https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

664 informes de miocarditis en niños de 5 a 17 años después de las inyecciones de COVID, según datos del VAERS

 Los datos del VAERS publicados el viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades incluyeron un total de 1.195.396 informes de eventos adversos de todos los grupos de edad después de las vacunas COVID, incluyendo 26.059 muertes y 211.584 lesiones graves entre el 14 de diciembre de 2020 y el 18 de marzo de 2022.


Fuente: The Defender

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han publicado hoy nuevos datos que muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 18 de marzo de 2022 se enviaron al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) un total de 1.195.396 informes de eventos adversos tras las vacunas COVID-19. El VAERS es el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos.

Los datos incluían un total de 26.059 notificaciones de muertes -un aumento de 418 con respecto a la semana anterior- y 211.584 notificaciones de lesiones graves, incluidas las muertes, durante el mismo periodo de tiempo -un aumento de 3.375 en comparación con la semana anterior-.

Excluyendo las “notificaciones extranjeras” al VAERS, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 18 de marzo de 2022 se notificaron en Estados Unidos 795.783 eventos adversos, incluyendo 11.943 muertes y 77.404 lesiones graves.

Los informes extranjeros son informes que las filiales extranjeras envían a los fabricantes de vacunas de Estados Unidos. De acuerdo con la normativa de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés), si se notifica a un fabricante un informe de un caso extranjero que describa un suceso que sea grave y que no aparezca en el etiquetado del producto, el fabricante está obligado a presentar el informe a VAERS.

De las 11.943 muertes en Estados Unidos notificadas hasta el 18 de marzo, el 17% se produjeron en las 24 horas siguientes a la vacunación, el 21% en las 48 horas siguientes a la vacunación y el 59% en personas que experimentaron un inicio de síntomas en las 48 horas siguientes a la vacunación.

En Estados Unidos se habían administrado 558 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 18 de marzo, de las cuales 329 millones corresponden a Pfizer, 210 millones a Moderna y 19 millones a Johnson & Johnson (J&J).

Todos los viernes, el VAERS publica los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada. Los informes enviados a VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal.

Históricamente, se ha demostrado que VAERS sólo recibe informes del 1% de los efectos adversos reales de las vacunas.

Los datos del VAERS de Estados Unidos del 14 de diciembre de 2020 al 18 de marzo de 2022 para niños de 5 a 11 años muestran:

  • 16 informes de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón). Los CDC utilizan una definición restringida de caso de “miocarditis”, que excluye los casos de paro cardíaco, accidentes cerebrovasculares isquémicos y muertes por problemas cardíacos que se producen antes de tener la oportunidad de acudir al servicio de urgencias.
  • 36 informes sobre trastornos de coagulación de la sangre.

Los datos del VAERS de EE.UU. del 14 de diciembre de 2020 al 18 de marzo de 2022 para niños de 12 a 17 años muestran:

“Suicidio repentino una semana después de la vacuna. El paciente era un niño perfectamente feliz. Después de la vacuna, se sentía mucho más cansado y dolorido y perdió el interés por hacer sus deportes. Una semana después, sin previo aviso, se ahorcó”.

  • 68 informes de anafilaxia entre jóvenes de 12 a 17 años en los que la reacción puso en peligro la vida, requirió tratamiento o provocó la muerte, y el 96% de los casos se atribuyeron a la vacuna de Pfizer.
  • 648 informes de miocarditis y pericarditis, con 636 casos atribuidos a la vacuna de Pfizer.
  • 163 informes de trastornos de coagulación de la sangre, con todos los casos atribuidos a Pfizer.

Los datos del VAERS de Estados Unidos del 14 de diciembre de 2020 al 18 de marzo de 2022, para todos los grupos de edad combinados, muestran:

Una madre pide más estudios sobre la vacuna después de que su hijo de 12 años sufra una pericarditis grave

Una madre australiana pide que se realicen estudios a largo plazo sobre las vacunas COVID de ARNm y que se mejore el asesoramiento a los padres, después de que su hijo de 12 años fuera hospitalizado por pericarditis pocas horas después de recibir la vacuna Moderna.

La madre, a la que los medios de comunicación sólo se refieren como “Nat”, vacunó a su hijo a pesar de tener dudas sobre los riesgos para la salud a largo plazo porque creía que estaba haciendo lo correcto. Pero a las siete horas de haber sido vacunado, su hijo no podía sentarse o tumbarse sin un fuerte dolor en el pecho y se quejaba de dificultades respiratorias.

Los médicos de urgencias confirmaron que el hijo de Nat tenía pericarditis, una enfermedad caracterizada por la inflamación de la membrana que rodea el corazón.

Nat dijo que estaba enfadada porque tenía dudas sobre si ponerle la vacuna, pero aun así decidió vacunarlo de todos modos. Ahora, quiere que el gobierno federal presente una mejor información a los padres sobre los riesgos de las vacunas COVID para ayudarles a tomar una decisión más informada sobre si deben vacunar a sus hijos.

Los CDC eliminan decenas de miles de muertes atribuidas “accidentalmente” al COVID

El 15 de marzo, los CDC eliminaron de su sitio web de seguimiento de datos decenas de miles de muertes atribuidas al COVID, incluida casi una cuarta parte de las muertes atribuidas a niños. Los CDC dijeron que hicieron ajustes a los datos de mortalidad porque el algoritmo de su sitio web estaba “contando accidentalmente muertes que no estaban relacionadas con el COVID-19”.

Antes del ajuste del 15 de marzo, los CDC informaron de 851.000 muertes por COVID, incluidas 1.755 muertes pediátricas. Tras el cambio, las muertes relacionadas con el COVID se redujeron a 780.000.

El cambio supuso la eliminación de 72.277 muertes notificadas anteriormente en 26 estados, incluidas 416 muertes pediátricas, lo que supone una reducción del 24%, hasta 1.341, según la agencia.

Según “The Guardian”, el error surgió de dos preguntas que los CDC hacen a los estados cuando informan de las muertes por COVID. En un campo de datos se pregunta si la persona murió “por enfermedad/complicaciones de la enfermedad”, y en el campo de al lado se pide la fecha de la muerte.

Si la respuesta es “sí”, hay que indicar la fecha de fallecimiento. Pero si un encuestado incluía la fecha de la muerte pero ponía “no” o “desconocido” en el otro campo, el sistema de los CDC asumía que la respuesta era un error y cambiaba la respuesta a “sí”. Esto dio lugar a un sobreconteo de las muertes por COVID en el desglose demográfico.

La agencia dijo que, una vez descubierto el problema, lo corrigió, pero se desconoce desde cuándo se notificaron las muertes inexactas por COVID.

Las estadísticas de COVID de los CDC, utilizadas para justificar qué grupos de edad deben recibir las vacunas, fueron utilizadas por las agencias sanitarias estadounidenses para apoyar la autorización de la vacuna COVID de Pfizer para niños de 5 a 11 años.

Moderna solicitará la autorización de la vacuna COVID para niños de 5 a 11 años

El 23 de marzo, Moderna anunció sus planes de solicitar la Autorización de Uso de Emergencia (“Emergency Use Authorization”, EUA por sus siglas en inglés) para su vacuna pediátrica contra la COVID, citando datos preliminares que mostraban que el régimen de dos dosis era seguro para los niños menores de 6 años, pero podría no ser eficaz para reducir la COVID grave.

La empresa publicó resultados parciales de sus dos ensayos clínicos pediátricos en 6.900 niños que mostraban que las inyecciones de ARNm sólo eran eficaces en un 44% para prevenir la infección sintomática en niños de 6 meses a 2 años, y sólo en un 37% en niños de 2 a 5 años.

Las directrices de la FDA para los productos con EUA estipulan que el producto debe mostrar una eficacia del 50%.

La empresa dijo que la mayoría de los casos de COVID observados fueron leves y no se registraron enfermedades graves, hospitalizaciones o muertes entre ninguno de los niños que participaron en el ensayo, lo que hace imposible detectar el efecto protector de la vacuna contra los peores resultados.

Moderna no informó de los tipos de efectos secundarios, salvo los datos sobre los niños que experimentaron fiebre. La empresa dijo que alrededor del 15% de los niños tenían fiebre superior a los 100,4 grados (38ºC), y 1 de cada 500 experimentó una fiebre superior a los 104 grados (40ºC).

Sin embargo, los datos muestran que la vacuna puede no ser eficaz para reducir la gravedad del COVID en los niños, los cuales constituyen sólo un pequeño porcentaje de las infecciones por SARS-CoV-2, y la mayoría de los casos son asintomáticos y leves.

La cuarta inyección de COVID ofrece poca protección contra la infección

Un pequeño estudio realizado por investigadores del Centro Médico de Sheba (Israel) descubrió que la eficacia de una cuarta dosis de las vacunas COVID de Pfizer y Moderna sólo daba lugar a una protección marginal frente a la infección por el SRAS-CoV-2.

Según el estudio, publicado en “The New England Journal of Medicine”, una cuarta dosis de Pfizer mostró una eficacia del 30% en la prevención de la infección y la cuarta dosis de Moderna sólo del 11%.

Los autores del estudio afirmaron que una cuarta dosis proporcionaba una “protección moderada contra la infección sintomática” (Pfizer = 43%; Moderna = 31%), definiendo la infección sintomática como una fiebre que duraba más o menos de 48 horas. Otros síntomas sistémicos fueron fatiga, mialgia y dolor de cabeza.

Sin embargo, estas cifras de eficacia no alcanzan el umbral del 50% exigido por la FDA para los productos con EUA en Estados Unidos.

Alrededor del 25,2% de los receptores de la cuarta dosis experimentaron reacciones locales de moderadas a graves y el 6,5% tuvieron reacciones sistémicas de moderadas a graves a una segunda dosis de refuerzo, mientras que la mayoría de todos los casos de COVID en los participantes fueron asintomáticos o tuvieron síntomas insignificantes.




tierrapura