EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ECONOMÍA Y CONTAGIOS "Alberto se emociona con el Conicet, pero el sector privado evitó que el PBI cayera mucho más"

 El economista Juan Carlos de Pablo ironizó sobre el funcionamiento de las ferias populares en medio de las restricciones a la circulación que impuso el Gobierno nacional para intentar reducir los contagios de COVID-19, en el marco de la dicotomía que se suele plantear entre salud o economía. “La Salada desde el punto de vista sanitario deja mucho que desear, pero desde el punto de vista de la vivencia es un canto a la vida; es el tipo que se levanta todos los días y sale a pelearla como puede”, ilustró. Además, opinó que el Presidente está “evaporado” y que el equipo económico “no está a la altura de las circunstancias”.


“Las restricciones a la circulación no hacen felices a ninguno de los afectados. Tenemos los indicadores sanitarios en niveles preocupantes, un presidente evaporado en un país presidencialista y personalista, y un equipo económico que no está a la altura de las circunstancias”, ilustró este domingo (2/5) el economista Juan Carlos de Pablo en declaraciones al canal LN+, tras el episodio del despido de Federico Basualdo que involucró al ministro Martín Guzmán y después de una semana donde Alberto Fernández extendió las restricciones por la pandemia.

Sobre las pujas de poder en materia de política económica, explicó: “¿Quién manda realmente? Es un lío. Para un integrante del equipo económico, es complicado buscar vigas políticas y orientar su acción”, indicó de de Pablo en alusión a la figura del Presidente y la influencia de Cristina Kirchner y La Cámpora en las decisiones económicas. Un ejemplo de esto fueron las recientes modificaciones en el proyecto de impuesto a las Ganancias de las empresas, que bajó las pretensiones Guzmán.

“Tenemos un Estado gigantesco que sirve para transferir ingresos”, cuestionó De Pablo.

En cuanto al panorama económico local, el economista continuó criticando el gasto público: “A la Argentina hay que dividirla en el sector público, la porción del sector privado que vive del resto del sector privado a través del sector público, y los que no tenemos más remedio que aguantar a todos los demás pagando impuestos. El Estado es gigantesco y en términos de servicios devuelve poco y nada”.

Por último, se refirió a los mercados populares y su funcionamiento a pesar de las restricciones adoptadas por el Gobierno nacional y bonaerense para frenar la ola de contagios y lo contrapuso a la necesidad de seguir trabajando por parte de la población: “La Salada desde el punto de vista sanitario deja mucho que desear, pero desde el punto de vista de la vivencia es un canto a la vida; es el tipo que se levanta todos los días y sale a pelearla como puede sin esperar que un funcionario le diga algo. El presidente de la Nación se emociona cada vez que habla del Conicet y de la UBA, pero si no fuera por el sector privado, el PBI hubiera caído mucho más”.





urgente24