https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Expectativa por el tenor de los discursos de Cristina Kirchner y Alberto Fernández

 

La vicepresidenta confirmó su participación en el acto, que también contará con la presencia de las principales autoridades nacionales, provinciales y representantes del sector empresario.


Este viernes a partir de las 17 horas y con motivo de los 100 años de la creación de YPF volverán a compartir un escenario el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kircher.

“Al final YPF lo logró”, era el comentario en los pasillos de la Casa Rosada al tiempo que recordaban que “ya pasaron 3 meses desde que Cristina y Alberto estuvieron juntos”.

Es que para el kirchnerismo YPF no es cualquier empresa. Fue Cristina quien en el 2012 convoco a un acto a la Casa Rosada y anuncio que el Estado declaraba de utilidad pública y sujeto a la expropiación el 51% de las acciones pertenecientes a Repsol-YPF.

Unos 500 invitados entre empresarios del sector y proveedores se darán cita en Tecnopolis. Los únicos oradores del evento serán el presidente de YPF, Pablo González, Cristina Fernández de Kirchner y el cierre del acto estará a cargo del presidente. La expectativa esta puesta en el tono de los discursos, en particular el de Cristina.

Es sabido que la vicepresidenta cuestiona el rumbo económico y, en particular el accionar del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Si bien Guzman fue invitado al evento aún no se confirmó si concurrirá, aunque no se descarta que sea uno de los funcionarios que acompañe al jefe de Estado. Estarán, entre otros funcionarios, el secretario de EnergíaDarío Martínez y el subsecretario Federico Basualdo.

Criticas

Aún resuenan en la Casa Rosada las duras críticas que la vicepresidenta dijo en su último discurso desde el Chaco hace casi un mes. En esa ocasión fue muy dura con el rumbo económico” la plata no alcanza, no se llega a fin de mes y se produce un fenómeno que no habíamos conocido que es el de los trabajadores en relación de dependencia pobres. Esto nunca había pasado. La pobreza siempre la ubicábamos por fuera del trabajo formal, en los sectores precarizados”, aseveró Cristina.

Más cerca en el tiempo hace solo tres días, el ministro de Desarrollo Social, Andrés "Cuervo" Larroque, afirmó que “es muy necesario que se resuelvan los problemas de fondo porque si no, no hay política social que alcance".

En tanto, en el gobierno la mirada sobre la situación económica es diferente. Se entusiasman con los buenos datos que les informa el ministro Guzmán y, como dijo este jueves el presidente, “El año de la pandemia caímos más de 9 puntos del PBI y al año siguiente crecimos 10,3%. Lo que se caía se podía recuperar y lo demostramos”, aseveró. Para luego explicar a los medios que omiten los datos positivos (en referencia a que la pandemia fue muy bien manejada) son “los mismos medios que intoxicaron la cabeza de los argentinos, que todos los días muestran desánimo”.

Aunque luego el presidente tendió un puente de conciliación al insistir que “el enemigo era Macri” y que “debemos estar unidos” porque para Alberto “cuando nos dividieron ganó Macri”.

Expectativa

El que compartan mañana un acto generó, en algunos funcionarios y dirigentes, la esperanza de que el acto pueda servir para restaurar el dialogo. Aunque aún hay muchos escollos por saldar. Cabe recordar las críticas de Cristina al ministro de Economía: “fui generosa al permitir que el Presidente pudiera elegir a su gabinete económico” dijo hace un mes.

Cabe recordar que Fernández desde España en un reportaje al diario El País le respondió a Cristina acusándola de tener “una mirada parcial, absolutamente económica, que desatiende todo los que nos tocó pasar en el medio. Vivimos una pandemia, una tragedia que la humanidad vive muy de tanto en tanto, que se ha llevado 6 millones de vidas en el mundo, más de 100.000 argentinos. Y con todo, logramos que ningún argentino se quedara sin la atención médica que necesitaba”.

Es que en la Casa Rosada están convencidos de que se manejó muy bien la pandemia, que la economía está en una senda de recuperación, que la guerra de Ucrania complico el tema de la inflación pero que las posibilidades de la economía del país son muy auspiciosas.

En tanto, a juicio del Instituto Patria el gobierno subestima los efectos de la inflación y la situación social, en particular de aquellos sectores que no están contemplados por los planes asistenciales. “Hoy una gran mayoría son trabajadores pobres”, afirman. Además, ven con preocupación el pesimismo respecto a la economía que muestran la mayoría de las encuestas. Pero y, como lo dijo el propio Alberto “nuestro votante, que vive esa realidad, entiende las dificultades”.

Quizás YPF que para el peronismo es el símbolo del modelo económico que propugnan logre aplacar los ánimos y de lugar a que se retome el diálogo.




ambito