https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

China recorta su tipo de préstamo de referencia

 China recortó el lunes su tipo de interés de referencia para préstamos (LPR, por sus siglas en inglés) por primera vez en 20 meses, en un intento de apuntalar el crecimiento de su economía en desaceleración, aunque el país siendo cauteloso en cuanto a la relajación de las condiciones en su endeudado mercado inmobiliario.

El LPR a un año se redujo en 5 puntos básicos, hasta el 3,80%, desde una tasa anterior del 3,85%, mientras que el LPR a cinco años se mantuvo en el 4,65%.

La reducción marca el primer recorte del tipo de préstamo chino de referencia desde abril de 2020.

Veintinueve de los 40 operadores de mercado y economistas encuestados por Reuters la semana pasada anticiparon recortes en el LPR.

La mayoría de los préstamos nuevos y pendientes en China se basan en el LPR a un año, mientras que el tipo a cinco años influye en la fijación de precios de las hipotecas sobre viviendas.

"El recorte refuerza nuestra opinión de que las autoridades están cada vez más dispuestas a recortar los tipos de interés ante los inminentes vientos en contra de la economía", dijo Xing Zhaopeng, estratega para China en ANZ.

Sin embargo, Xing señaló que la decisión de mantener el tipo a cinco años sin cambios muestra que Pekín prefiere "no utilizar el sector inmobiliario para estimular el crecimiento económico".

Algunos analistas señalaron que los dos recortes del coeficiente bancario de reservas obligatorias (RRR, por sus siglas en inglés) realizados por el banco central chino este año han permitido a las entidades de crédito reducir sus costes de préstamo, con ambos recortes ahorrando a los bancos hasta 28.000 millones de yuanes (4.390 millones de dólares), según estimaciones de Goldman Sachs (NYSE:GS).

Aunque la medida de Pekín de reducir el LPR era esperada, pone de manifiesto la divergencia de la política monetaria china con respecto a otros grandes bancos centrales, dispuestos a subir los tipos de interés.

Algunos analistas prevén que Pekín podría flexibilizar aún más su política monetaria para frenar la desaceleración económica, aunque siguen divididos sobre la trayectoria de la flexibilización.

Una serie de indicadores económicos recientes, como las ventas minoristas y el crecimiento de la inversión, apuntan a una ralentización de la economía china, mientras que las medidas reguladoras sobre el sector tecnológico han mermado la confianza de los inversores. Las nuevas restricciones para luchar contra el aumento de los casos de COVID-19 podrían presionar aún más el crecimiento.

(1dólar = 6,3781 yuanes chinos)



reuters