EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Trabajadores a la cola Contaduría: A base de nombramientos, Carlos Baleztena compra el silencio de APOC

 Desde que Carlos Baleztena asumió la contaduría General, la provincia de Buenos Aires dejó de lado la modalidad de concursos que se estaba llevando a cabo y comenzó a nombrar amigos a dedo. A cambio del silencio, el gremio APOC se convirtió en el socio principal.

Carlos Baleztena asumió la contaduría General en el 2018, año en que gobernaba María Eugenia Vidal y se estaba definiendo el último concurso legítimo del que se tiene recuerdo. Para entonces, había concursado el delegado de APOCEmilio González, quien ostentaba el cargo de jefe de departamento, sin haber pisado la contaduría, y pretendía el cargo 25 de director.

Como APOC no consiguió su objetivo, decidió impugnar el concurso, aunque sin demasiado éxito. Por ello, entre gallos y medianoches, en plena pandemia le “regalaron” el nombramiento de supervisor por decreto 26/21, reservando el cargo de jefe. Es decir que el gremialista no se quedó con uno sino con dos cargos, a pesar de no haber pisado la contaduría más que para pasearse en traje.


Última resolución de concursos.

El desempeño gremial de la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC) siempre dejó bastante qué desear, ya que brilló por su ausencia en temas centrales tales como la antigüedad de las prácticas y otros conflictos en los que nunca participaron ni aportaron soluciones. Hoy la gestión de Baleztena ya no reconoce la antigüedad, la experiencia ni el conocimiento para cubrir cargos como direcciones generales, supervisores y delegados. Todo se digita a dedo y entre amigos, desconociendo el trabajo y la trayectoria de empleados que han dejado su vida en la contaduría.

De hecho, vale mencionar que en comparación al personal de planta que desempeñaba funciones en 2010, actualmente la contaduría trabaja con casi la mitad. La mayoría se jubiló por cuestiones de edad y ya no se toman trabajadores nuevos. “Los pocos que quedamos somos literalmente explotados. Desde siempre exigiendo a los compañeros que, a pesar del régimen de treinta horas, excedan su horario sin considerar la posibilidad de tener un régimen de cuarenta horas. De este modo, la gente cobraría por las horas trabajadas. Pero el único sindicado reconocido en la contaduría es APOC, y ellos solo se ocupan de acomodar a su gente y no de mejorar las condiciones laborales”, explicaron a este medio trabajadores del área.


Nombramiento de Emilio González, de la nada.

Según pudo saber REALPOLITIK, actualmente la gestión no está cubriendo las vacantes ni ascendiendo a trabajadores por concurso respetando la antigüedad, condición básica de los concursos realizados. En la contaduría también existe un grave problema con los pasantes, gente joven, trabajadora y capacitada a la que no se les paga más de 20 mil pesos mensuales como sueldo, sin aguinaldo, ni antigüedad, ni obra social y, para variar, en negro.

“Mientras todos rezamos para que el trabajo de toda una vida sea valorado, vemos que a un sindicalista que no pisa la contaduría le regalan un cargo con un salario de no menos de 300 mil pesos por no hacer nada”, afirmó un trabajador de contaduría, cansado de los acomodos. Como si todo lo mencionado no fuera suficiente, llamativamente el último concurso donde figura Emilio González se borró del sector de noticias de la pagina principal de la contaduría.

“Queremos una contaduría donde se respete y valore el trabajo de la gente, se tome más personal, se considere un régimen de 40 horas y los sindicatos empiecen a trabajar para los trabajadores y no para el gobernador de turno”, concluyeron. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)