EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA SUBA IMPLICA UNA SUBA DE 8 A 12 DÓLARES EN EL PRECIO POR MILLÓN DE BTU. Petrobras quiere aumentar un 50 por ciento el precio del gas que vende a las compañías distribuidoras en Brasil

En diciembre vencen grandes contratos para el abastecimiento de gas entre la petrolera estatal y las compañías de distribución. Petrobras ofreció contratos a cuatro años, con un ajuste del 50% en el precio del gas. Distribuidoras cuestionaron que no se está cumpliendo con la apertura del mercado en Brasil. Contrapunto con Lula.

Petrobras quiere aumentar un 50 por ciento el precio del gas que vende a las compañías distribuidoras en Brasil y cuyos contratos vencen este diciembre. El aumento implica una suba de 8 a 12 dólares en el precio por millón de BTU. La petrolera estatal defiende la necesidad de adecuar el precio del gas con la suba internacional del GNL, pero las distribuidoras cuestionan que no se esté cumpliendo con la apertura del mercado en Brasil.

El incremento propuesto en el precio tiene origen en la fuerte suba del precio del GNL que Petrobras viene importando para completar la oferta doméstica. La empresa considera que el GNL es “indispensable” para satisfacer la demanda del mercado local en 2022, en vistas del declive en la producción desde Bolivia y la baja producción hidroeléctrica.

“Es importante destacar que, para satisfacer la demanda brasileña de gas natural en 2022, es fundamental complementar la oferta con importaciones de GNL. Se observa que la alta demanda de GNL y las limitaciones de la oferta internacional derivaron en un aumento significativo del precio internacional del insumo, que subió alrededor de un 500% en 2021, con tendencia a mantener el precio alto a principios de 2022”, comunicó la empresa a principios de noviembre.

Vencimiento y nuevos contratos

El 31 de diciembre vencen contratos entre Petrobras y compañías distribuidoras de todo el país, que representan más del 60% del consumo nacional de gas natural. La petrolera mejoró el precio para los contratos de larga duración pero dejó los contratos de corto sin modificaciones.

Según lo informado por las distribuidoras, Petrobras ofreció un contrato de cuatro años de duración a partir de enero próximo y con un incremento del 50% en el precio del gas, que en el primer año saltará de 8 a 12 dólares por millón de BTU. A partir del segundo año habría ajustes al alza o a la baja dependiendo de la evolución de los precios internacionales.

Esferas de armazenamento de Gás Liquefeito de Petróleo (GLP) da Refinaria Duque de Caxias – REDUC

La propuesta representa una mejora respecto a lo ofrecido a principios de noviembre: un contrato a cuatro años con un precio de U$S 20 por MMBTU. Sin embargo, Petrobras no realizó modificaciones a las condiciones comerciales de los contratos de menor duración. Por un contrato de 1 a 6 meses el precio sigue siendo de U$S 35 por millón de BTU y por un contrato de un año el precio es similar. Estos precios son similares a los que se están pagando en JKM, el mercado spot de referencia para el comercio de gas en Asia.

Críticas de las distribuidoras

La Asociación Brasileña de Empresas Distribuidoras de Gas Canalizado (Abegás) manifestó la disconformidad de las distribuidoras con la nueva propuesta de Petrobras, que pese a la apertura del mercado del gas, sigue funcionando en los hechos como el único oferente del fluído en Brasil.

La nueva Ley del Gas promulgada este año abre el mercado del gas al capital privado fundamentalmente en los sectores de transporte y comercialización, en los que Petrobras ejerce un monopolio histórico. Un punto fuerte introducido por la ley es el modelo de entrada y salida que permite a las comercializadoras pagar una tarifa por usar la infraestructura de gasificación y transporte de gas, poniendo fin al monopolio de Petrobras sobre estas.

Pero poco se ha avanzado en la adecuación a la nueva ley, tanto a nivel nacional como de los estados. Abegás advirtió que “el mercado aún enfrenta barreras para una apertura efectiva, lo que viene afectando la competitividad en el precio de la molécula”. Agregó que aún faltan medidas que permitan a otros proveedores acceder a la infraestructura de procesamiento y transporte del fluido. La oferta de otros productores e importadores es muy inferior, por lo que no tienen demasiada alternativa al gas provisto por Petrobras.

La petrolera de mayoría accionaria estatal mejoró el precio luego de que Abegás acudiera al Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) para denunciar prácticas anticompetitivas. La asociación dijo que mantiene con CADE “el requisito de mantener las condiciones contractuales vigentes hasta el adecuado análisis de todos los aspectos del mercado y posibles acciones anticompetitivas por parte del agente dominante para evitar que otros agentes ofrezcan la molécula de gas”.

En términos similares se expresó la Asociación de Grandes Consumidores Industriales de Energía y Consumidores Libres (ABRACE), que aglutina a casi el 40% del consumo industrial de electricidad en Brasil y del 42% del consumo industrial de gas natural. Mediante un comunicado, ABRACE advirtió que “los contratos a cuatro años se llevarán a cabo con el fin de bloquear la apertura del mercado”. Anunció que movilizará junto con el Foro del Gas y las asociaciones del movimiento União pela Energia para impulsar junto con Petrobras y el gobierno una discusión sobre “la necesidad de precios competitivos del gas natural para producir y encontrar mercados frente a los competidores internacionales”.

Gas y carrera electoral

La discusión por el precio del fluido también se cuela en la política brasileña. Las subas en los precios de los naftas llevadas a cabo por Petrobras afectaron la imagen del gobierno del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, que ahora enfrenta cuestionamientos similares por el precio del “gas de cocina” (GLP) en los hogares y del gas natural por parte de las industrias.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que competirá el año próximo en las elecciones presidenciales, dijo el martes que cambiaría la actual política de precios de Petrobras y que la empresa estatal debería generar ganancias para el pueblo brasileño. “Lo digo alto y claro: no vamos a mantener esta política de subida de precios del gas y la nafta que ha adoptado Petrobras porque ha nivelado los precios con el mercado internacional”, dijo Lula.

El encargado de responderle desde el gobierno fue el ministro de Economía, Paulo Guedes, que cuestionó las intenciones del ex presidente. “Hay un ex presidente todo el tiempo con la mano cubierta de grasa que dice que quiere recuperar a Petrobras. ¿Volver a qué? ¿Para saquear?”, cuestionó Guedes a Lula. También sugirió privatizar Petrobras, una posibilidad que Bolsonaro propuso abiertamente en octubre, molesto por los cuestionamientos recibidos por los aumentos de combustibles de la compañía.


econojournal