https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Alarmante! Funerarias revelan que cadáveres vacunados contra COVID presentan “coágulos de sangre inusuales”

 Fuente: Miami Diario

Directores de funerarias y embalsamadores revelan que los cuerpos vacunados contra COVID-19 muestran “coágulos de sangre inusuales”.

Embalsamadores y directores de funerarias de todo el mundo, se presentan para contar todo sobre cómo el estado de los restos humanos ha cambiado para peor desde que surgieron las “vacunas” contra el coronavirus de Wuhan (COVID-19).

Al respecto, Debra Heine del Minnesota Sun, indicó que extraños coágulos gomosos parecidos a gusanos son evidentes en las venas y arterias de cadáveres completamente vacunados, lo que Richard Hirschman, director de una funeraria y embalsamador de Alabama con más de 20 años de experiencia en el campo, manifestó que nunca vio hasta mediados de 2021.

Asimismo, Hirschman recientemente informó a Steve Kirsch, director ejecutivo del Centro de Investigación de Vacunas (VRC), que, en enero de 2022, 37 de los 57 cuerpos que procesó, o el 65 por ciento, mostraban estos coágulos sospechosos.

AnunciosIndicó que antes de que se introdujeran las inyecciones bajo la Operación Warp Speed, ocasionalmente aparecían coágulos de sangre en los cuerpos que morían con COVID-19, pero no en la medida en que aparecen ahora desde que las inyecciones se administraron ampliamente.

Por su parte, Cary D. Watkins, que tiene más de 50 años de experiencia como director de funerarias y embalsamador, corroboró las observaciones de Hirschman, al igual que Anna Foster, embalsamadora de Missouri con 11 años de experiencia.

Foster reveló en una entrevista que un sorprendente 93 % de sus últimos 30 casos murieron debido a coágulos de sangre inusuales que superaron por completo los sistemas vasculares de las víctimas. Esto seguro suena como daño de proteína de pico inducido por pinchazos que para muchos resulta en la muerte.

Los cadáveres completamente vacunados contienen coágulos de sangre “blancos, fibrosos, parecidos a gusanos”, según lo visto en las funerarias.

Mientras que, en Inglaterra, el director de la funeraria John O’Looney dijo que está viendo un aumento masivo en las muertes por trombosis.

En una entrevista, O’Looney reveló que no es solo “un aumento de dos o tres veces, es un aumento de alrededor de 500 o 600 por ciento”.

“Tengo médicos y policías llamándome, enfermeras llamándome, todos diciendo lo mismo. Es una mentira total”, se le cita diciendo.

“En nuestros medios, están diciendo que los hospitales están llenos de personas que no están vacunadas. Eso es una fabricación total. Es el polo opuesto. Nueve de cada 10 pacientes allí, llenos de coágulos de sangre, son los vacunados. Lo he escuchado de tantos profesionales que he perdido la cuenta. Entonces, ya sea que elija creerlo o no, no lo empeora. Esa es la verdad. Esa es la realidad. Puedes llevar un caballo al agua, pero no puedes obligarlo a beber”, señaló.

Al principio, O’Looney no estaba seguro de si debía presentarse. Al igual que otros en su campo que están viendo lo mismo, O’Looney reconoce que los gobiernos y los medios de comunicación están promoviendo una narrativa pro-jab, y que cualquier cosa que se oponga será ridiculizada y ridiculizar a las funerarias.

En el peor de los casos, O’Looney y los demás podrían perder sus trabajos por decir la verdad. Pero es un riesgo que finalmente decidieron que era mejor tomar en interés de la salud pública.

Kirsch en su Substack escribió “básicamente tiene que ser un producto inyectable novedoso, utilizado por primera vez en 2021 que produce coágulos de sangre y se inyecta en más del 50 por ciento de la población, solo hay un medicamento que se ajusta a esa factura: las vacunas COVID-19”.

Parece ser que algunos lotes de inyecciones son más tóxicos que otros, lo que explicaría por qué algunas personas que recibieron las inyecciones parecen estar bien mientras que otras sufren o mueren.

Aquellos que obtienen lo peor pueden terminar con coágulos de sangre largos que se transforman en abominaciones blancas y fibrosas “como gusanos”, reveló Kirsch.

“Esa cosa blanca y fibrosa simplemente no es normal”, le dijo Kirsch a la Dra. Jane Ruby. “Normalmente, un coágulo de sangre es suave, es sangre coagulada, pero si lo aprietas, lo tocas o tratas de recogerlo, generalmente se deshace. Pero este material blanco y fibroso es bastante fuerte. No sé cómo alguien puede vivir con esto dentro de él”.



tierrapura