EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un viejo conocido de Argentina alerta sobre la burbuja global

 

Los grandes fondos siguen invirtiendo como si nada fuera a pasar y en todo caso los gobiernos irán en su ayuda. Singer duda.

El archienemigo número uno que tuvo la deuda argentina en default, Paul Elliott Singer, fundador y titular del hedge fund Elliott Investment Management (gestiona cerca de u$s50.000 millones) advirtió a los inversores que los mercados estaban asumiendo niveles de riesgo excesivos apostando a que los gobiernos iban a defender el precio de los activos.

Lo hizo a través de un artículo publicado en el influyente diario británico Financial Times. “Pese a la reciente preocupación por Ómicron, los precios de las acciones se mantienen en sus valoraciones más altas de la historia o cerca de ellas. Los precios de los bonos reflejan las tasas de interés más bajas de la historia y la inflación ha superado los límites de los últimos 20 años. En todo el mercado se están acumulando riesgos, muchos de ellos ocultos”, señaló. Pese a esto, “un número cada vez mayor de los mayores inversores del mundo están haciendo fila para asumir más riesgos, lo que podría tener consecuencias catastróficas para ellos”, sostuvo Singer, quien culpa de esto a la expansión monetaria y fiscal de bancos centrales y gobiernos del mundo desarrollado para luchar contra la crisis financiera de 2008 y, desde 2020, para mitigar el impacto de la pandemia.

Claro que Singer también culpa a los inversores y fondos que se guían por la performance del S&P500. Según Singer, los inversores institucionales se han visto tentados a sobreponderar sus carteras con respecto a las acciones, incluso a precios récord, por miedo a perderse ganancias extraordinarias. “La presión de compra creada por estas estrategias solo está impulsando los precios más altos y acumulando capital en activos de riesgo”. Por lo tanto, “los riesgos se encuentran en, o cerca de, los niveles más altos en la historia del mercado”.

Como ejemplo, la capitalización del mercado de acciones norteamericano supone el 280% del PIB, muy por encima del 190% “justo antes del colapso de la burbuja de las puntocom”, hace 20 años. En este escenario, Singer se pregunta qué pasará cuando se produzca “una caída sustancial del mercado de acciones y bonos”. Su primera respuesta es que las autoridades no permitirían una corrección sostenida. Algo que, en su opinión, es uno de los principales problemas actuales del mercado. “El conjunto actual de políticas monetarias y fiscales en el mundo desarrollado enmascaran y minimizan los riesgos, al tiempo que impiden que los precios de las acciones y los bonos desempeñen su indispensable función de señalización”, explicó.

Así, debido al apoyo de gobiernos y bancos centrales, “casi todas las estrategias de inversión han tenido éxito y se espera que lo sigan teniendo”, sobre todo las basadas en comprar activos de riesgo como las acciones o el bitcoin, con el máximo apalancamiento posible. Por ello Singer lanzó una señal de alerta: “La capacidad de los gobiernos para proteger los precios de los activos de otra recesión nunca ha estado más limitada” debido a la suba de la inflación, que llevó “al límite” la capacidad de las autoridades “para respaldar el precio de los activos”.



ambito