https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Siguen mirando para otro lado Kicillof visitó la Isla Martín García pero omitió hablar sobre los desalojos por “estar vacacionando”

 Este sábado los dueños de Panadería Rocío se cruzaron con Axel Kicillof y su custodia prometió que el mandatario se pondría en contacto con los vecinos. Mientras tanto, la familia padece las complicaciones del caso.


Los propietarios de Panadería Rocío, ubicada en la Isla Martín García, resisten al desalojo del gobierno provincial. En este marco, este sábado vieron como el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, pasó por la puerta de la casa en la que viven e intentaron dialogar con él, pero la custodia se los impidió prometiéndoles que el mandatario se pondría en contacto, lo que hasta la fecha no ha ocurrido.

“En este momento está vigente una medida cautelar que indica que las condiciones para la panadería tienen que ser las mismas que antes de recibir las cartas documento intimando a mis padres a abandonar la isla y la panadería”, contó a este medio Rocío Sánchez, hija de los dueños, días atrás.

En este marco, tras cruzarse con el gobernador, Sánchez contó a REALPOLITIK que actualmente siguen “esperando un contacto del gobierno provincial”. Asimismo, la mujer dijo: “Han quedado en contactarnos para recomponer la situación, pero eso nunca pasó ni respondieron más llamados ni mensajes. Esperamos que esta vez se contacten”.

La mujer aseguró que desde provincia “quieren que nos vayamos, no sabemos por qué actúan así ni con qué fin”. Además, sostuvo que hay otros damnificados y que están muy disconformes con la actual gestión: habrían recibido maltratos, represalias y distintos tipos de amenazas pero por ahora decidieron no hacerlo público.

Cabe destacar que, en la panadería, que abastece con pan a toda la isla, trabajan cuatro personas. “Se fundó en 1913 y, después de haber estado cerrada por casi veinte años, la restauramos y volvimos a poner en funcionamiento, y conservamos el horno a leña que estaba casi derrumbado por el desuso”, destacó Sánchez.

COMPLICACIONES

“Mientras mi pareja y yo que trabajamos en la panadería, pagamos el pasaje turista, mis padres a veces sorpresivamente deben pagarlo o no pueden subir a la lancha, trasladamos como podemos la leña en pequeñas cantidades y hasta usamos el horno doméstico, y contamos con muchas personas de la isla que nos hacen llegar información importante porque nos sacaron del grupo de WhatsApp en el que se informan cuestiones turísticas, de viaje, de abastecimiento de la comunidad, de salud”, relató la mujer.

Este año hubo una feria que organizó el gobierno provincial para promocionar los productos de la isla y Panadería Rocío no fue invitada. Los dueños del local aseguran que la situación en contra del proyecto familiar comenzó la gestión en 2019, pero con el correr del tiempo se fue volviendo más hostil


(www.REALPOLITIK.com.ar)