EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los bancos centrales y las subidas de tipos

 

● Los bancos centrales enfrían las expectativas de subidas de tipos y las bolsas y los bonos lo descuentan de manera positiva.

Primero fue Jerome Powell, el presidente de la Fed, el que dijo ayer que no ve todavía el momento en el que pueda iniciarse la subida de tipos.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, también confirmó que no es probable una subida en 2022.

Y el Banco de Inglaterra, que parecía que los iba a subir en su reunión de hoy, finalmente cambió de opinión.


Todo esto ha desatado una reacción al alza del precio de los bonos y por tanto bajada de rentabilidades.

Esto de forma directa también beneficia a los valores tecnológicos, que hoy han visto cómo varias de de sus compañías publicaban muy buenos resultados y se anotan avances que llevan al  S&P 500 y al Nasdaq a máximos históricos.

Técnicamente, el Rusell 200 ha salido al alza del lateral de los últimos meses.

La amplitud del avance es importante y no hay divergencias, salvo las lecturas de sobrecompra que comienzan a verse en algunos indicadores técnicos.

Más inversiones institucionales

Los volúmenes de compras de acciones en los mercados oscuros (dark pools), donde se mueve el dinero institucional, se han reforzado.

El índice de gestores institucionales revela en sus encuestas que han incrementado de forma significativa la exposición a la renta variable.

En Europa se respira el mismo ambiente positivo y tenemos al EuroStoxx 50 marcando máximos anuales y al DAX 40 alemán en máximos históricos.

Sin embargo, el IBEX 35 no puede seguir el ritmo porque el efecto colateral de que se mantengan los tipos bajos y que los bonos suban perjudica al sector bancario, el de más peso en el índice.

Veremos lo que dura esta sensación de tranquilidad para el mercado.

Las amenazas de inflación y reducción de crecimiento no han cambiado, aunque el petróleo sí que ha retrocedido de forma significativa y los PMI compuesto de la eurozona siguen ajustando a la baja el crecimiento.


Josep Codina