https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Críticas de la oposición a la asunción de Alberto Fernández al frente de la Celac: “Pone la defensa de la democracia en un segundo plano”

 Cuestionaron el gesto político en un organismo que excluye a EE.UU. e incluye a Cuba, Venezuela y Nicaragua. 

A horas de que Argentina asuma la presidencia de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe (Celac), dirigentes de la oposición cuestionaron al Gobierno de Alberto Fernández por liderar un organismo en el que se encuentran Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Después de las reuniones bilaterales que realiza el canciller Santiago Cafiero, Miguel Pichetto, Cristian Ritondo y el ex embajador argentino en Israel Mariano Caucino criticaron el desembarco argentino en lo más alto de un organismo regional que no tiene en sus filas a Estados Unidos y que, en cambio, sí cuenta con la presencia de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

"En su desesperación por conseguir un triunfo diplomático en la CELAC, el Gobierno Nacional compromete el prestigio acumulado por la Argentina desde 1983 en materia de DDHH al hacer concesiones a las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela", escribió Pichetto, ex candidato a vicepresidente nacional y actual Auditor General de la Nación.

En tanto, Cristian Ritondo marcó diferencias entre la gestión de relaciones exteriores del Frente de Todos y la del gobierno de Mauricio Macri.

"Pasamos de presidir el G20 y acordar con la Unión Europea a pagarle el pasaje a 8 diplomáticos del Caribe para que Alberto presida la CELAC para defender a Cuba, Venezuela y Nicaragua. No solo la moneda se devalúa, también la presidencia", remarcó el jefe del PRO en Diputados.

Desde el larretismo se manifestó Fernando Straface, secretario General y de Relaciones Internacionales del Gobierno de la Ciudad.

"El Gobierno nacional pone la defensa de la democracia en segundo plano con tal de reunir apoyo para la presidencia pro tempore Celac. Me refiero a la invitación de Cuba, Nicaragua y Venezuela", señaló Straface a Clarín.

Y profundizó sobre la ausencia de Estados Unidos en la CELAC y el contexto de duras negociaciones entre Argentina y el Fondo Monetario.

"El Gobierno cree que no condenar Venezuela o Nicaragua es inocuo para el apoyo de Estados Unidos en el FMI. Una mirada más completa y sofisticada de las relaciones con Estados Unidos entendería que el apoyo excepcional se logra cuando las coordenadas estructurales del vínculo estratégico (la defensa de la democracia, por ejemplo) están claras", añadió el funcionario porteño.

Por su parte, Mariano Caucino, ex embajador argentino en Israel, aseguró que la llegada de Argentina al puesto más alto del organismo "traerá más costos que beneficios".

"La presidencia pro tempore CELAC traerá más costos que beneficios para Argentina. Nos enfrenta con EEUU, Canadá y Brasil (país que se retiró de la CELAC hace dos años) y nos complica en la defensa a las dictaduras violadoras de DDHH Cuba, Nicaragua y Venezuela", apuntó Caucino, representante diplomático en Israel entre 2017 y 2019.

Por otra parte, indicó que el Gobierno lleva adelante una política "totalmente contradictoria al intentar liderar un foro regional creado a los efectos de excluir del sistema interamericano a los Estados Unidos y simultáneamente pretender que Washington nos asista en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

Caucino advirtió que "el gobierno argentino va a utilizar la plataforma de la CELAC para avalar las dictaduras de los Castro-Díaz Canel, los Chávez-Maduro y los Ortega-Murillo".

Otro que se pronunció fue el diputado nacional Gerardo Milman"El verdadero motivo por el cual Alberto Fernández quiere presidir la CELAC, deja en claro la aproximación que tiene con China y la ruptura con EE.UU. Se trata de un marcado alineamiento internacional", subrayó Milman.

También lo hizo Juan Carlos Romero, senador nacional por Salta: "El Gobierno Nacional está a punto de rifar el prestigio acumulado por la Argentina desde 1983 en DDHH a cambio de lograr el aval de las dictaduras Cuba, Venezuela y Nicaragua para lograr presidencia".

El Foro Argentino para el Restablecimiento de la Democracia en Venezuela (FARDEV) repudió la presencia de representantes cubanos, nicaragüenses y venezolanos en el país y exhortó a Alberto Fernández a denunciar "las atrocidades" que se cometen en esos regímenes.

"Manifestamos nuestro más enérgico repudio a la presencia de los representantes de los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua en la celebración de la cumbre de la CELAC", comienza el comunicado de FARDEV.

Califican al episodio como "una mancha para la historia de la Argentina, un país que ha levantado las banderas de la democracia y los derechos humanos, pero que hoy mantiene relaciones con las tres dictaduras de la región".

También afirma que se trata de un alejamiento "de los valores democráticos y de los países libres del mundo, para abrazarnos a aquellos que han hecho de la violación a los derechos humanos una política de Estado en sus territorios".

El pronunciamiento de FARDEV está firmado por los legisladores Karina Banfi, Alfredo Cornejo, Maximiliano Ferraro y Waldo Wolff, además de Patricia Bullrich (presidenta del PRO), referentes de derechos humanos como Graciela Fernández Meijide y los periodistas Alfredo Leuco y Marcelo Birmajer.

El argentino Santiago Canton, actual director de Peter D. Bell Rule of Law Program, Inter-American Dialogue, y experto analista en organismos internacionales y derechos humanos, también se sumó a las críticas.

"La primera medida del Gobierno Argentino como Presidente de la CELAC debe ser suspender a Nicaragua en base a la Declaración de Defensa de la Democracia aprobada por la misma CELAC en el 2011, que dice que se suspenderá al Estado en donde haya ruptura del Estado de derecho", escribió Canton.

Aún no hubo un pronunciamiento conjunto de la UCR.

El comunicado del PRO

Además de las manifestaciones personales de algunos de sus dirigentes, como Ritondo, el PRO sacó un duro comunicado en el que critica la llegada de la Argentina a la presidencia de la CELAC.

Destacan "la necesidad de que el Gobierno Nacional promueva, de acuerdo a la tradicional adhesión de la Argentina a los valores democráticos, la restauración y vigencia de la Democracia y los Derechos Humanos en todos los países del continente, tal como surge de las obligaciones de los Estados miembros del sistema interamericano".

El texto, que lleva la firma de Fulvio Pompeo (secretario de Relaciones Internacionales del partido que lidera Patricia Bullrich), reclama no pasar por alto la "sistemática vulneración de los derechos individuales y las libertades" que se padece en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

"Cuestionamos las concesiones que el Gobierno Nacional ha hecho o pueda realizar en pos de la obtención de votos y/o el evitar vetos frente a los abusos evidentes de las dictaduras de los países mencionados", afirma en otro pasaje.

Y concluye con su "inquebrantable compromiso" con la democracia y los derechos humanos, "así como también con el diálogo regional sustentado sobre estos valores para poder alcanzar un desarrollo de nuestras Naciones".

Más que un gesto simbólico

Este jueves, Santiago Cafiero inició una serie de reuniones bilaterales en las que se prepara el desembarco de la Argentina en la presidencia del organismo, que se concretará el viernes. Además, este jueves por la noche el mandatario argentino ofrecerá una cena de honor en el CCK a los cancilleres y jefes de delegación de 33 integrantes.

Se trata de un movimiento simbólico fuerte del gobierno del Frente de Todos, ya que la CELAC excluye a Estados Unidos, clave para las negociaciones con el FMI. En cambio, representa un acercamiento a Nicaragua, Venezuela y Cuba, miembros del organismo. Además, desde la entidad deben tratarse las violaciones a los derechos humanos denunciadas en esos tres países.

Además de Estados Unidos, Canadá y Brasil tampoco integran la CELAC. Fue Jair Bolsonaro, con quien la Argentina mantiene una tensa relación, el que retiró al país vecino del organismo.

La entidad no solo está marcada por la inclusión de Nicaragua, Venezuela y Cuba, sino que también avanza en un acuerdo con China sobre un amplio espectro, desde lo económico y comercial a lo tecnológico.

El uruguayo Luis Lacalle Pou y el paraguayo Mario Abdo Benítez son los principales referentes que, dentro de la CELAC, marcaron sus diferencias con los regímenes de Nicaragua, Cuba y Venezuela, al destacar que su participación en el organismo no significa un aval a las violaciones de derechos humanos.

En Nicaragua fue reelegido recientemente Daniel Ortega, en unas elecciones marcadas por la persecución política de los principales candidatos opositores. Lleva ya 15 años en el cargo.

Un poco más de tiempo acumula el chavismo en Venezuela, donde doblegó las instituciones democráticas: 25 años, entre la etapa de Hugo Chávez y la de Nicolás Maduro.

El castrismo, en tanto, acumula 63 años en la conducción de Cuba.