https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Son más caras las Nubes públicas? Refutando el mito


 

 

Por Octavio Duré, Director de Ingeniería de Software VMware para región SOLA

 

                           

Hashicorp dio a conocer un interesante informe acerca del estado de la adopción de nubes públicas, en las múltiples dimensiones involucradas en tal proceso. Sobresale la respuesta a cuáles son los principales inhibidores a la hora de avanzar en este proceso de adopción:

 

 

Graphical user interface, application

Description automatically generated

 

 

 

VMware ha atacado tempranamente todos estos puntos, a través de su propuesta de VMware Cloud, que permite ejecutar (migrando transparentemente desde nuestro on-premise) las cargas de trabajo VMware, a la infraestructura de cualquier proveedor de nube pública:

 

 

Graphical user interface, application, Teams

Description automatically generated

 

 

De esta manera, aplicamos los mismos esquemas de seguridad, los mismos skills y recursos humanos, eliminando la complejidad a través de una operación homogénea, sin importar sobre qué nube ejecutemos nuestras aplicaciones y cargas de trabajo. Sin embargo, perdura el mito de que esa estrategia podría ser más cara que el uso de nubes de manera nativa, algo que podemos refutar a través de un cálculo sencillo y basado en información pública.

 

 

El cálculo de precio y ahorro se realiza teniendo en cuenta el número y tamaño de las máquinas virtuales, memoria requerida, el costo de almacenamiento, del soporte y del tráfico; y es claro que, a partir de cierto volumen, VMware entrega ahorros significativos. Los siguientes son ejercicios realizados en conjunto con los proveedores de nube pública (que también se ven beneficiados con mayor volumen de carga ejecutando más rápidamente en su infraestructura ya que la migración es casi automática) y clientes de la región:

 

 

Graphical user interface, application

Description automatically generated

 

 

Y a todo esto le agregamos el siguiente beneficio: se evita el tiempo de adaptación de aplicaciones (replatform) que al final del camino, y luego de horas de inversión, nos devuelve la misma funcionalidad sólo que con un modelo de consumo/costeo distinto. Podemos hacer la analogía con lo que sucedió cuando virtualizamos los servidores ( las redes, y el almacenamiento) en nuestros Centros de Datos: pasamos a utilizar el hardware de la manera más eficiente. Lo mismo ocurre en las nubes públicas, podemos usar sus recursos con mayor eficiencia a través de la virtualización con VMware.

           

En conclusión, una carga ejecutando sobre VMware puede migrarse fácilmente de una nube a otra, o de una nube a nuestro propio centro de datos o EDGE; y el valor de esa puerta de salida es, sin dudas, mayúsculo.