https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Criptomonedas: la no muerte del Bitcoin

 

Las promesas del activo digital son realmente pocas, se mantienen intactas y revisten una potencia tal que son capaces de derribar los pilares sobre los que se basa la economía moderna.


La nueva caída en los precios de las criptomonedas y los errores o trabas en algunas plataformas de estas (Luna y Celsius) levantaron muchas voces que hablan una vez más de la muerte del Bitcoin. O, los más osados, comentan que -aunque permanezca vivo- queda demostrado que no resuelve los problemas que prometía resolver. Algunos sustentados en la falacia de que un estornudo de la FED derriba ese castillo de naipes sobre los que se construyen los pilares y las promesas de Bitcoin.

Pero todas estas definiciones lejos están de la realidad, se basan en una comprensión superficial de la verdadera revolución monetaria, política y social de este nuevo sistema. Además, se arrogan el derecho de imponer el tiempo que debería llevar esta revolución para ser considerada exitosa.

Pero no es de asombrar que, en un mundo donde los políticos tienen sólo cuatro años para demostrar logros y los cargos en posiciones operativas aledañas al estado duran menos de un segundo, se pretenda que Bitcoin y la (r)evolución que trae aparejada se vea y evalúe en el mismo plazo de preferencia temporal. Pero lamento decirles que esto no es así.

Aún más, no deja sorprender que sean pocas las voces que hablen del sistemático fracaso del actual sistema de emisión manipulable y multiplicación monetaria que construye silenciosamente los escenarios para estas debacles en los mercados globales.

Los pilares de Bitcoin

Más allá de lo que uno crea porque leyó superficialmente o escuchó de otro, las promesas de Bitcoin son realmente pocas, se mantienen intactas y revisten una potencia tal que son capaces de derribar los pilares sobre los que se basa la economía moderna:

  • Bitcoin es el único activo monetario con certeza de escasez: A diferencia del papel moneda imprimible según necesidad y multiplicable por la banca, el oro extraíble según demanda, u otros crioptoactivos con el poder de decisión concentrado en pocos, en el Bitcoin no se puede modificar su emisión libremente, ni se puede acelerar su extracción con más máquinas, ni existe un órgano central de pueda decidir modificar algo. Sin entrar en detalles sobre porqué esto es así, queda demostrado que a pesar de la pandemia, la demanda o la oferta, desde su nacimiento, Bitcoin sigue produciendo cada ~10 minutos un nuevo bloque con Bitcoins y, la cantidad generada por bloque se reduce a la mitad indefectiblemente cada 210.000 bloques (~4 años) asegurando una existencia máxima de 21 millones para el 2140.
  • Bitcoin es un nuevo modelo de confianza: Por un lado nadie puede concentrar el poder suficiente como para imponer un cambio en el código, por lo tanto, evoluciona por consenso descentralizado. Además su código es abierto y permite que todo idóneo pueda auditar línea por línea del código y de las nuevas sugerencias. También la trazabilidad de las transacciones permiten certificar el génesis de cada Bitcoin existente en el sistema, demostrar que no es falsificado y que su poseedor es el único dueño. Nada de esto existe en los otros sistemas monetarios.
  •  Bitcoin es propiedad real: Dado que cada unidad o fracción es única, irrepetible y fungible, y que la billetera que los guarda es la única en el mundo que los puede mover, tener bitcoins es como tener billetes físicos en un a billetera personal o caja fuerte de bolsillo, sin importar el monto. Esto implica que ni la ley ni la fuerza puede retenerme o sacarme los Bitcoins contra mi voluntad y que una vez enviados, no hay vuelta atrás.
  • Bitcoin es eficiente en todo sentido: Este grado de seguridad, certeza y propiedad, se logra con un grado de eficiencia increíble en varios aspectos, cualquiera puede “abrir” una cuenta sin costo o filtro alguno, no necesita de terceros custodios, no exije leyes y ni poder coercitivo, no requiere de un banco central, es altamente divisible con un clic, digitalmente transportable y almacenable, globalmente líquido, infalsificable e indestructible y sus costos de transacción tenderán a cero.

De este modo, el Bitcoin se presenta no sólo como el mejor activo monetario de la historia, y simplemente debe persistir resilente en el tiempo, debe esperar que los estados sigan emitiendo indiscriminadamente, causando estragos globales, bloqueando cuentas, generando guerras y creando pobreza.

Bitcoin también necesita de tiempo para que la gente entienda el poder que tiene en sus manos, aprenda a no dejar sus bitcoin en manos de terceros, que -al igual que cuando se deja plata en un banco- esas plataformas si podrían bloquear o adulterar saldos, tener sistemas fallidos o ser directamente fraudulentos. También un tiempo para crear cada vez más y mejores herramientas para la gente no técnica.

Pero imponerle un tiempo de cuándo todo esto debe suceder o cuál es el rango de tiempo que se debe medir para saber si puede ser reserva de valor, es un error común y en cada bajada pareciera que el tiempo se terminó, pero fue justo por la crisis del 2008 cuando Bitcoin nació y la inflación de Argentina o esta nueva crisis estadounidense siguen demostrando por qué es necesario.

Presidente de la ONG Bitcoin Argentina y organizador de LABITCONF la conferencia sobre Bitcoin y Blockchain nás importante de Latino América y la más antigua del mundo.-



ambito