https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Herencia Citroën: El SM

 

 
Herencia Citroën: El SM
 
 
 

En uno de los últimos capítulos de nuestra saga de modelos históricos de la marca denominada “Herencia Citroën”, elegimos el modelo “SM” para la ocasión de abril. Con el modelo SM, CITROËN produce el vehículo prestigioso y potente que faltaba en Francia después de la Segunda Guerra Mundial. Este coupé engloba confort, belleza y gran eficiencia.

Los invitamos a ver la cápsula del Citroën SM con palabras de Valere Lourme, responsable del desarrollo de Citroën para América Latina: https://we.tl/t-l45qjYytBi

Presentado por primera vez en el Salón de Ginebra en 1970, el Citroën SM cuenta con soluciones técnicas como la suspensión hidroneumática con la que se equipaba el Citroën DS, además de otras innovaciones. El sistema de dirección asistida con retorno controlado hace que la conducción en ciudad sea muy agradable. Su línea aerodinámica es diseñada por Robert Opron y, como curiosidad, durante las pruebas se usó la carrocería del DS sobre el cuerpo del SM. El Citroën SM es el vehículo más exclusivo que tuvo la marca en los años 70, asociando una carrocería de un Gran Turismo a la suavidad de la suspensión hidroneumática. Todo ello impulsado por un importante motor V6 de origen Maseratti.

La dirección directa y con endurecimiento progresivo era única en su época. Participante de actividades deportivas internacionales, ganó el rally de Marruecos, entre otros tantos. El SM era en realidad un gran turismo que debía cumplir las expectativas de quienes deseaban conducir rápido con un grado de confort semejante al de los mejores modelos de lujo. Era largo, bajo, muy elegante y apostaba de forma decidida por la aerodinámica (su coeficiente era de 0,26; extraordinario para su época) gracias a soluciones como las ruedas traseras semi-carenadas y la matrícula cubierta tras una protección de plástico.

Del SM hubo versiones especiales, como la que se fabricó para el presidente de Francia, Georges Pompidou, que utilizó incluso Jacques Chirac. Pero las versiones normales fueron apreciadas por clientes como Leonidas Brezhnev (presidente de la URSS entre 1964 y 1982), Johan Cruyff, Jay Leno, el actor Burt Reynolds o, ya en nuestros días, el también actor Daniel Craig, que ha manifestado que siempre ha sido el auto de sus sueños.