EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En 2022 las empresas de EE.UU ganarán menos dinero

 La inflación de los Estados Unidos es récord desde 1982 y por ello las compañías ganarán menos dinero. Trasladar toda la suba de costos al producto final, casi nunca es posible y los márgenes de ganancia se verán reducidos. Leé hasta el final que te explico todo.

Hace dos semanas se conoció el dato de inflación minorista, que fue del 6,8% anual, cifra no vista desde hace 40 años. Y la semana pasada se anunció otro dato que fue récord: la inflación mayorista.

Mientras la inflación minorista se mide a través del IPC (Índice de Precios al Consumidor), la mayorista se registra con el IPP (Índice de Precios al Productor). El IPP mide el cambio de los precios recibidos por los productores nacionales de bienes y servicios. A diferencia del IPC (que tiene la perspectiva del consumidor), el IPP mide la perspectiva del productor.

La inflación mayorista fue la más alta desde 2010, llegando a un 9,6% anual. Los crecientes precios del gas, alimentos, hierro y acero fueron los principales impulsores del aumento.

Un error muy común es pensar que la inflación mayorista puede ser trasladada completamente a precios, transfiriendo el costo al consumidor final. Esta aseveración es incorrecta.

Los consumidores finales no pueden pagar cualquier precio, entonces las empresas no pueden trasladar sus aumentos de costos al precio que paga el minorista. ¿Qué sucede entonces? Se ven obligadas a vender a un precio menor, achicando sus márgenes de ganancias. (Nota técnica: esto depende de cuán inelástica sea la demanda de un bien. Los laboratorios pueden trasladar gran parte del costo al precio final porque la demanda por medicamentos es muy inelástica).

Situación de las PyMes de EE.UU

Esta semana, la NFIB (Federación Nacional de Empresas Independientes) publicó los resultados de una encuesta sobre las pequeñas y medianas empresas de los EE.UU.

El pensamiento de este tipo de empresas es un buen indicador de las tendencias inflacionarias ya que son los que lidian, mayormente, con la encrucijada de los precios.

En el siguiente gráfico verán la mediana del IPC (línea azul) junto con los planes de precios que estiman las PyMes a 10 meses (línea roja):

Se puede ver claramente, que las pequeñas empresas proyectan una inflación más alta para el año que viene. Esto debería preocupar al mercado ya que son un gran indicador de la inflación real, tal como se ve en el gráfico.

La Fed, por su parte, anunció una política monetaria más estricta (hawkish), lo que implica una aceleración en la quita de estímulos a la economía mediante la reducción en la compra de bonos. Además, esperan tres subas de la tasa de interés en 2022 para atacar el problema inflacionario. Viendo la violencia de la suba inflacionaria, a muy poco de andar, será obvio que tres subas no serán suficientes.

La consecuencia inevitable es que las empresas de los EE.UU van a ganar menos dinero el año que viene, ya que verán comprimidos sus márgenes de ganancia.

Sigan con atención este razonamiento:

Si tenemos compresión de márgenes y las acciones caen un 15%, seguirán igual de ultra caras que hoy, si las valuamos por métricas de valuación como Price-to-Earnings o Price-to-Sales

Si sumamos compresión de márgenes a una vuelta a niveles más cercanos al promedio en métricas de valuación como Price-to-Sales y Price-to-Earnings, caídas del 50% desde los actuales niveles serían perfectamente posibles. ¿Siguen con ganas de hacer buy and hold?



POR MIGUEL BOGGIANO