https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Hay seguridad en las redes sociales?

Las redes sociales son herramientas de gran utilidad para comunicarse, compartir experiencias y reflexiones y promover iniciativas. Sin embargo, así como son la puerta de entrada a la vida virtual de grandes y niños, también representan la principal causa de preocupación para la mayoría de los padres, ya que los menores están expuestos a situaciones violentas, desde el  hackeo de cuentas hasta el ciberacoso o grooming, que pueden afectar su integridad.

En este sentido, el especialista de F5 LATAM, Bernabé Crena, advierte que: “el acceso a Internet exige una mirada holística, desde la duración de su uso y contenido adecuado ante múltiples peligros ocultos (como el malware) hasta cómo la interacción puede afectar a las finanzas del hogar”. Asimismo, destacó que “el desafío que vivimos los padres es cada vez mayor y representa una tarea titánica preservar la identidad virtual y afectiva de nuestros hijos”.

Desde F5 comparten algunas sugerencias para preservar a los menores de situaciones adversas:

Crear una cuenta específica para tu hijo en tu computadora con los controles parentales activados. Esto te permitirá establecer el tiempo frente a la pantalla. Este control parental también facilitará establecer límites a aplicaciones y también a juegos, o restringir el acceso a contenidos. Incluso es posible, por ejemplo, marcar la clasificación máxima de edad, bloquear o permitir explícitamente determinadas aplicaciones. Es posible bloquear el acceso a webs inadecuadas, ya sea aquellas consideradas así por el sistema o webs concretas que los adultos consideren negativas para los menores.

Activar los controles parentales en las redes sociales. Es una de las medidas más efectivas. Facilita un control muy granular de lo que ven y consumen nuestros hijos y permite saber con quiénes interactúan, autorizar y revisar la lista de amigos, por ejemplo. Algunas redes sociales tienen aplicaciones independientes del tipo “kids” o “Junior” con controles de contenido y tiempo de uso.

Utilizar un DNS protegido. Esta herramienta permite auditar todas las consultas que nuestros hijos realicen en sus navegadores, el servicio de DNS autorizará o denegará la solicitud dependiendo del contenido de la misma. Si bien su instalación antes requería de un conocimiento especializado, ahora resulta mucho más fácil.

Antivirus Actualizado. Muchos malware se disfrazan de “Juegos Gratis” y resultan muy atrayentes para los más chicos. Es fundamental un buen antivirus y antimalware que detecte y prohíba la instalación de este tipo de software malicioso.

Tarjeta de crédito prepaga. Nunca, en ninguna circunstancia, es recomendable facilitar una tarjeta tradicional a nuestros hijos para la adquisición de juegos, premios, addons o nfts. Esto puede ser la perdición económica de la familia: una vez ingresada los juegos consumen otros cargos en la misma tarjeta que no son claros ni requieren autorización. Y si un cibercriminal consigue los datos de la tarjeta, la situación se puede complejizar. Para estos consumos, es recomendable contar con una tarjeta prepaga, que se precarga con el dinero que queremos asignarle a nuestros hijos, luego de eso la tarjeta rechaza los pedidos de cobros.

-¡Solicitar ayuda a tu proveedor de servicio de Internet! Algunos proveedores en la región tienen servicios de internet protegida con diferentes opciones, para los que prefieren un servicio llave en mano sin las complicaciones de configuraciones avanzadas en su computadora, celular o tablet.