EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Momento de multiplicar criptomonedas en América Latina

Las criptomonedas representan más que una forma alternativa de transacción en América Latina


El año pasado, los países latinoamericanos enviaron $ 25 mil millones en criptomonedas y recibieron $ 24 mil millones; cifras que representan entre el 5% y el 9% de todas las criptomonedas del mundo. Brasil es, por mucha diferencia, el mayor usuario con $ 9 mil millones de transacciones recibidas, seguido de Venezuela, Argentina y Colombia con alrededor de $ 3 mil millones cada uno.


Pero la verdadera historia se revela detrás de estos números. Las criptomonedas representan no solo una traducción financiera en América Latina, sino una fuente de oportunidades y crecimiento. Esto se debe a algunas particularidades de la región, que hacen que esta moneda alternativa sea tan transformadora.


En primer lugar, en una región plagada de inflación y desvalorización de la moneda, las criptomonedas representan una forma confiable y viable de proteger los ahorros. Si bien afortunadamente se han evitado los excesos de los noventa, las tasas de inflación regionales han oscilado entre el 4% y el 7% durante la última década. Estas son las tarifas oficiales; la realidad es que la "canasta" de bienes a partir de la cual se calculan las tasas cambia constantemente (y no necesariamente es comparable entre países). Incluso la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU admite que tales datos tienden a subestimar el verdadero impacto de la inflación.


Estas tendencias son más difíciles de ocultar en los mercados de divisas, que son notoriamente volátiles; en 2019, el peso argentino perdió casi un 60% frente al dólar estadounidense, mientras que el peso chileno cayó un 12,4% en comparación con el dólar estadounidense en solo cuatro semanas (18 de octubre al 15 de noviembre) luego de las protestas por cambios a la constitución. Esta situación solo se ha visto agravada por la pandemia Corona-19; entre el 2 de marzo y el 28 de mayo de 2020, por ejemplo, el real brasileño perdió casi el 16% de su valor en comparación con el dólar estadounidense.


Tal incertidumbre no solo erosiona el valor, sino que hace que la planificación y la toma de decisiones a largo plazo sean prácticamente imposibles.


El segundo aspecto que favorece la difusión de las criptomonedas es el costo y la inaccesibilidad de las alternativas bancarias convencionales. El sector bancario latinoamericano se caracteriza por niveles de regulación y tarifas de transacción igualmente onerosas. La investigación del Banco de Pagos Internacionales describió las tarifas bancarias de América Latina cobradas a los usuarios finales como "las más altas entre las EME (economías de mercados emergentes)". Por ejemplo, en 2018 las tarifas totales cobradas a consumidores y comerciantes representaron el 4% del PIB de la región; esto en comparación con alrededor del 3% para Asia menos del 2% para los bancos de EMEA. Del mismo modo, las tarifas cobradas por las transacciones de los consumidores nacionales alcanzaron el 0,7% del PIB en la región, en comparación con solo el 0,2% en Asia.


Un monopolio efectivo explica en parte esta situación: en Brasil, el 80% de los depósitos se concentran en los cinco principales bancos del país, mientras que otros mercados están alarmantemente desatendidos: en México hay un total de 51 bancos, en Colombia solo 25; para países con poblaciones de 127 millones y 51 millones respectivamente. Un entorno con pocas probabilidades de generar servicios alternativos o asequibles para una nueva generación de consumidores o empresas que buscan comerciar internacionalmente, por ejemplo.


La tercera particularidad es la cultura latinoamericana y los pagos por dependencia desde el exterior. A pesar de la actual crisis mundial, los flujos de remesas (principalmente de EE. UU.) Se mantuvieron estables e incluso crecieron en algunos países: en junio del año pasado, República Dominicana recibía un 26% más de remesas que en junio de 2019, Honduras también registró un 15% anual incremento interanual para el mismo período, mientras que las remesas de El Salvador aumentaron 10%. Los recibos de remesas de Guatemala alcanzaron récords históricos en julio y agosto del año pasado, y en México los recibos de remesas alcanzaron la asombrosa cifra de $ 3,57 mil millones en agosto de '20 (el segundo nivel más alto registrado en un solo mes y un 5% por encima del mismo período del año anterior). En toda la región, según estimaciones del Banco Mundial, los ingresos por remesas representan casi el 2% del PIB total.


A la luz de esto, el impacto, no solo de la incertidumbre del tipo de cambio, sino de los costos de transacción es particularmente pronunciado en la región. Un problema que se agravó aún más por la retirada de algunos servicios de transferencia, incluidos Western Union y Credit Crédit Mutuel, en Cuba y con Cuba el año pasado.


Estas realidades se combinan para hacer de la criptografía una opción de pago alternativa o complementaria cada vez más atractiva para consumidores y empresas en América Latina. Particularmente para las PYMES que representan hasta el 50% del volumen comercial en América Latina; muchos de los cuales luchan por acceder al apoyo transfronterizo de bancos e instituciones tradicionales.


El impacto socioeconómico más amplio de las criptomonedas no debe subestimarse. Los planes del banco central para la regulación formal y la transparencia son inevitables a medida que las transacciones en divisas distintas de FIAT se vuelven más comunes. Siempre que dicha regulación proteja a los usuarios sin socavar las ventajas competitivas y prácticas que representan los pagos criptográficos, es un paso positivo.


Creo que las criptomonedas son mucho más que una simple transacción. La promesa del efecto "cripto-multiplicador" es que puede representar un motor para el crecimiento y las oportunidades en toda la región, que de otro modo permanecerían inactivos.


Por George Paliani, Jefe de Desarrollo y RRPP de Coinspaid