https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Transgéneros (hombres biológicos) ahora pueden trasladarse a cárceles de mujeres en Canadá

 Se espera que la decisión del gobierno progresista de Justin Trudeau refuerce la seguridad de las mujeres que se enfrentan a la amenaza de agresiones sexuales.


Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org 

Los varones biológicos canadienses que se “identifican” como “mujeres” están ahora oficialmente autorizados a ser transferidos de una prisión de hombres a una de mujeres si lo solicitan y su petición es aprobada.

Según una reciente directiva del Servicio Correccional de Canadá (CSC), la nueva política publicada el miércoles establece que se permitirán los traslados de reclusos independientemente de la “identidad o expresión de género.”

“Después de completar el proceso de evaluación de admisión, los delincuentes serán ubicados de acuerdo con su identidad o expresión de género en una institución para hombres o para mujeres, si así lo prefieren, independientemente de su sexo (es decir, anatomía) o del marcador de género/sexo en sus documentos de identificación”, dice la directiva.

La directiva, que se titula “Directiva del Comisario 100 delincuentes de género diverso”, establece claramente cómo debe realizarse el proceso de traslado. También ordena que el personal penitenciario reciba formación sobre “diversidad de género”.

La nueva directiva del comisario establece que los reclusos varones que quieran ser alojados en una cárcel de mujeres tendrán que someterse a un proceso de evaluación antes de que se apruebe el traslado.

La última palabra sobre si se permite el traslado de un recluso la tendrá el subcomisario de operaciones y programas penitenciarios, así como el subcomisario de mujeres.

Desde que asumió el cargo en 2015, el gobierno socialista del primer ministro Justin Trudeau ha impulsado con fuerza tanto las iniciativas a favor del aborto como las de la ideología radical LGBTQ.

De hecho, en 2017, Trudeau dijo que su gobierno se comprometería a reconocer que “los derechos de las personas trans son derechos humanos y tenemos que asegurarnos de que estamos defendiendo la dignidad y los derechos de todo el mundo de todas las maneras posibles.”

También ese año, los varones biológicos que se auto-identificaban como mujer fueron autorizados de forma provisional por el CSC a ingresar en cárceles de mujeres.

La reciente directiva hace más o menos permanente la política de permitir que un recluso, independientemente de su sexo de nacimiento, elija una cárcel de hombres o de mujeres si se “identifica” con otro género.

A pesar de que muchos grupos de derechos de las mujeres son muy pro-aborto, así como pro-LGBTQ, muchos han criticado la medida de permitir a los hombres biológicos en una cárcel de mujeres como una amenaza a la seguridad de uno.

En un reciente informe de True North, Heather Mason, ex reclusa federal y portavoz de Canadian Women’s Sex-Based Rights, afirmó que las cárceles femeninas tendrán que aumentar la seguridad como consecuencia de las tendencias más agresivas de los hombres.

Mason señaló que las cárceles de mujeres tienen menos “medidas de seguridad” y no hay “armas”, sino sólo una “valla de dos metros”.

Mason dijo que una “alta proporción de hombres en máxima seguridad” están “buscando ser transferidos, así que esto va a impactar más a las mujeres indígenas”.

“Como saben, el 50% de nuestra población penitenciaria es indígena y también aproximadamente el 50% de las mujeres en máxima seguridad son indígenas”, dijo Mason.

Mason señaló que alojar a los hombres biológicos con las mujeres probablemente provocará “protestas de los guardias, que quieren aumentar las medidas de seguridad”.

Mason también dijo que la nueva política es directamente obra de Trudeau.

“En un principio, la política de traslados seguía basándose en el sexo, pero cambiaron los requisitos para la cirugía de reasignación de género”, señaló Mason.

Añadió que fue en ese momento “el propio Trudeau en la reunión del ayuntamiento quien dijo: ‘Oh, nunca pensé en eso, lo cambiaremos’. Así que definitivamente fue un asunto del liberal Justin Trudeau”.

Ha habido casos de mujeres agredidas sexualmente en las cárceles canadienses por hombres biológicos.

Una reciente decisión de la Junta de Libertad Condicional de Canadá (PBC, por sus siglas en inglés) reveló que una reclusa era agredida sexualmente con frecuencia por un varón biológico, al que se le permitía estar encarcelado en la Institución Grand Valley para Mujeres en Kitchener, Ontario.

Esto dio lugar a recientes protestas en múltiples centros penitenciarios de Canadá, así como en algunos de Estados Unidos, donde en pocos estados se permite alojar a “mujeres trans” en prisiones masculinas.

En los últimos meses, los hombres biológicos que compiten en deportes femeninos han acaparado la atención, sobre todo después de que el estudiante universitario William Thomas, que dice ser una mujer llamada “Lia”, causó sensación al competir contra mujeres en las pruebas de natación de la Asociación Nacional de Atletismo Universitario (NCAA).

Muchos estados de EE.UU. han prohibido o pretenden prohibir que las “mujeres trans” puedan competir en deportes femeninos.

La adopción de lo que se denomina pronombres “trans-inclusivos” ha sido muy promovida por los miembros del movimiento LGBTQ. Esto ocurre a pesar de la dura realidad del sexo biológico de cada uno, así como de las creencias religiosas de muchas personas que sostienen que Dios creó al “hombre” y a la “mujer”.

Y ello a pesar de que, estadísticamente hablando, sólo el 0,33% de los canadienses se identifican como “transgénero” o “no binario”, según datos recientes.

El ataque a la familia y a los derechos de los padres no ha dejado de aumentar en los últimos años, sobre todo en países occidentales como Canadá y Estados Unidos.

Algunos gobiernos provinciales canadienses, como el de la Columbia Británica, incluso están eliminando de sus libros de leyes las referencias tanto a la “madre” como al “padre”, junto con todas las referencias al sexo de una persona.

A nivel federal, Campaign Life Coalition señaló recientemente cómo el presupuesto de Trudeau para 2022 es “tanto antivida como antifamilia”.

Recientemente, la diputada conservadora y aspirante al liderazgo, Leslyn Lewis, prometió que si es elegida líder del partido presentará “un proyecto de ley que proteja los derechos de los padres”, señalando que Canadá necesita un sistema de gobierno que apoye a las familias en lugar de “derribarlas”.



tierrapura