https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Por qué gran parte del mundo no le hace frente a Rusia

 Cuando los líderes de las dos democracias más grandes del mundo celebraron una reunión virtual el 11 de abril, Narendra Modi, el primer ministro de India citó con aprobación al presidente Joe Biden: “Las democracias pueden cumplir”, Sr. Modi declaró.

Pero cuando se trató de la guerra en Ucrania, no se especificó qué era exactamente lo que las democracias deberían ofrecer. Ambos hombres estaban preocupados por la difícil situación de los civiles ucranianos. Aunque Biden no dejó dudas sobre a quién culpaba por su sufrimiento, Modi parecía menos seguro. En lugar de señalar con el dedo a Rusia, pidió “una investigación independiente” sobre los horrores reportados en la ciudad ucraniana de Bucha.

India es quizás el más inconveniente de los abstencionistas en serie de la campaña de Occidente para castigar a Vladimir Putin, el presidente de Rusia, por invadir Ucrania. Pero está lejos de estar solo. En Asia, Medio Oriente, África y América Latina, incluso los aliados y clientes de Estados Unidos desde hace mucho tiempo están rechazando sus súplicas de imponer sanciones a Rusia o simplemente criticarla.

Pocos países han sido tan descarados como Pakistán, que, bajo la dirección de su primer ministro, Imran Khan, firmó un acuerdo comercial con Rusia poco después de que Naciones Unidas votara el 2 de marzo deplorar la invasión y exigir que Rusia se retirara. Pero muchos se abstienen de criticar o penalizar abiertamente a Rusia, debido a incentivos comerciales, compromisos ideológicos, ambiciones estratégicas o simple miedo. Turquía, por ejemplo, tiene razones económicas para quedarse al margen —compra el 45% de su gas a Rusia— pero también tiene ciudadanos en peligro por la guerra. El 13 de marzo, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía anunció que estaba negociando con Rusia para sacar a decenas de residentes turcos de la ciudad ucraniana de Mariupol, que estaba siendo reducida a escombros por las bombas rusas. Un mes después, muchos siguen atrapados.

Por su parte, India tiene una serie de razones para evitar enemistarse con Rusia: su tradición de neutralidad en los conflictos globales, su prioridad estratégica de enfrentarse a China, su dependencia del equipamiento militar ruso. Como un incentivo adicional, la propia democracia puede abogar por permanecer en la cerca: "tirar de la cola del león" al negarse a Estados Unidos o Gran Bretaña juega bien con la audiencia nacional. Por todas estas razones, cuando se les pregunta por qué India no se aliará con Estados Unidos en esta causa democrática, los mandarines que dirigen su estado profundo y dan forma a su política exterior responden con miradas de cínico desdén.

Es complicado medir hasta qué punto los países que se resisten al aislamiento de Rusia podrían socavar el régimen de sanciones organizado por Occidente. Pero considerados como un bloque, los 40 países que se opusieron o se abstuvieron de la resolución de la ONU que condena la invasión probablemente importarán más en términos geopolíticos que económicos. Juntos representan una cuarta parte del PIB mundial y el 20% de sus exportaciones. Sin embargo, no son muy importantes para la economía rusa. Su PIB medio por persona es aproximadamente un tercio del promedio mundial, lo que sugiere que es posible que no generen una demanda mucho mayor que la cuarta parte de las exportaciones rusas que ya consumen. Y carecen de la capacidad para proporcionar los bienes y servicios más sofisticados que Rusia alguna vez compró a Occidente.

En la superficie, Rusia ha tenido varias semanas solitarias en la ONU. La invasión golpeó tan atrozmente los cimientos de la organización, "el principio de la igualdad soberana de todos sus miembros", como dice la carta, que las naciones se unieron para apoyar no solo la primera resolución, sino también una segunda que criticaba a Rusia por amenazar a los civiles. La primera fue aprobada con el apoyo de 141 de los 193 estados miembros, la segunda con el de 140. La semana pasada los miembros de la ONU fueron más allá de la mera exhortación al sacar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos. Fue solo la segunda vez que un país fue expulsado (después de Libia en 2011) y la primera vez para un miembro del Consejo de Seguridad. Rusia, que había advertido antes de la votación que incluso abstenerse sería visto como un acto hostil, anunció después que abandonaba el consejo.

El apoyo a Ucrania en gran parte del mundo es escaso, advierten los diplomáticos.

Pero el margen en la votación fue mucho más estrecho: 93 a 24, con 58 abstenciones. El apoyo a Ucrania en gran parte del mundo es escaso, advierten los diplomáticos, al igual que la paciencia de los abstencionistas, que podría convertirse en oposición. El patrón de abstenciones habla en parte de las preocupaciones de que las sanciones a Rusia están elevando los precios de los alimentos y la energía. Un diplomático europeo que resume su punto de vista dice: “Dos elefantes están peleando y los pequeños resultan heridos”. Continúa, “Hay un gran ataque de muchos lados sobre las sanciones siendo el problema, no el agresor en esta guerra. Eso es algo que tenemos que hacer retroceder constantemente, y proviene de todas partes, incluidas las Indias y Pakistán del mundo”.

Una objeción relacionada es que Occidente está obsesionado con un conflicto europeo que no es una verdadera preocupación mundial, mientras minimiza o ignora los conflictos y los abusos de los derechos humanos en otros lugares. Para estos críticos, una inconsistencia farisaica en cuestiones de derecho internacional es un duende de las grandes potencias. “Hay mucho de lo que podría llamarse whataboutism geopolítico”, dice Richard Gowan del International Crisis Group (ICG), un grupo de expertos.

En los últimos años, la renuencia de los países ricos a invertir en la mitigación del cambio climático y la distribución lenta y desigual de las vacunas contra el COVID-19 ya habían revitalizado el Movimiento de Países No Alineados, la organización de estados que profesaba la neutralidad durante la guerra fría. “Ha habido una tendencia subyacente que he observado en la ONU en los últimos años, que es que muchos de los países del sur global se han coordinado cada vez más para articular las críticas a Occidente”, dice Gowan. . Estos países, continúa, “han sentido más un sentido de unidad y propósito común que en gran parte de la era posterior a la guerra fría”.

Particularmente en Oriente Medio, y en Turquía, la preocupación de Occidente por la soberanía de Ucrania se considera egoísta e hipócrita, en parte a la luz de la guerra de Estados Unidos en Irak y el bombardeo de Libia liderado por la OTAN en 2011, que derrocó a su dictador, Muammar. Gadafi. La cálida bienvenida europea otorgada a los refugiados ucranianos, en comparación con la otorgada a los refugiados sirios, provoca asombro. Este tipo de preocupaciones son de larga data entre los estados árabes. Lo que ha sido sorprendente es el grado en que incluso los clientes estadounidenses se han sentido libres para actuar en consecuencia.

Algunos diplomáticos se sorprendieron cuando el embajador de Irak ante la ONU se abstuvo de la resolución que condenaba la invasión, citando los "antecedentes históricos" de su país, en un aparente golpe a la invasión estadounidense a la que debe su trabajo. Incluso Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), a pesar de tener vínculos débiles con Rusia, han evaluado más costos que beneficios al apoyar a Occidente. No quieren enemistarse con un socio crucial que ha cooperado con la OPEP para apuntalar los precios del petróleo. Además, ven la oportunidad de enviar una señal. Quieren más ayuda de Estados Unidos para lidiar con los problemas en su patio trasero, como los misiles y drones disparados desde Yemen y las milicias respaldadas por Irán que propagan el caos desde Beirut a Bagdad. “Si no está ahí para nosotros, no estaremos ahí para usted”, dice un funcionario árabe. En Oriente Medio, solo Israel y Libia votaron para expulsar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos; las abstenciones de los estados del Golfo fueron una decepción particular para los diplomáticos occidentales.

La propaganda rusa en la región alimenta los agravios contra Occidente. Los medios de comunicación estatales de Rusia, como el servicio árabe de la red RT o la edición turca de Sputnik, son populares, y su Ministerio de Relaciones Exteriores tiene un cuadro de diplomáticos que, a diferencia de sus homólogos occidentales, hablan árabe con fluidez. “Cada vez que enciendo la televisión, hay un ruso defendiendo la guerra”, dice un embajador occidental en Jordania. Si bien los grandes canales árabes, que tienen reporteros sobre el terreno en Ucrania, no han evitado relatar los horrores de la guerra, su cobertura a menudo se entremezcla con tomas prorrusas o antioccidentales. El mes pasado, Sky News Arabia, con sede en los Emiratos Árabes Unidos, publicó un segmento sobre cómo los países occidentales "engañosos" estaban tratando de "demonizar" a Putin.

En Oriente Medio la preocupación de Occidente por la soberanía de Ucrania se considera egoísta e hipócrita.

Con la excepción de compañeros de viaje rusos como Cuba, Nicaragua y Venezuela, los países latinoamericanos apoyaron las dos primeras resoluciones de la ONU condenando a Rusia por la guerra. Pero varios, incluidos Brasil y México, se resistieron a sacar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos, y hay poco interés en la región por unirse al régimen de sanciones. Señalar la independencia de Occidente es un viejo juego en América Latina, donde algunos estados buscan equilibrar el poder estadounidense en el hemisferio occidental "tendiendo la alfombra roja para los adversarios estadounidenses", como Benjamin Gedan del Centro Wilson, un grupo de expertos, lo pone A principios de febrero, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, respaldó esta estrategia cuando se sentó a almorzar en Moscú con Putin mientras las fuerzas rusas se concentraban para invadir Ucrania. Refiriéndose al Fondo Monetario Internacional,

Desde la invasión, Rusia se ha esforzado por fomentar esa actitud. A fines de marzo , Sergei Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores, comentó que ciertos países “nunca aceptarían la aldea global bajo el mando del sheriff estadounidense”. Citando a Argentina, Brasil y México, entre otros, agregó: “Estos países no quieren estar en una posición en la que el Tío Sam les ordene hacer algo y ellos digan: 'Sí, señor'”. El 5 de abril, Rusia agregó a Argentina a su lista de 52 “países amigos” con los que reiniciará vuelos directos. Aún así, Argentina, el actual presidente del Consejo de Derechos Humanos, votó para destituir a Rusia.

El presidente hombre fuerte de Brasil, Jair Bolsonaro, no ha ocultado su admiración por Putin y sus "cualidades masculinas". Bolsonaro también visitó Moscú en febrero y elogió la relación de los dos países como un "matrimonio más que perfecto". Es un matrimonio fecundado, aparentemente, por el abono. Aunque Brasil se sumó a la condena de la invasión, Bolsonaro ha dicho desde entonces que no puede cortar los lazos con Rusia debido a la importancia "sagrada" para Brasil de los fertilizantes importados, más de una quinta parte de los cuales provienen de Rusia. Bolsonaro ahora dice que Brasil se mantendrá neutral en el conflicto, una posición en armonía con sus oponentes políticos y, según sugieren las encuestas, con el público. De manera similar, México, a pesar de haber condenado la invasión, tiene una política de larga data de no intervención y la costumbre de ignorar los acontecimientos mucho más allá de sus fronteras. No ayuda que el presidente Andrés Manuel López Obrador muestre poca preocupación por la democracia. También está jugando con su partido de izquierda, cuyos elementos establecieron un grupo de amistad con Rusia después de la invasión.

Es en África donde Rusia ha encontrado la simpatía más abierta. Casi la mitad de los países africanos, 25 de 54, se abstuvieron o se mantuvieron alejados de la primera votación de la ONU. La historia del colonialismo hace que algunos se resistan a apoyar lo que se considera una causa occidental. Pero otros están actuando por una creciente afinidad con Rusia. Ese es el caso de Sudáfrica, la otra gran democracia que se encogió de hombros ante el llamado occidental a la unidad. Se ha abstenido en todas las votaciones de la ONU.

En el sur de África, muchos países ven a Rusia como la sucesora de la Unión Soviética, que armó y entrenó a los ejércitos guerrilleros que lucharon contra las potencias coloniales y los regímenes segregacionistas. Tal nostalgia explica en parte el viraje de Sudáfrica hacia Rusia durante la presidencia de Jacob Zuma, de 2009 a 2018. Pero la relación de Sudáfrica con Occidente también se vio tensa por el bombardeo de Libia. En 2015, figuras destacadas del Congreso Nacional Africano publicaron un documento de política exterior lamentando el colapso de la Unión Soviética porque había “alterado completamente el equilibrio de fuerzas a favor del imperialismo”, es decir, Estados Unidos y Occidente.

Armas al otro lado del mar

La salida del cargo de Zuma —ahora está siendo juzgado por corrupción— no ha enfriado el ardor del ANC por Rusia. El presidente Cyril Ramaphosa expresa los puntos de discusión del Kremlin, argumentando que la OTAN es responsable del conflicto debido a su expansión hacia el este. También ha criticado las sanciones occidentales a Rusia. Una razón puede ser pecuniaria. Aunque el comercio general entre los países es insignificante, Rusia es el segundo mercado más grande de Sudáfrica para manzanas y peras y el cuarto más grande para frutas cítricas. Incluso cuando los barcos con bandera rusa estaban siendo rechazados de los puertos europeos y estadounidenses, el Vasiliy Golovnin , un carguero, atracó en Ciudad del Cabo el 4 de abril. Según los informes, Sudáfrica también está buscando un acuerdo de $ 2 mil millones al año para comprar gas de Gazprom, una empresa energética estatal rusa.

En otras partes de África, el apoyo a Rusia refleja su éxito en la difusión de influencia mediante la venta de armas o el suministro de mercenarios. Se han visto pistoleros rusos a sueldo en cinco de los 17 países africanos que se abstuvieron en la primera votación de la ONU: la República Centroafricana, Madagascar, Malí, Mozambique y Sudán. Muchos más de los que se abstuvieron o no se presentaron son compradores de armas rusas. Estos incluyen Argelia, Angola, Sudán y Uganda, según los datos recopilados por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, un grupo de expertos. Eritrea, un estado gulag, estuvo entre los cinco países del mundo que votaron con Rusia el 2 de marzo.

A medida que avanza el conflicto, Occidente se enfrentará cada vez más a la cuestión de cuán agresivamente usará su propia influencia para empujar a los indecisos a ponerse de pie. Algunos países podrían animarse a ver una oportunidad de reparar las relaciones con Occidente. Ese podría ser el caso de Pakistán, particularmente ahora que Khan ha sido derrocado en un voto de censura. El comercio con Rusia no tiene sentido para Pakistán, y sus fuerzas armadas, que tienden a tomar las decisiones, están mostrando signos de incomodidad con la profunda y creciente dependencia de su país de China.

El general Qamar Bajwa, el comandante en jefe, ha sonado últimamente sorprendentemente conciliador con Occidente. En un discurso el 2 de abril, instó a China a solucionar sus problemas fronterizos con India y luego dijo que la "agresión" de Rusia contra Ucrania no podía tolerarse y "debe detenerse de inmediato". También señaló que la guerra mostró cómo un país más pequeño podía defenderse teniendo una moral más fuerte y haciendo un uso inteligente de la tecnología simple, una alusión a la lucha de Pakistán con India, su vecino más grande.

Occidente tiene una influencia aún mayor con la India. En total, Rusia, con un PIB apenas superior a la mitad del de la India, representa apenas el 1 % del comercio de la India. El comercio con Occidente es de una importancia mucho mayor, al igual que los lazos de la India con Estados Unidos a través de los intercambios de persona a persona. Según una ley que autoriza sanciones contra los países que realizan "transacciones significativas" con Rusia, Estados Unidos impuso sanciones a China en 2018 y a Tukey en 2020 por comprar el sistema de defensa antimisiles S-400. India ha comprado el mismo sistema, pero la administración de Biden hasta ahora se ha alejado de la cuestión de si aplicará el mismo estándar en este caso. Mientras tanto, India no solo se abstiene de criticar a Rusia, sino que aumenta sus compras de petróleo ruso.

La estrategia de Biden es claramente cortejar a India en lugar de presionarla, un enfoque que pareció dar pocos frutos después de la reunión del 11 de abril. Presionado en una conferencia de prensa posterior sobre por qué India no se movía para reducir la dependencia de Rusia, Subrahmanyam Jaishankar, el ministro de Asuntos Exteriores, agradeció sarcásticamente a los periodistas por sus "consejos y sugerencias" y luego respondió: "Créanme, tenemos un sentido decente de lo que es de nuestro interés y saber cómo protegerlo y promoverlo”.

The Economist.