EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

MOODY''S: Sin acuerdo con FMI riesgo de nuevo default en Argentina es alto

La calificadora Moody's Investors 

Service indicó en un reporte que a pesar del apoyo temporario que representará

una financiación externa adicional por parte del Fondo Monetario Internacional

(FMI) y el aumento de los precios internacionales de la soja, el riesgo de un 

nuevo default de la deuda externa privada de Argentina seguirá siendo alto en 

ausencia de un acuerdo con el FMI y un cambio material en el marco de políticas

macroeconómicas del país. En esa línea, la agencia prevé que lo anterior no

 se concretará este año dadas las elecciones legislativas de octubre.

 

   El 23 de marzo, los directores ejecutivos del Fondo discutieron una nueva 

asignación de derechos especiales de giro (SDR, por sus siglas en inglés) por 

US$ 650.000 millones para reforzar las reservas y contribuir a la recuperación 

mundial tras la pandemia de la covid-19. De ser aprobada, la asignación de SDR 

inyectará en Argentina nuevos fondos por US$ 4.300 millones (1,1% del PBI), 

impulsando las limitadas reservas del país. Sin embargo, esto no aliviará el 

riesgo de un nuevo default.

 

   Argentina tiene dos pagos de capital de US$ 1.91 mil millones adeudados al 

FMI en septiembre y diciembre y un pago de U$$ 2.24 mil millones adeudado al 

Club de París en mayo, originalmente con vencimiento en mayo de 2020 pero 

aplazado por el gobierno argentino. 

 

   "La asignación de SDR de US$ 4.300 millones de Argentina será suficiente 

para reembolsar a uno de estos dos acreedores, y creemos que el gobierno 

probablemente opte por cumplir con sus obligaciones con el FMI. Las 

negociaciones entre el gobierno argentino y el FMI se han estancado por la 

diferencias políticas que es poco probable que se resuelvan antes de las 

elecciones legislativas de octubre", explicó Moody's.

 

   Según el ministro de Economía, Martín Guzmán el primer pilar del 

programa convierte el programa del FMI existente en Argentina en un programa 

ampliado Facilidad del Fondo (EFF), pospone los reembolsos de la deuda al Fondo 

hasta 2026 y programa reembolso durante 10 años a partir de entonces, un 

horizonte de tiempo que podría ser elegible para la renegociación y 

extensión.

 

   En un segundo pilar, el gobierno ha manifestado su intención de lograr un 

equilibrio primario en un plazo de tres años, pero sin metas fiscales 

obligatorias ni desviaciones de los planes económicos internos. 

 

   "Creemos que el primer pilar es solo una ligera desviación de la 

estructura de pago del EFF que exige un período de amortización de 4,5 a 10 

años. Sin embargo, el segundo pilar es una desviación adicional de la EFF 

tradicional del FMI, que generalmente es acompañado de compromisos de 

política, metas fiscales y reformas institucionales significativas, algunas de 

las cuales probablemente sean incompatibles con la actual combinación de 

políticas del gobierno de controles de precios y capital y apoyo del banco 

central a la tesorería", explicaron analistas de la agencia. 

 

   Con esto, Moody's añadió que "mientras pensamos que el FMI es probable 

que sea flexible con respecto a sus acuerdos crediticios con Argentina, se 

necesitará tiempo para salvar las diferencias significativas entre las dos 

partes. Mientras tanto, un aumento en los precios de la soja ha proporcionado un

 respiro a corto plazo a las reservas de divisas de Argentina". 

 

   Argentina es el el mayor exportador mundial de harina de soja y el tercer 

mayor exportador de soja, cada uno de los cuales vio cómo sus precios 

aumentaron entre un 30% y un 45% durante los últimos seis meses, 

respectivamente, alcanzando su nivel más alto desde 2014. 

 

   El repunte de los precios de las materias primas impulsará los ingresos de 

sus exportaciones agrícolas (alrededor de dos tercios del total), respaldan las

limitadas reservas de divisas del país y reducen presiones a corto plazo sobre

el tipo de cambio estrictamente administrado, que el banco central ha limitado 

a una depreciación diaria del 0,1% para

   0,2% frente a una combinación de políticas de intervención diaria en el 

mercado de divisas y controles de capital cada vez más estrictos. 

 

   "En nuestra opinión, el aumento de las entradas de divisas procedentes de 

la asignación del SDR y el aumento de los precios de la soja reducen la 

probabilidad de una renegociación del programa del FMI de Argentina en 2021. 

Con las elecciones legislativas programadas para octubre, el gobierno argentino 

tiene poco incentivo político en el ínterin para ajustar su combinación de 

políticas de estrictos controles de capital, un peso bien administrado, 

financiamiento del banco central del déficit y amplios controles de precios, 

que han mantenido un mínimo de estabilidad económica y cambiaria a expensas de

la disminución reservas y crecientes desequilibrios macroeconómicos", dijo 

Moody's. 

 

   Además sostuvieron que esperan que la entrada no planificada de divisas 

reduzca la necesidad de financiamiento inmediato del FMI, lo que probablemente 

requeriría cierto grado de condicionalidad de las políticas y permitiría que 

el gobierno tuviera más tiempo y espacio para sostener esta combinación de 

políticas durante las elecciones sin quedarse sin los dólares necesarios para 

administrar la estabilidad del peso y pagar

importaciones.

 

 

Agencia CMA LatAm