EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

CRISIS EN EL FDT Máximo Kirchner, entre la mala imagen y un horizonte difícil

Máximo Kirchner volvió a tomar la palabra. Fue duro contra la oposición. ¿Pero a quién le habla uno de los dirigentes con mayor rechazo del país?

Máximo Kirchner reapareció en escena este lunes con una entrevista que le concedió a Roberto Navarro en El Destape Radio. El hijo de la vicepresidente Cristina Kirchner cumplió una vez más con su costumbre de sólo exponerse ante un medio amable con él por su cercanía al oficialismo.

Durante el reportaje, el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos aprovechó el proyecto de etiquetado frontal en los alimentos como excusa para atacar a la oposición, que anticipa no prestarse para el quórum.

Fue especialmente enfático contra María Eugenia Vidal, de quien dijo que estaba "más preocupada en quedarse con la presidencia de la Cámara, en lugar de sancionar leyes para la gente".

"Creo que, en realidad, (Vidal) marca que le interesa muy poco lo que pasa en la sociedad", dijo en ese sentido y agregó: "Estas cuestiones de ponerse casi en maleva ante una situación en la que la sociedad está sufriendo una pandemia...".

No sorprende esta obsesión de Máximo contra la exgobernadora que resultó por lejos la candidata más votada en la Capital Federal en las PASO, dejando muy atrás al candidato oficialista Leandro Santoro. Esmerilar a Vidal, entendería Máximo, repercutiría en una mejor performance de Santoro en las generales de noviembre.

Máximo también atacó a Horacio Rodríguez Larreta y lo vinculó directamente con el endeudamiento a la vez que lo acusó de no generar una solución.

 

“El año que viene hay que pagar un vencimiento de US$18.000 millones de dólares. Rodríguez Larreta, que viajó a USA, decía que iba a venir con una solución y no vino”, dijo.

 

La crítica a Larreta tiene una visión de corto y mediano plazo: en el más próximo, es quien está detrás de la candidatura de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires, el distrito en donde peor sintió la derrota el FdT; en el más largo, tiene que ver con las aspiraciones presidenciales del jefe de Gobierno porteño. El hijo de Néstor Kirchner lo incluyó en -como señaló Urgente24- "la trilogía de jefes de Gobierno que han intentado ser presidentes”, junto a Fernando de la Rúa y a Mauricio Macri. A los 3 los consideró “más de lo mismo”.

 

¿Pero a quién están dirigidos estos esfuerzos discursivos del hijo de la Vicepresidente? ¿Puede Máximo tener algún peso a la hora de torcer el voto del electorado independiente o no kirchnerista?

 

En principio, se trata de uno de los dirigentes políticos que genera más rechazo en la opinión pública. La última encuesta nacional de la consultora Synopsis le otorga al diputado peronista un 68,4% de desaprobación. En sintonía, otro estudio, en este caso de Fixer, le adjudica un 66% de imagen negativa. En ambos caso, el diferencial negativo supera el 40%.

Máximo Kirchner, en el fondo de la tabla de imagen.

Máximo Kirchner, en el fondo de la tabla de imagen.

 

El panorama se complica para el líder de La Cámpora cuando el anti-kirchnerismo -como explicó la consultora Zubán-Córdoba- se fortalece en el país. La firma destacó que un 53% de los argentinos se considera anti kirchnerista y que ese sentimiento "es hoy el motivador electoral más potente en la Argentina".

 

La derrota en las PASO también dejó a Máximo muy débil en el PJ bonaerense cuya conducción -hoy de hecho- pretende asumir formalmente en diciembre.

 

Entonces, vuelve la pregunta ¿sobre quién pretende incidir Máximo?

 

Es probable que cada irrupción del hijo de la Vicepresidente tenga como fin el mercado interno del Frente de Todos, lo que incluye a sus dirigentes y militantes, para procurar un ordenamiento y evitar una dispersión cuando el horizonte sea otra posible derrota electoral.

 

Poco tendría que ver con la construcción por fuera de su propio espacio.



urgente24