EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

AUTORIZAN UN TRAMO CLAVE DEL GASODUCTO NORD STREAM 2 Rusia pulsea con Estados Unidos y recibe la autorización para terminar de construir un nuevo gasoducto en Europa

 Alemania habilitó el permiso de construcción de un tramo del nuevo gasoducto Nord Stream 2. Cuestionado por otros países, el proyecto reforzará la posición de Rusia como principal abastecedor de gas natural en Europa. Estados Unidos suspendió sanciones temporariamente, pero la tensión continúa

El proyecto Nord Stream 2 quedó un paso más cerca de su culminación luego del visto bueno de Alemania para la construcción de un tramo pendiente en aguas alemanas. El gasoducto gemelo de Nord Stream 1 reforzará la posición de Rusia en el mercado alemán y europeo del gas natural, al generar una alternativa a la provisión actual de gas ruso a través de Ucrania. Esa posibilidad inquieta a varios países europeos y a Estados Unidos.

La Agencia Federal de Tráfico Marítimo e Hidrografía (BSH) de Alemania habilitó la semana pasada el permiso de construcción de un tramo de dos kilómetros en aguas de la Zona Económica Exclusiva alemana. Organizaciones protectoras del ambiente habían interpuesto recursos legales en contra del proyecto, que cuenta con un avance de obra del 95%. Pero BSH otorgó el permiso para la «continuación segura» de las obras. Mientras tanto, continúa el despliegue de unos 120 kilómetros de tuberías restantes en aguas de Alemania y de Dinamarca.

Por sus características, el sistema Nord Stream 2 es uno de los principales proyectos energéticos en construcción en Europa:

  • Consiste de dos tuberías que cubren una distancia de 1200 km entre Ust-Luga (Rusia) y Lubmin (Alemania), totalizando unos 2460 km. de tubos colocados en el lecho del Mar Báltico. Atraviesa las aguas de al menos cinco países: Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania.
  • Puede transportar 55.000 millones de m3 de gas por año. En conjunto con el sistema Nord Stream 1 la capacidad total ascenderá a 110.000 MMm3 anuales.
  • El 35% de las exportaciones de gas de Rusia a los países de la Unión Europea fluye a través de Nord Stream 1, que lleva inyectados más de 400.000 MMm3 en los mercados europeos desde su ingreso en operación en 2011.

El proyecto es llevado adelante por Nord Stream AG, un consorcio integrado principalmente por la compañía rusa Gazprom y por otras compañías de Alemania, Holanda y Francia. Peter Altmaier, ministro de Economía y Energía de Alemania, afirmó el martes pasado que la culminación del proyecto depende de la velocidad en el tendido. El consorcio estima terminar la obra en el verano europeo.

La canciller alemana Angela Merkel defendió el gasoducto en una conferencia virtual reciente del Consejo de Europa, en la que remarcó que «el gas entregado a través de Nord Stream 2, que aún no fluye, no es diferente al gas de Nord Stream 1, al que fluye a través de Ucrania y al que pasa por Turquía desde Rusia».

El principal destinatario de ese mensaje es Estados Unidos, en donde el Congreso votó en 2019 sanciones que afectaron las obras. “(Nord Stream 2) socava los principios básicos de la U.E. en términos de seguridad e independencia energéticas», dijo recientemente el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken. Agregó que el gasoducto «plantea un desafío para Ucrania, Polonia y otros países que nos preocupan». No obstante, el Departamento de Estado suspendió el miércoles sanciones existentes en contra de Nord Stream AG y el director ejecutivo que supervisa la construcción de Nord Stream 2.

Europa y el gas natural

Los países que integran la Unión Europea consumieron 394.000 MMm3 de gas natural en 2020, con importaciones por 326.000 millones, según datos de la Comisión Europea. Alemania es el primer importador (79.000 MMm3 en 2020), seguido por Italia, Francia, España y Holanda. El 43% de las importaciones fueron a través de los gasoductos con Rusia, seguido por los gasoductos desde Noruega (23%) y las importaciones de GNL (otro 23%).

En sus considerandos sobre el nuevo gasoducto, Nord Stream AG afirma que la producción de gas en Europa profundizará su declive. “Incluso en los escenarios más optimistas, se prevé que la demanda de gas se mantenga en torno a los niveles actuales hasta la década de 2030. Mientras tanto, se espera que los niveles de producción se reduzcan a la mitad nuevamente en las próximas dos décadas”, afirma el consorcio.

El gobierno alemán justifica el proyecto frente a la posibilidad de necesitar más gas en el futuro. «Sé que necesitaremos gas natural en los próximos años. Es decir, probablemente incluso más que ahora, porque estamos abandonando la energía nuclear y no podemos usar de manera rentable a las centrales eléctricas de carbón», dijo Altmaier. El ministro de Economía y Energía alemán incluso especuló con un eventual uso de estas infraestructuras para el transporte de hidrógeno.

Si bien todavía pende una definición sobre el gas natural en la taxonomía europea verde, muchos países lo incluyen de todas formas en sus planes de descarbonización. Es el caso de Polonia, en donde el 70% de la generación eléctrica es con carbón. También el de Bélgica, que evalúa cerrar sus centrales nucleares y construir usinas de gas natural. “Electricidad, metano, hidrógeno y captura de carbono: estos son cuatro componentes centrales del sistema energético del futuro. Una combinación estratégica de ellos permite el cambio hacia una energía 100% renovable”, dijo Tinne Van der Straeten, ministra de Energía belga.

Implicaciones geopolíticas

La autorización del nuevo tramo de Nord Stream 2 es relevante no tanto por sus dos kilómetros de extensión sino por sus implicaciones geopolíticas. Alemania siempre defendió el proyecto, pese a la oposición de otros socios en la Unión Europea, de Ucrania y de Estados Unidos. La lectura común de los opositores de Nord Stream 2 es que refuerza la posición estratégica de Rusia tanto en el mercado energético europeo como en su conflictiva relación con varios países de Europa.

En los hechos, Ucrania sería el país principalmente afectado por la puesta en línea de Nord Stream 2. Actualmente, un tercio de las exportaciones de gas ruso a Europa transitan a través de Ucrania, con un beneficio económico de explotación estimado en 1000 millones de dólares anuales. Con Nord Stream 2 en funciones, la ruta ucraniana del gas ruso perdería relevancia geopolítica. Ucrania y Rusia están enfrentadas por la guerra civil en la región del Donbás y la ocupación e incorporación de Crimea como nuevo territorio ruso.

Dentro de la Unión Europea el proyecto encuentra algunas oposiciones entre los países de Europa central. Polonia es el principal vocero de las inquietudes de un proyecto que podría incrementar el poder negociador de Rusia en una diversidad de temas que los enfrentan, principalmente en el plano de la defensa. Por una pelea de precios, Rusia redujo sus envíos de gas a Ucrania entre 2006 y 2009, afectando también al suministro de otros países, un antecedente que pisa fuerte en las lecturas sobre el abastecimiento con gas ruso.

Estados Unidos comparte esas inquietudes y ha presionado en contra del proyecto. El Congreso aprobó en 2019 sanciones en contra de compañías que trabajaban en el proyecto, provocando una ralentización de las obras. Esto le ha significado a Estados Unidos un deterioro en las relaciones con Alemania, que el presidente Joe Biden ahora parece querer reparar. El gobierno anunció el miércoles la suspensión de las sanciones a la entidad corporativa y al director ejecutivo que supervisa la construcción del gasoducto. La medida regirá al menos hasta la próxima revisión de las sanciones, dentro de 90 días.

En este escenario, Polonia y otros países aceleran sus planes para diversificar sus opciones de abastecimiento. El gas natural licuado es la principal opción. PGNiG, la compañía estatal de gas natural de Polonia, redujo la participación de Rusia en sus importaciones de gas de un 90% en 2015 a un 60% en 2020. El 25% de sus importaciones fueron de GNL. Estados Unidos encuentra en Europa y Asia sus principales mercados para la colocación de gas natural licuado.



econojournal