EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

OCURRIÓ EL VIERNES PASADO Por el ciberataque contra una red de oleoductos, peligra el abastecimiento de naftas y declaran la emergencia en EE.UU.

 La red Colonial Pipeline, principal arteria para el transporte de productos refinados en Estados Unidos, está fuera de servicio desde el viernes. El Departamento de Transporte declaró el estado de emergencia en 17 estados de la costa este.

El gobierno de Estados Unidos declaró este domingo el estado de emergencia en los estados abarcados por Colonial Pipeline, la principal red de transporte de combustibles por ductos en el país. Los tramos troncales de la red llevan tres días fuera de servicio luego de que un ciberataque forzará a la compañía a realizar una desconexión preventiva y no hay una perspectiva clara sobre cuándo regresará a operación.

El Departamento de Transporte emitió ayer una declaración de emergencia en 17 estados de la costa este y en el distrito federal de Columbia, en un intento por garantizar el abastecimiento de combustibles. La medida levantó algunas restricciones al transporte de productos refinados por tierra. “Esta declaración aborda las condiciones de emergencia por las que existe una necesidad de transporte inmediato de naftas, diésel, combustible para aviones y otros productos refinados del petróleo y brinda el alivio necesario”, dijo el Departamento de Transporte.

Los futuros de la gasolina en Estados Unidos tocaron ayer precios máximos de hace dos años. Analistas del mercado no esperan un gran e inmediato impacto en los precios debido a la disponibilidad de inventarios. No obstante, advierten que el gobierno podría necesitar tomar medidas más drásticas en caso de que la compañía no pueda restablecer su operación por completo en los próximos días. Reuters informó que al menos seis tanqueros fueron reservados provisoriamente este lunes para enviar naftas desde Europa a destinos estadounidenses.

Colonial Pipeline

Colonial Pipeline es el mayor sistema de tuberías para el transporte de productos refinados en Estados Unidos. Transporta más de 2.5 millones de barriles de combustible por día a través de una red de 8.850 km de tuberías que conectan las refinerías con los puntos de comercialización. La red troncal conecta Texas con Nueva Jersey y el puerto de Nueva York, cubriendo el 45% del abastecimiento de combustibles en la costa este del país.

La compañía comunicó en la tarde del domingo que se encuentra desarrollando un plan para restaurar el sistema. “Si bien nuestras líneas principales (líneas 1, 2, 3 y 4) permanecen fuera de servicio, algunas líneas laterales más pequeñas entre terminales y puntos de entrega ahora están operativas. Estamos en el proceso de restaurar el servicio a otros laterales y pondremos nuestro sistema completo nuevamente en línea solo cuando consideremos que es seguro hacerlo y en total cumplimiento con la aprobación de todas las regulaciones federales «, dijo Colonial Pipeline Company.

Ante la falta de claridad sobre el tiempo que llevará restablecer el servicio y la perspectiva de que puedan faltar combustibles, el gobierno flexibilizó las operaciones para su transporte y despacho por tierra. El poder ejecutivo puede invocar distintas medidas para garantizar el abastecimiento en las ciudades y los aeropuertos de la costa este, tal como ocurrió en situaciones de emergencia anteriores. Por ejemplo, puede otorgar un permiso temporal para que barcos de bandera extranjera transporten combustibles y otros productos entre puertos estadounidenses.

Ciberataques

La emergencia vuelve a encender el debate sobre la ciberseguridad en Estados Unidos. La creciente escalada de ciberataques contra empresas e infraestructuras vitales encuentra particularmente vulnerable al sector energético. El gobierno anunció a fines de abril un plan para reforzar la seguridad en las redes eléctricas estadounidenses en los próximos 100 días. “Estados Unidos enfrenta una amenaza cibernética creciente y bien documentada por parte de actores malintencionados”, dijo la secretaria de Energía, Jennifer Granholm.

En el caso de Colonial Pipeline el ataque se trata de un caso de ransomware, en el que la víctima ve restringido el acceso a sus sistemas o a información sensible y es extorsionada para recuperarlos.  Bloomberg reportó que la compañía detectó el jueves el robo de 100 GB de información. Los ataques de tipo ransomware son cada vez más comunes a nivel global y especialmente en Estados Unidos, que registró el año pasado 2.354 ataques contra entidades gubernamentales, de salud y escuelas. Sin embargo, los ataques contra importantes compañías e infraestructuras vitales siempre generan la sospecha de alguna participación de un Estado extranjero.

“Una brecha común en la industria de las tuberías es la falta de segmentación de las redes de adquisición de datos y control de supervisión de tuberías (SCADA), que son las redes que conectan el centro de control de tuberías a cada terminal, estación de bombeo, válvula de aislamiento remoto y parque de tanques a lo largo de la tubería”, explicó John Cusimano, vicepresidente de la empresa de ciberseguridad aeCyberSolutions al portal Natural Gas Intelligence. “Esto significa que una vez que alguien obtiene acceso a la red SCADA, tiene acceso a todos los dispositivos de la red”, dijo el experto.

La secretaria de Comercio, Gina Raimondo advirtió ayer que los ataques cibernéticos contra empresas e infraestructura estadounidenses “llegaron para quedarse» y son cada vez más frecuentes. La Casa Blanca estableció el fin de semana una task force entre las agencias del gobierno para monitorear y enfrentar la situación.



econojournal