https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El dilema de la Fed entre inflación y crecimiento

 El foco de preocupación de los inversores se mueve del exceso de inflación a la escasez de crecimiento. Por eso la atención se centrará los próximos meses en saber si la Fed es capaz doblegar la inflación sin deprimir el crecimiento económico.

Proyectamos una paulatina disminución en actividad industrial que llevaría al índice de manufacturas a situarse muy cerca de 50 en diciembre, un nivel que separa la zona de expansión de la de contracción. Este movimiento arrastrará a la baja el crecimiento en beneficios por acción, algo que no está adecuadamente recogido en las estimaciones de los analistas.

La buena noticia es que, aparentemente y a la espera del dato del viernes (IPC), hemos tocado un pico en la serie de inflación como muestra el indicador de reajustes de inflación elaborados por Citi (Citigroup Inflation Surprise Index), o la última publicación del PCE.

El mercado laboral estadounidense sigue caliente.

El mercado ha vuelto a descontar tipos de interés que superan un cálculo razonable para el nivel objetivo de las tasas de equilibrio tanto en Europa como en EE.UU.

El mercado bajista encubierto en acciones tecnológicas que arrancó el pasado mes de noviembre comienza a desvelar oportunidades interesantes como Alphabet, que opera en línea con la valoración del S&P 500 cuando viene presentando desde 2013 una prima del 20% sobre el índice. O la propia Meta, que cotiza a dígito simple si ajustamos por los 4.000 millones que recortarán en gastos de personal, por caja neta y por su inversión de 10.000 millones en Reality Labs, que también están comenzando a reducir.



capitalbolsa