https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mundo sufre otra crisis y no se cura con barbijos

 Múltiples factores están influyendo en las economías del mundo y el resultado es negativo en todos lados.

Europa, Türkiye (ex Turquía) y hasta Estados Unidos, por ejemplo, están sufriendo las consecuencias del mundo loco, loco, loco, en el que estamos viviendo.

La realidad mundial golpea en los bolsillos de la gente de igual manera que a los sufridos ciudadanos argentinos.

Se comienza por restringir los gastos en aquellos rubros que no son considerados esenciales y se termina con el esparcimiento y el ocio, muy vinculados a la actividad turística.

Todos los pronósticos indicaban que pasada la pandemia del Covid 19 el movimiento económico por turismo volvería a ser el de antes, pero…

Con una inflación interanual que supera el 8,1% en la Unión Europea, el 8,6% en España y el insólito 8,7% en los Estados Unidos, nada será lo que imaginábamos. Para ellos esos guarismos representan el 70% de inflación pronosticado para nosotros para 2022.

Pagar facturas de electricidad, gas, combustibles, hipotecas y transporte es la prioridad para todos. ¿Y el turismo? Bien gracias. Será en otro momento.

En el mientras tanto se posterga, se reduce la cantidad de días para vacacionar, se cambia el destino… Toda una tendencia a la baja.

Un país que nos sirve de espejo, sin dudas, es Türkiye. Su discusión política y su economía inflacionaria son muy parecidas a las vivencias cotidianas de los argentinos. Con un 73% de inflación interanual según datos oficiales, o 160% según los extraoficiales, sus preocupaciones son bastante parecidas a las de muchos de los argentinos.

El efecto inflacionario de los Estados Unidos es muy palpable para quien no lo visitaba desde antes del Covid: 19. Todo es más caro, desde la gaseosa hasta el café, pasando por los combustibles o las entradas a los parques temáticos. Nada se salva.

La prensa internacional nos coloca como un “alumno aventajado” en el tema inflacionario y es una posición que no nos enorgullece. Para nosotros sólo es experiencia en sobrevivir, para el resto un problema que no saben cómo sobrellevar.

Sin embargo y a pesar de todo, en nuestro país el Plan PreViaje marca una buena diferencia para el sector turístico, que no se registra en otros lugares del mundo de manera tan palpable, salvo en Japón, donde existe una experiencia similar desde 2020.

Y si bien es cierto que más de 300 mil argentinos podrán hacer uso de las compras realizadas con el beneficio del Plan PreViaje 2 durante el 2021, la gran preocupación del sector es que producto de circunstancias propias y ajenas el futuro no se ve tan claro.

El mundo es uno solo, y Argentina no escapa a su su nueva realidad.