https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bergoglio y el antibautismo satánico de la vacuna

 Fuente: Ejército Remanente

por Francesco Lamendola

«La vacuna es un Pacto con el Diablo»

“Todo lo que esta sucediendo se hace por una única dirección esotérica, ocultista y satánica, que coincide con el culto a Lucifer”
“Hay un ataque a las almas de las personas”

Claramente, la vacunación es el criterio para entrar en este culto y participar en la sociedad luciferina, es decir, el Nuevo Orden Mundial.
Recientemente, Klaus Schwab se refirió a las personas no vacunadas como «una amenaza para la humanidad».

Como dijo David Spangler, «Nadie entrará en el Nuevo Orden Mundial a menos que tome una iniciación luciferina».

La vacuna COVID es ese inicio.

Por su parte, el arzobispo Carlo Maria Vigano dijo algo similar:

“No podemos permitir que una pseudo pandemia se haya convertido en una coartada para eliminar derechos naturales y libertades de ciudadanos. Es absurdo lo que se ha producido. La supresión de tratamientos efectivos por nuevos tratamientos experimentales con nuevas tecnologías genéticas, que no curan el ‘virus’ pero producen alteraciones genéticas y graves efectos secundarios y muertes de personas sanas. Y a eso como rito infernal se suma el uso de fetos abortados. Es como si quisieran como los paganos aplacar al Nuevo Orden Mundial con la vida de los inocentes. Y si el bautismo del cristiano purifica el alma del pecado y nos hace hijos de Dios a su manera sacramental, entonces el ‘Bautismo Satánico’ marca a quienes lo reciben con la ‘señal de la bestia’.

¿Cómo se puede vacunar a los católicos con una especie de bautismo satánico sin ningún remordimiento? Me gustaría fortalecer el corazón de todos los que me escuchan. Para encontrar la Paz basta con repetir las palabras de Nuestro Señor: ‘Las puertas del infierno no prevalecerán’. En base a ellas sabemos que la victoria final pertenece a Dios.”

‘Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en la Gehena.’ (Mateo 10,28)



tierrapura