https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Dos proyectos en el Congreso y un nuevo discurso de Cristina Kirchner agregan combustible a la interna

 Martín Guzmán quedó nuevamente esta semana como referencia central de la política, con proyección de incertidumbre sobre la economía. El ministro fue ratificado por Alberto Fernández y dedicó parte de su tiempo a contactos con empresarios, que envían señales de respaldo frente a la ofensiva kirchnerista y, a la vez, reclaman medidas concretas sobre todo frente a la inflación. Pero dos proyectos en el Congreso y una esperada exposición de Cristina Fernández de Kirchner se encargaron de advertir sobre la prolongada y dura interna del oficialismo.  

La sucesión de embates del kirchnerismo agregó a mitad de semana un componente altamente peligroso. Los cuestionamientos apuntaron sin rodeos al propio Presidente, tal como expresó Andrés Larroque. Y como impacto de un mensaje en Twitter de Cristina Kirchner, colocaron en debate la legitimidad de gestión de Alberto Fernández.

El Gobierno repuso las reuniones de Gabinete para mostrarse unido y con aval expreso al ministro de Economía. En paralelo con declaraciones públicas, se dejó trascender el “disgusto” presidencial por los mensajes kirchneristas y la necesidad de unificar posiciones para quienes quieran seguir integrando el equipo de ministros y de otros funcionarios de primera línea.

Las novedades provinieron entonces del Congreso. Y tuvieron como común denominador expresar la necesidad de rectificaciones económicas frente a la erosión que produce la significativa suba de precios.

Máximo Kirchner presentó en Diputados un proyecto de resolución para solicitarle al Poder Ejecutivo que sea adelantado a julio el aumento del salario Mínimo Vital y Móvil (45%) pautado para fin de año. En los considerandos de la iniciativa se señala que la recomposición quedó desfasada por el deterioro en los ingresos que provoca la inflación.

Poco después, fue anticipado que el interbloque de senadores del Frente de Todos haría un anunció sobre jubilaciones, también orientado a compensar el desgaste en los haberes. En los dos casos, se apuntó sobre la política económica del Presidente.

Par completar, Cristina Kirchner tuvo a su disposición un escenario académico para un nuevo mensaje político. “Estado, poder y sociedad: la insatisfacción democrática” fue el título de su ponencia para recibir el doctorado honoris causa de la Universidad del Chaco Austral. Siempre, con señales hacia Olivos.