https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se presentan daños en el corazón de adolescentes meses después de la segunda dosis de Pfizer, revela informe

 Un nuevo estudio revisado por expertos muestra que más de dos tercios de los adolescentes con miopericarditis relacionada con la vacuna COVID-19 presentaban anomalías cardíacas persistentes meses después de su diagnóstico inicial, lo que causa preocupación por los posibles efectos a largo plazo y contradice las afirmaciones de las autoridades sanitarias de que la afección sea "leve".


Fuente: childrenshealthdefense.org

Un nuevo estudio revisado por expertos muestra que más de dos tercios de los adolescentes con miopericarditis relacionada con la vacuna COVID-19 presentaban anomalías cardíacas persistentes meses después de su diagnóstico inicial, lo que plantea la preocupación por los posibles efectos a largo plazo.

Los hallazgos, publicados el 25 de marzo en el “Journal of Pediatrics”, desafían la posición de las agencias sanitarias estadounidenses, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que afirman que la inflamación del corazón asociada a las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna es “leve”.

Los investigadores del Hospital Infantil de Seattle revisaron los casos de pacientes menores de 18 años que acudieron al hospital con dolor torácico y un nivel elevado de troponina sérica entre el 1 de abril de 2021 y el 7 de enero de 2022, dentro de la semana en que recibieron una segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

Aunque 35 pacientes cumplían los criterios, 19 fueron excluidos por diversas razones. Las imágenes de resonancia magnética cardíaca (IRM) de los 16 pacientes restantes se realizaron entre tres y ocho meses después de su primer examen. Las resonancias magnéticas mostraron que 11 tenían realce tardío de gadolinio (“late gadolinium enhancement”, LGE por sus siglas en inglés) persistente, aunque los niveles eran más bajos que en los meses anteriores.

Según el estudio, “la presencia de LGE es un indicador de lesión cardíaca y fibrosis y se ha asociado fuertemente con un peor pronóstico en pacientes con miocarditis aguda clásica.”

En un metanálisis de ocho estudios, se encontró que el LGE era un factor predictivo de la muerte por cualquier causa, la muerte cardiovascular, el trasplante cardíaco, la rehospitalización, la miocarditis aguda recurrente y la necesidad de soporte circulatorio mecánico.

Del mismo modo, un meta-análisis de 11 estudios descubrió que “la presencia y la extensión del LGE es un predictor significativo de resultados cardíacos adversos”.

Los investigadores afirmaron que, aunque los síntomas “eran transitorios y la mayoría de los pacientes parecían responder al tratamiento”, el análisis mostró una “persistencia de los hallazgos anormales”.

Los resultados “suscitan preocupación por los posibles efectos a largo plazo”, escribieron los investigadores, y añadieron que planean repetir las imágenes un año después de la vacuna para evaluar si las anomalías se han resuelto.

“El artículo proporciona más pruebas de que la miocarditis en adolescentes que resulta de las vacunas COVID-19 es muy grave”, dijo el Dr. Madhava Setty, editor científico principal de “The Defender”.

“Todos los pacientes tenían niveles de troponina sérica significativamente elevados, indicativos de daño cardíaco. Y el LGE, que es indicativo de un mal resultado, estaba presente en más de dos tercios de los niños”.

El estudio afirmaba: “Todos los pacientes tenían niveles elevados de troponina sérica (mediana de 9,15 ng/mL, rango 0,65-18,5, normal < 0,05 ng/mL)”.

“Estos jóvenes pacientes tenían un nivel medio de troponina de 9,15, lo cual es más de 20 veces superior a los niveles encontrados en personas que sufren infartos”, dijo Setty.

Comentando el estudio, el Dr. Marty Makary, cirujano e investigador de normativas públicas de la Universidad Johns Hopkins, tuiteó “Los CDC tienen el deber cívico de estudiar rigurosamente los efectos a largo plazo de la miocarditis inducida por la vacuna.”

Los CDC tienen el deber cívico de estudiar rigurosamente los efectos a largo plazo de la miocarditis inducida por la vacuna. Un nuevo estudio de seguimiento de 3 a 8 meses después de la miocarditis muestra la anomalía cardíaca por resonancia magnética del realce tardío del gadolinio que se observa en el 63% de los niños. Merece un estudio más profundo. https://t.co/klPVsnqrkc

– Marty Makary MD, MPH (@MartyMakary) 27 de marzo de 2022

El Dr. Anish Koka, cardiólogo, dijo a “The Epoch Times” que el estudio sugiere que entre el 60% y el 70% de los adolescentes que contraen miocarditis por una vacuna COVID pueden quedar con una cicatriz en el corazón.

“Ciertamente, los niños que tuvieron un dolor en el pecho lo suficientemente severo como para merecer la búsqueda de atención médica necesitan al menos asegurarse de que obtienen una resonancia magnética de seguimiento”, dijo Koka, y agregó que los hallazgos “deben tener claras implicaciones para el debate en torno a las vacunas, especialmente para los adolescentes masculinos de alto riesgo … y definitivamente respecto a los mandatos de vacunación.”

Tanto las vacunas COVID de Pfizer como las de Moderna se han relacionado con varias formas de inflamación del corazón, como la miocarditis y la pericarditis.

La miocarditis, o inflamación del corazón, es una enfermedad grave que acorta la vida. Era prácticamente desconocido entre los jóvenes hasta que se convirtió en un efecto secundario reconocido de las vacunas COVID de ARNm, especialmente en niños y hombres jóvenes.

La pericarditis es la inflamación del pericardio, una estructura en forma de saco con dos capas de tejido que rodea el corazón para mantenerlo en su sitio y ayudarlo a funcionar.

Según los CDC, el grupo de mayor riesgo es el de los varones de 16 y 17 años, que han registrado tasas de 69 por millón después de la segunda dosis de la vacuna COVID de Pfizer, aunque es probable que esa cifra esté infradeclarada.

En la presentación de los CDC también se informó de que en las evaluaciones de seguimiento a los tres meses, menos de un tercio de los adolescentes de 12 a 17 años que sufrieron miocarditis inducida por la vacuna (informada en “Vaccine Safety DataLink”) se habían recuperado completamente.

La tasa de 69 por millón que utilizan los CDC para determinar la incidencia de la miocarditis en jóvenes de 16 y 17 años procede del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS), una base de datos del gobierno estadounidense que recibe informes sobre efectos adversos de las vacunas.

Una de las mayores limitaciones de los sistemas de vigilancia pasiva, como el VAERS, es que el sistema “sólo recibe informes de una pequeña parte de los acontecimientos adversos”, según el sitio web del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Un estudio reciente de Hong Kong sugiere que la incidencia de mio/pericarditis después de dos dosis de la vacuna Comirnaty de Pfizer fue de 37 en 100.000 (370 por millón).

Esta incidencia coincide casi exactamente con los resultados de un estudio que utilizó el sistema Vaccine Safety DataLink, que mostró que 37,7 jóvenes de 12 a 17 años por cada 100.000 sufrieron mio/pericarditis después de su segunda dosis de la vacuna.

Esto indica una tasa de incidencia que es casi seis veces mayor que la tasa de 69 por millón comunicada por los CDC.

En un estudio previo de Kaiser Permanente, la incidencia de la miocarditis en los varones de 18 a 24 años después de la vacunación fue incluso mayor: 537 por millón, es decir, 7,7 veces más que las estadísticas comunicadas por los CDC.

Los daños cardíacos “leves” no existen

Un artículo publicado el 14 de enero en “Circulation” resume la evolución clínica de 139 pacientes jóvenes de entre 12 y 20 años que fueron hospitalizados por miocarditis tras la vacunación con COVID.

De esos pacientes, el 19% fueron trasladados a cuidados intensivos, dos necesitaron infusiones de potentes fármacos intravenosos utilizados para elevar la presión arterial en estado crítico y todos los pacientes tenían un nivel elevado de troponina.

La troponina es una enzima específica de los miocitos cardíacos. Los niveles superiores a 0,4 ng/ml son muy indicativos de daños en el corazón.

El documento concluye: “La mayoría de los casos de sospecha de miocarditis por la vacuna COVID-19 que se producen en personas <21 años tienen un curso clínico leve con una rápida resolución de los síntomas.”

“Suponemos [un ‘curso clínico leve’] se refiere al 81% que no fue a la UCI o al hecho de que ninguno murió o requirió ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea, un medio desesperado para mantener el cuerpo oxigenado cuando el corazón o los pulmones de un paciente han fallado por completo)”, escribieron Setty y Josh Mitteldorf, doctor en física teórica, en un artículo que analiza el artículo de “Circulation”.

“¿Cuándo una enfermedad que tiene un “curso clínico leve” requiere hospitalización con una duración media de dos días?”, se preguntaron. “¿Cómo se sabe si los síntomas se resuelven rápidamente?”

“No sabemos lo que les hará a los chicos jóvenes a largo plazo, especialmente porque todos los pacientes tenían algún daño en el corazón, como lo demuestran los niveles de troponina significativamente anormales”, escribieron Setty y Mitteldorf. “Y no entendemos del todo el mecanismo por el que las vacunas causan la miocarditis”.



tierrapura