Ucrania han exacerbado esas tendencias inflacionistas subyacentes, ya que los precios de las materias primas se han disparado. Esto ha echado leña al fuego y ha elevado aún más la inflación.

Tres razones por las que es probable que la inflación siga subiendo durante más tiempo

Es probable que el pico de la inflación mundial no esté muy lejos. Para algunos países es probable que ya esté en el espejo retrovisor, como en Estados Unidos.

Aunque las tasas de inflación general podrían empezar a descender pronto, sigue preocupando que lo hagan con relativa lentitud por al menos tres razones.

Razón 1: El impacto de la política china de cero-Covid en las cadenas de suministro

En primer lugar, la continuidad de la política de cero-Covid en China significa que es probable que los cuellos de botella en la cadena de suministro persistan durante algún tiempo. La imposición de bloqueos afectó duramente a la economía china en abril y es probable que la producción económica (PIB) se contraiga en el segundo trimestre en comparación con el anterior.

Y aunque los bloqueos han afectado mucho a la economía nacional, es probable que tengan consecuencias de gran alcance para el resto del mundo.

Al fin y al cabo, China se ha convertido en un elemento central de las cadenas de suministro mundiales, y las restricciones impuestas para contener Covid han obstaculizado gravemente la actividad manufacturera y han provocado un atasco en las infraestructuras de transporte. Por ejemplo, un conjunto de datos diarios sobre la congestión de los barcos portacontenedores en los 55 principales puertos de China ha aumentado a medida que los barcos se han visto obligados a esperar para ser cargados y descargados.

Esto ha sido históricamente una señal de que los plazos de entrega de los proveedores se alargarán y existe el riesgo de que las cadenas de suministro vuelvan a deteriorarse notablemente.

Razón 2: Los precios de las materias primas

Los precios de la energía se han estabilizado desde la conmoción inicial de los mercados tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Pero siguen siendo altos y podrían volver a subir.

Rusia ha cortado el suministro de gas a Polonia y Bulgaria y sigue amenazando con dejar de suministrar a otros países europeos más grandes. Al mismo tiempo, la UE está tratando de llegar a un acuerdo sobre una nueva ronda de sanciones que incluiría un embargo sobre la energía rusa, potencialmente ya a finales de 2022.

Sin embargo, quizá sean los precios de los alimentos la mayor amenaza. Según el índice de la FAO de las Naciones Unidas, los precios de los alimentos ya han subido alrededor de un 20% en lo que va de año en términos nominales, en dólares estadounidenses. Y la enorme sacudida de los precios en el mercado de los fertilizantes significa que existe el riesgo de que persista el encarecimiento de los alimentos. Después de todo, Rusia y Bielorrusia han sido históricamente importantes fuentes de fertilizantes para la economía mundial. El largo ciclo de producción en la agricultura significa que estos costes más altos de los inputs podrían mantener los precios elevados durante algún tiempo.

Mientras tanto, el cambio climático también está afectando a la producción de cultivos en algunos mercados clave como la India. Se trata de una amenaza especial para los mercados emergentes, donde los alimentos representan una proporción relativamente grande de las cestas del IPC y las pasadas subidas de precios han sido la chispa de disturbios sociales como la Primavera Árabe de 2010.

Razón 3: resurgimiento del sector servicios

Un tercer motivo de preocupación para las perspectivas de inflación procede del sector de los servicios. Se trata de un sector que apenas se está reactivando, ya que el desvanecimiento de la preocupación por la Covid ha hecho que la demanda comience a reequilibrarse desde el consumo de productos manufacturados.

Los datos de Reino Unido, que fue la primera gran economía en abandonar las restricciones de Covid, han mostrado un claro cambio en la demanda hacia los servicios. Y en el sector de los servicios de EE.UU. la producción apenas está volviendo a los niveles anteriores a la pandemia y es probable que siga subiendo a medida que se recupere la demanda.

El resurgimiento de la demanda en el sector de los servicios probablemente requerirá más trabajadores en un momento en que el desempleo ya es muy bajo y los salarios están aumentando. La actividad del sector de servicios tiende a ser intensiva en mano de obra y, por tanto, los precios de producción son especialmente sensibles a los costes salariales. Esto aumenta el riesgo de que los servicios se conviertan pronto en el principal motor de la inflación, lo que se suma a los temores de una espiral de precios salariales.

Previsiones

«Teniendo en cuenta todos estos riesgos, hemos revisado al alza nuestra previsión de inflación global para este año, hasta el 6,4%, desde el 4,8% anterior. Aunque seguimos esperando que la inflación disminuya el próximo año, probablemente lo hará más lentamente y hemos revisado al alza nuestra previsión hasta el 3,6% en 2023, desde el 2,8% anterior», explica David Rees.

Dentro de esto, gran parte de la revisión al alza proviene de los mercados desarrollados. Los datos que nos llegan sugieren que la inflación en Estados Unidos alcanzó un máximo del 8,6% en marzo. Schroders espera que la tendencia sea a la baja en los próximos meses, pero sólo para volver al objetivo del 2% de la Reserva Federal en el cuarto trimestre de 2023.

«Esperamos que el pico de inflación en el Reino Unido y en la zona del euro se produzca un poco más tarde, en el segundo y tercer trimestre respectivamente. Sin embargo, mientras que pensamos que la inflación en la zona euro volverá a caer por debajo del 2% en el segundo semestre del próximo año, esperamos que la inflación del Reino Unido se mantenga por encima del objetivo a lo largo de 2023», concluye Rees.

Fuente: Investing