https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las señales de Economía y la tensión con la Corte Suprema vuelven a ocupar el primer lugar de la agenda política

 La Corte Suprema de Justicia volverá a quedar esta semana en el foco de la política, por partida doble. Se espera que resuelva su posición sobre la designación de un senador y una diputada como miembros del Consejo de la Magistratura, en medio de impugnaciones cruzadas. Y al mismo tiempo, el oficialismo iniciará -en el Senado- el análisis de una modificación del máximo tribunal. En paralelo, se esperan definiciones del ministerio de Economía, con posible impacto en el Congreso.

Luego de participar en la asamblea de primavera del FMI, Martín Guzmán tiene que resolver temas fuertes, que generan expectativas en general y especialmente, en la interna. El ministro aseguró que el Gobierno no modificará las metas acordadas con el organismo internacional. Y sostuvo que fueron cumplidos los compromisos del primer trimestre.

Ese será un punto central de la primera revisión del Fondo. Hay algunas evaluaciones cruzadas, entre economistas locales, sobre los números utilizados para explicar cierta baja del déficit. De todos modos, el tema principal que debe afrontar el Gobierno es la inflación. Luego del impactante registro del IPC de marzo (6,7%), abril estaría proyectando un número menor pero por encima de la expectativa oficial.

Ese fue uno de los puntos principales en la evaluación del ministro con Kristalina Georgieva. Guzmán considera que fuera de las medidas de contención social -una nueva versión del IFE-, la política del Gobierno frente a la suba de precios pasa por los compromisos con el FMI. No es lo que piensa el kirchnerismo, que pretende avanzar con su propia agenda.

El ministro enfrenta diversas presiones. El kirchnerismo ya impuso dictamen en el Senado para tratar un nuevo blanqueo, presentado como impuesto y destinado a integrar un fondo para afrontar los pagos al FMI. El proyecto podría llegar al recinto en dos semanas y luego debería afrontar una prueba más complicada, en Diputados.

Guzmán recibe presiones, incluso desde espacios que respaldan al Presidente, para darle forma al proyecto sobre la “renta inesperada”. No hay precisiones y la mayoría de los sectores empresariales, además de entidades del campo, ya se pusieron en guardia. Hoy, Alberto Fernández podría escuchar algunos planteos este lunes en un nuevo encuentro con la UIA.

Otra cuestión de peso, incluso en la interna, es la reformulación del Presupuesto, por decreto. El ministro tendría que ajustarlo a los compromisos asumidos con el FMI.

En el Congreso, con escasa actividad, la agenda inmediata está tomada por la Justicia. Luego de los cruces por la designación de dos representantes -uno por cada cámara- en el Consejo de la magistratura, se espera que esta semana comience a ser tratado el intento de modificación del número y funcionamiento de la Corte Suprema.

Por lo pronto, se reunirían las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales. Las dos son presididas por senadores que responden a Cristina Fernández de Kirchner: Guillermo Snopek y Oscar Parrilli. Para avanzar, el oficialismo debe negociar con habituales aliados, el rionegrino Alberto Weretilneck, la riojana Clara vega y la misionera Magdalena Solari Quintana. En caso de avanzar, los mayores problemas surgirían en la Cámara baja.

En Diputados, todavía no han sido constituidas todas las comisiones, por disputas del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, y por las pulseadas en el propio oficialismo. Entre las comisiones aún sin funcionar se destacan, precisamente, la de Asuntos Constitucionales y la de Justicia.

Entre tanto, se aguarda que la Corte decida si acepta o no la designación de los nuevos consejeros de la Magistratura. Se trata del senador kirchnerista Martín Doñate y la diputada radical Roxana Reyes. Será un dato político fuerte.