https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las acciones aún tienen un largo camino por recorrer antes del nuevo mercado alcista, aquí le mostramos cómo saber cuándo comenzar a comprar

 Los mercados de acciones y bonos finalmente están en proceso de ponerse al día con nuestras opiniones. Siempre creímos que estos últimos dos años representaban un falso mercado alcista construido sobre cimientos de arena, no de hormigón.

Y, francamente, también nos mantenemos firmes en la opinión de que el miedo a la inflación va a pasar muy pronto: el mercado alcista está siendo extrapolado e hiperventilado por economistas, estrategas, expertos y medios que parecen no poder ver más allá de las puntas de sus narices. Los efectos retardados de un dólar estadounidense sobrealimentado son enormes en términos del impacto en el costo de los bienes importados en Estados Unidos. Los inventarios han pasado de ser deficientes a excesivos y deberán corregirse con descuentos en los precios. El crecimiento de la oferta monetaria se ha derrumbado literalmente y no hay pulso en la velocidad del dinero. La política fiscal, en el lapso de un año, ha pasado de un estímulo radical a una moderación que haría sonrojar a los restos del Tea Party.

El aspecto cíclico del mercado alcista de materias primas está en el espejo retrovisor. Y como Jay Powell se enfoca miopemente en las "ofertas de trabajo", un punto de datos muy débil, se está perdiendo el repunte en los despidos y el retroceso en los planes de contratación de las empresas.

La inflación va a desvanecerse el próximo año y pocos, si es que hay alguno, están preparados para ello. Siento que estoy reviviendo el verano de 2008.

El mercado de valores, amigos míos, está siguiendo un patrón familiar de un mercado bajista en recesión. La primera fase es la contracción del múltiplo de precio-beneficios inducida por la Reserva Federal. Por lo general, la primera reducción del 20 por ciento tiene que ver con cómo el drenaje de liquidez hace que el múltiplo PER se reduzca, generalmente en cuatro puntos porcentuales en esta primera fase del mercado bajista de la recesión. Esta vez, la compresión ha sido de cinco puntos desde el pico de principios de 2022. Qué perfecto.

Cada recesión en la economía implica necesariamente una contracción en los beneficios, lo que aún no ha sucedido. Todo ha recaído sobre el múltiplo.

Hasta ahora, eso es. Una simple recesión del PIB, sin importar cuán leve o severa sea, hace que los beneficios corporativos disminuyan más del 20 por ciento desde el punto máximo. Y ese es el próximo zapato en caer. Y también significa que una vez que los analistas comiencen a enfrentarse a la realidad y comiencen a reducir sus números, los inversores que están volviendo a entrar en el mercado ahora porque creen que las valoraciones han "mejorado" lo suficiente se enfrentarán a una horrible realidad.

En función de adónde vaya el consenso sobre sus futuras estimaciones de beneficio por acción, el mercado de valores no está tan "barato" como parece en este momento.

Nadie puede adivinar los máximos y mínimos de los mercados de acciones. Pero hay patrones fundamentales que se producen en los mínimos. Por un lado, la visión de la recesión tiene que convertirse en el pensamiento principal de los inversores. Los analistas tienen que exagerar sus proyecciones de beneficios a la baja. No hay depresión del mercado hasta que la Fed termine de endurecer su política monetaria; y en un mercado bajista por una recesión en lugar de un mercado bajista por una reducción impulsada por la liquidez (como a finales de 2018), se necesita una relajación política real para establecer los mínimos del mercado. Eso tarda un tiempo considerable.

El mercado de valores también necesita la ayuda del mercado del Tesoro para tener un soporte de valoración "relativo". En el pasado, el final de un mercado bajista en las acciones requería una caída promedio de 135 puntos básicos en el rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años. Entonces, antes de que alguien pueda volverse optimista sobre las acciones, la historia muestra que primero necesitamos un gran repunte de los bonos. Eso significa una rentabilidad del bono a 10 años de EEUU por debajo del 2 por ciento.

También tenga en cuenta que el rendimiento de los dividendos en el S&P 500 es un insignificante 1,5 por ciento: los mercados bajistas no suelen terminar hasta que el rendimiento de los dividendos converge con en el rendimiento de los bonos. Lo que aritméticamente significa un mínimo para el S&P 500 más cercano a los 3.300. Así que la respuesta es: no, todavía no hemos llegado al mínimo del mercado.

(David Rosenberg)



capitalbolsa