EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

YA SON 24 NACIONES Más países se sumaron al Compromiso Global del Metano de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

 Veinticuatro naciones se sumaron a la iniciativa impulsada por EE.UU. y la Unión Europea para recortar las emisiones de metano. Argentina y otros países ya se habían sumado en septiembre. Las implicancias del tema para las compañías petroleras.


Veinticuatro países se adhirieron al Compromiso Global del Metano, una iniciativa impulsada por Estados Unidos y la Unión Europea para reducir las emisiones mundiales de gas metano en un 30% para el 2030. El compromiso no es vinculante pero marca la agenda de cara a la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de noviembre.

Luego del acuerdo inicial al que suscribieron Argentina, Ghana, Indonesia, Irak, Italia, México y Reino Unido en septiembre, otros 24 países anunciaron el lunes su adhesión. Se trata de Canadá, República Centroafricana, Congo, Costa Rica, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Micronesia, Francia, Alemania, Guatemala, Guinea, Israel, Japón, Jordania, Kirguistán, Liberia, Malta, Marruecos, Nigeria, Pakistán, Filipinas, Ruanda, Suecia y Togo.

La iniciativa será lanzada formalmente en la Cumbre Mundial de Líderes en la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-26) en Glasgow, Reino Unido.

Metano

El metano es uno de los gases de efecto invernadero más potentes. Junto al dióxido de carbono y el óxido nitroso son los gases de efecto invernadero más comunes. Hay 200 veces menos metano que dióxido de carbono en la atmósfera, pero el primero es varias veces más potente que el CO2.

Estados Unidos y la Unión Europea consideran que la reducción rápida de las emisiones de metano es complementaria a la acción sobre el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. Pero reducir las emisiones de metano es “la estrategia más eficaz para reducir el calentamiento global a corto plazo y mantener el objetivo de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados al alcance”, según la diplomacia estadounidense y europea.

Los países que se unen al Compromiso Global de Metano se comprometen a colaborar en el objetivo común de reducir las emisiones globales de metano para 2030 en al menos un 30% desde los niveles de 2020. Se propone avanzar hacia el uso de las mejores metodologías para cuantificar las emisiones de metano, con un enfoque particular en las fuentes de alta emisión.

Las principales fuentes de emisiones de metano incluyen petróleo y gas, carbón, agricultura y basureros. La iniciativa considera que estos sectores tienen diferentes puntos de partida y un potencial variable para la reducción del metano a corto plazo, con el mayor potencial de mitigación en el sector energético.

Regulaciones en carpeta

El Compromiso Global del Metano no es vinculante, pero señala la prioridad que Estados Unidos y la Unión Europea le otorgan al tema. Existen distintas iniciativas en carpeta para reducir las emisiones de metano y desincentivar las inversiones en empresas y sectores con altos niveles de emisiones.

En el plano doméstico, el gobierno estadounidense está preparando nuevas reglas para regular aún más las emisiones de metano en las operaciones de producción de gas y de petróleo. La Agencia de Protección Ambiental podría anunciar las nuevas reglas en los próximos días. El gobierno eliminó en junio una regla de la administración precedente que había desarmado regulaciones existentes sobre las emisiones de metano en dichas operaciones.

Las iniciativas en el plano doméstico tienen su correlato en el plano externo. El gobierno impulsa la adopción de mayores requisitos de apertura de la información en las empresas que cotizan en bolsa y que esté relacionada con el impacto ambiental de sus operaciones. Esta información comienza a ser exigida cada vez más por inversores grandes y pequeños, que guían sus inversiones de acuerdo a criterios ambientales, sociales y de gobernanza, conocidos por la sigla ESG.

El cumplimiento de estos requisitos es mayormente voluntario para las empresas que cotizan en la bolsa estadounidense, pero existe una creciente presión para que la apertura de la información sea obligatoria, a solicitud de los inversores. En la Unión Europea se dio un paso mayor en esa dirección, con la introducción en abril de la Directiva de Reportes sobre Sustentabilidad Corporativa (CSRD). La Ley del Clima obliga legalmente a la Unión Europea a cumplir con las metas de reducción de las emisiones del Acuerdo de París. La directiva CSRD requerirá a las compañías reportar su desempeño en materia de sustentabilidad siguiendo criterios definidos a nivel europeo.

Las empresas productoras de gas y petróleo que cotizan en las bolsas de EE.UU. y Europa vienen tomando nota de los cambios regulatorios, sobre todo luego del fallo de la justicia de Países Bajos que obliga a Shell a reducir sus emisiones. Las estrategias para adecuarse al cumplimiento de los criterios ESG son variadas, pero suelen coincidir en dos medidas: incrementar las inversiones en generación con energías renovables y reducir las emisiones en el sector de upstream. En ese sentido, recortar los escapes de metano aparece como una prioridad para las compañías.

Medidas de ese tipo son las que YPF está tomando. El CEO de la compañía, Sergio Affronti, destacó el tema en su reciente participación en el grupo de Energía y Eficiencia de Recursos del B20 2021. Affronti destacó que “la resiliencia al cambio climático es un eje relevante de la nueva estrategia de la compañía y de su modelo de innovación”. La hoja de ruta de YPF incluye entre sus pilares “la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de las operaciones de petróleo y gas, para garantizar una producción eficiente y con el menor impacto ambiental, incorporando nuevas tecnologías, la digitalización y la eficiencia energética en todo lo que hacemos” y “el desarrollo de nuevos negocios bajos en carbono, como la generación eólica y solar a través de YPF Luz”.



econojournal