EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El peor inicio de año: hipotecados UVA enfrentan deudas triplicadas y las cuotas de febrero duplicarán su valor

 El Gobierno busca instalar que se trata de un "problema" entre privados y mantiene el sistema. Los montos a abonar por 105.000 familias, por las nubes


"Estamos preocupados por la situación de ellos. Estamos buscando una solución. Durante la pandemia los ayudamos todo lo que pudimos. (Tenemos que) ver cómo podemos resolver un problema. En aquel momento recomendamos no ingresar en ese plan, algunos quisieron entrar, no escucharon. Y eso se convirtió en un problema".

El textual pertenece al presidente Alberto Fernández quien, a fines de diciembre, volvió a exponer la posición del Gobierno ante el drama que atraviesan más de 105.000 familias: el oficialismo considera que la toma del crédito es pura responsabilidad de los particulares. Y busca instalar que los tomadores del crédito no debieron confiar en una herramienta promovida por el mismo Estado en tiempos del macrismo.

En otras palabras, el Gobierno sigue desentendiéndose del problema que enfrentan miles de familias y continúa sin promover soluciones reales. Reduce el escenario de endeudamiento generado por una política pública a un mero acuerdo entre privados.

Mientras tanto, los montos que abonan los endeudados siguen subiendo por ascensor: desde Hipotecados UVA indicaron a iProfesional que las cuotas de febrero acumularán un monto por encima del 100 por ciento versus el mismo mes pero de 2021.

También, que la deuda total que afrontan la mayoría de las familias ya triplicó el valor de la suma solicitada al tomar el crédito. "Para los hipotecados no hay buenos augurios. La posición del Gobierno es de negación frente al problema que atraviesan las familias. Estamos acorralados y somos empujados a judicializar cada situación", dijo a este medio una referente de la organización.

"Los incrementos de cuotas que vienen serán del 100 por ciento y un poco más también. Hay familias que no pueden más", añadió. Ocurren situaciones como la de Gastón Rinaldoni, hipotecado de Mendoza, quien hace un año abonada 29.000 pesos de cuota y a partir de febrero deberá desembolsar más de 60.000.

"Desde febrero de 2021 estamos pagando, además de las cuotas, todo lo que no pagamos en ese lapso de la medida de emergencia. Por lo tanto, no fue un beneficio, sino que le estamos devolviendo todo junto al Banco y claramente eso está afectando en nuestra calidad de vida porque nos ajustamos en otros aspectos para evitar la morosidad", declaró recientemente, haciendo alusión al descongelamiento de las cuotas habilitado por Fernández en enero del año pasado.

En este y otros casos, la deuda ya se triplicó. La familia del hipotecado mencionado pidió 2 millones de pesos: ahora debe 7 millones.

A la par de procesos de ejecución que ya superan los 500 casos, persiste la voluntad del Gobierno de no desactivar el sistema de indexación atado al índice inflacionario que rige para los UVA. La oposición política, en tanto, mantiene el silencio ante el reclamo de los afectados.

El descongelamiento activado por el Gobierno durante 2021 disparó los montos a abonar por los endeudados.
El descongelamiento activado por el Gobierno en 2021 disparó los montos a abonar por los endeudados.

A esta altura del desastre en los bolsillos, los hipotecados entienden a los créditos UVA como una "cuasi moneda" regulada por el Banco Central que, sobre todo en este último tiempo, se ha vuelta "un instrumento financiero que garantiza que los especuladores no pierdan contra la inflación, al tiempo que asegura a los bancos ganancias extraordinarias a costa de las familias trabajadoras".

"Las más de 100.000 familias que cargamos esta pesada mochila nos debatimos diariamente entre pagar la cuota o afrontar otras obligaciones. La morosidad no deja de crecer, pese a que el Gobierno insiste en que la mora es baja debido a que se niega a blanquear y contabilizar a aquellos que difirieron cuotas al final del crédito, casos protegidos por cautelares y demás", comentaron desde Hipotecados UVA en un comunicado reciente.

Fallos a favor

La Justicia, aunque sin la celeridad que demandan los tomadores de los créditos, empezó a pronunciarse a favor de los endeudados. Así, en el último tramo de diciembre la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso-administrativo y Tributario y de Relaciones de Consumo porteña ordenó a un banco que adecue el valor de la cuota del préstamo hipotecario a un valor que no exceda el 35 por ciento de los ingresos del consumidor.

Consideró que el actor "se encontraría comprendido en de la categoría consumidor hipervulnerable, siendo éste aquel consumidor que, a la vulnerabilidad que presenta como tal, se suma otra circunstancia de vulnerabilidad como la condición de persona con discapacidad".

Los jueces alertaron también sobre la "desproporción entre el monto de la cuota del préstamo hipotecario y los ingresos del consumidor que implicaría, en este estado liminar, un incumplimiento a la normativa aplicable".

"En efecto, la totalidad de los ingresos del actor sólo alcanzarían para pagar aproximadamente setenta y tres por ciento (73%) de la cuota adeudada", concluyeron.

Suman más de 500 las ejecuciones vigentes por la imposibilidad de pago de las familias.
Suman más de 500 las ejecuciones vigentes por la imposibilidad de pago de las familias.

También en diciembre, el Juzgado Civil y Comercial N° 15 de Mar del Plata falló a favor de un tomador de crédito UVA y ordenó un "reajuste del contrato" celebrado entre el consumidor y el Banco Provincia.

El fallo, que lleva la firma del juez Héctor Fabián Casas, dispone un reajuste que "alcanzará a la totalidad de las cuotas de mutuo (48)", sin perjuicio del pago cancelatorio por parte del tomador.

Al mismo tiempo, dispuso se efectúe "el cálculo de cada unidad de valor adquisitivo, considerando CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) como componente de tal unidad de la siguiente manera: tomando el punto medio entre la proyección de inflación y la inflación efectivamente acaecida en cada período; debiendo adicionar por fuera de dicho valor el interés del 8% pactado en el contrato de mutuo".



iprofesional