https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un acuerdo entre Kulfas y Ualá por más créditos encendió la polémica en el sector financiero

 

Un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Productivo y la fintech fue criticado por el ala kirchnerista y La Bancaria

Lo que a primera vista parecía ser un anuncio positivo quedó envuelto en una gran polémica. Anteayer, el Ministerio de Desarrollo Productivo informó que había llegado a un acuerdo con la fintech Ualá para dar créditos a pequeñas y medianas empresas, lo que provocó un fuerte malestar en parte del sector financiero y el kirchnerismo. Particularmente, el gremio de los bancarios –cercanos al cristinismo– afirmó que todo lo que es financiamiento oficial debería ir por el lado de los bancos y no por las aplicaciones financieras.

“Es inadmisible que en lugar de canalizar la inclusión financiera y los créditos de las Pymes a través de la banca pública, y dentro del sistema, se realice este convenio con una empresa totalmente informal que ni siquiera es un banco y se destinen millones de pesos para tal efecto”, expresó mediante un comunicado el gremio que lidera Sergio Palazzo, legislador del Frente de Todos.

Además, la Asociación Bancaria opinó que una decisión económica de orden nacional no debe ser realizada a través de una aplicación. “Esas operaciones de alta relevancia para la economía de nuestro país deberían ser canalizadas únicamente, y como corresponde, a través de la banca pública, cuyas cartas orgánicas establecen entre sus fines principales atender las necesidades financieras de las pequeñas y medianas empresas”, completó.

El hecho de que sea el gremio bancario el que puso el grito en el cielo, no es una cuestión menor en la intrincada coyuntura política, puesto que su titular, un diputado por el kirchnerismo, es el que inició la ola de críticas a una iniciativa impulsada por Matías Kulfas, uno de los principales ministro de Alberto Fernández en la mira de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

La cuestión no se cerró ahí. Unas horas más tarde se conoció un insólito comunicado que siguió atizando el fuego de la polémica. Esta vez, el mensaje provino del Sindicato de Taxistas de Capital. “Queremos expresar nuestro total acuerdo con el rechazo expresado públicamente por la Asociación Bancaria que preside el compañero Palazzo y la solidaridad con esa preocupación por la medida adoptada que tiene un expreso contenido neoliberal y además impulsa y legaliza la uberización de la economía y el trabajo”, estimaron en ese gremio.

El Sindicato de Taxistas de Capital, que preside Luis Cipriano Fernández y tiene como secretario a Sergio Quintela, agregó en su misiva: “A semejanza de lo que sucede en nuestra actividad con la mirada pasiva y cómplice con las multinacionales de app en el transporte de pasajeros, el Ministerio [de Desarrollo Productivo] otorgará estos créditos, que financia el Estado Nacional, a través de una app financiera como Ualá, conformada por capitales de origen, por lo menos, dudoso y al margen de la Banca Pública y Nacional”.

Consultados por LA NACIONen el Gobierno se sorprendieron por el rechazo en el kirchnerismo, ya que apuntaban a sumar más y mejor financiamiento para las pymes. “No tenemos que regalarle a Macri este sector que tanto crece”, se quejó un funcionario desvelado por la repercusión del acuerdo en las usinas mediáticas y sociales kirchneristas.

En tanto, por el lado de las fintech, según deslizó una fuente del sector que no quiso ser mencionada, el acuerdo disparó el temor de que de ahora en más el Gobierno empiece a llamar a otras firmas del rubro para pedirles que hagan lo mismo que se convino con Ualá.

LA NACION quiso conocer la opinión de Ualá y de otras fintech, pero en todos los casos prefirieron hacer silencio. También se consultó al Banco Central (BCRA), la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) y la Asociación de Bancos Públicos y Privados (Abappra), pero tampoco quisieron opinar.

Una fuente del sector bancario dijo que, si bien no conocen el acuerdo porque no se hicieron públicos sus detalles, le parece raro que en una iniciativa como esta no se haya convocado a todo el sistema financiero y solamente se haya participado a una sola de todas las empresas fintech que operan en el país.

El acuerdo que tanto revuelo provocó fue firmado por el propio Kulfas y por el director ejecutivo de Ualá, Pierpaolo Barbieri, y establece que, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep), el Ministerio de Desarrollo Productivo instrumentará un préstamo de hasta $1000 millones para Ualá, que se podrá monetizar en hasta tres desembolsos, los cuales serán solicitados por la entidad de acuerdo con el grado de colocación de la línea de créditos destinados a la realización de inversiones productivas.

A su vez, en virtud de este convenio, Ualá otorgará créditos a quienes desarrollen actividades productivas, que irán desde los $5000 hasta los $200.000 por beneficiario, a una tasa fija del 40%, en un plazo de hasta 18 meses. Los créditos se destinarán a financiar la compra de herramientas, materiales e insumos.