https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Martín Guzmán se expone en la pelea del oficialismo por indicación del Presidente y suma desafíos en el Congreso

 Martín Guzmán respondió abiertamente la última carga de cuestionamientos lanzados por Cristina Fernández de Kirchner. En menor medida también habló Matías Kulfas. El gesto de los dos ministros fue impulsado por Alberto Fernández, que busca mostrar aval a los funcionarios más apuntados por el kirchnerismo y colocarlos como expresión de la contraofensiva. Desde la otra vereda, dan señales de que la pelea no es sólo verbal y se mueven también en el Congreso, mientras el Presidente inicia un viaje europeo para tomar algo de distancia.

Alberto Fernández, según sus voceros, considera que esta gira podría sumarle oxígeno político. Tiene agendados encuentros con el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, y con el canciller de Alemania, Olaf Scholz. En las últimas horas se informó extraoficialmente que estaría acordada la escala posterior en París para ser recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron.

Fuentes del Gobierno salieron a bajar expectativas sobre la posibilidad de anuncios de inversiones extranjeras. En cambio, sostienen que el viaje le aportaría oxígeno político en momentos de fuerte tensión interna y desgaste de imagen, como consecuencia de la batalla que presenta el kirchnerismo y de la crisis económica y social.

La escala en París podría postergar el regreso para el viernes o sábado próximos. En principio, estaba prevista la vuelta para el jueves. Ese mismo día será difundida la información del INDEC sobre la inflación registrada en abril.

Se especuló con la posibilidad de que Guzmán integrara la comitiva oficial. Pero finalmente, el ministro seguirá en Buenos Aires. Debe atender también el trámite para avanzar con la reducción de subsidios a las tarifas de energía. Colocarlo en el centro de la disputa política genera incertidumbre sobre el impacto real, en un contexto especialmente sensible.

El kirchnerismo perfila que parte de su estrategia crítica -que apunta a los funcionarios del área económica y al Presidente- será jugada en Congreso. Generó suspicacia, por ejemplo, que un grupo de legisladores del kichnerismo duro haya decidido impulsar un proyecto de salario básico universal, con efecto directo en el Presupuesto nacional.

Existen ya dos iniciativas kirchneristas con mensaje a Economía. Una, de los senadores, para establecer una moratoria previsional que facilite jubilaciones. Y otra, de diputados, para adelantar el aumento del salario Mínimo, Vital y Móvil, que se expresaría también en algunos programas sociales. Guzmán también debe atender ese frente.

Por lo pronto, su respuesta a los cuestionamientos de la ex presidente atendieron distintos temas sensibles. Dijo que lo “golpean” desde la interna, criticó aspectos de la segunda gestión de Cristina Kirchner y buscó diferenciarse en temas como el acuerdo con el FMI, el nivel subsidios, el déficit y la inflación.